Leavy: "La política tiene que servir  para la gente, no para los políticos"

"Creo que es imprescindible reformar la Constitución provincial, no solo para limitar las reelecciones sino para mejorar la provincia y la calidad de vida de la gente", dijo ayer el diputado nacional Sergio Leavy (Partido de la Victoria), quien se manifestó a favor de que los convencionales "se elijan en 2019 y que sesionen en febrero y marzo de 2020".

Leavy ratificó ya su precandidatura a gobernador para el año que viene. "Creo que la realidad nos interpela. Si pensamos la política como un servicio a Salta, tenemos que mirar lo que está pasando. En Tartagal llovieron 980 mm desde enero. Todo el Chaco salteño está pasado por agua; hay rutas convertidas en arroyos y la región es inaccesible. Ni los unimog pueden entrar. Tenemos que pensar en una Salta descentralizada; es esencial en el espíritu de reforma", dijo el exintendente de Tartagal.

Transparencia

Leavy consideró que la reforma de la Constitución debe introducir un sistema de contralor y auditoría "que garantice la transparencia de los actos de gobierno en la administración provincial y en cada uno de los municipios".

"La relación entre los auditores y las autoridades a las que deben auditar no puede ser de amistad ni, mucho menos, de subordinación. El auditor debe controlar el destino de los recursos del Estado y debe ser insobornable", añadió el legislador, que respaldó la idea de "revisar las contrataciones del Estado y corregir cualquier sistema que deje un resquicio para la discrecionalidad en el manejo presupuestario".

También incluyó en la agenda de la hipotética constituyente "una reforma judicial que garantice el acceso a la Justicia en todo el territorio de nuestra provincia".

Clientelismo

Al referirse a la Justicia, Leavy hizo referencia al "hacete amigo del juez...", del Viejo Vizcacha. "Me parece que no puede ser esto de seguir con hijos y entenados... La Justicia tiene que funcionar a la perfección, y que la gente sienta que se honran sus derechos", dijo.

"Creo que una reforma debe apuntar a concluir con cualquier posibilidad de abuso de poder. Cuando se propone limitar a dos todos los mandatos, y después, un descanso, no es un capricho. Es de pura lógica. Un intendente no debería tener ninguna posibilidad de convertir en instrumento de presión la asistencia social, la distribución de medicamentos ni la de ningún recurso de primera necesidad. En nuestra provincia hay muchísima pobreza y eso no debería convertirse nunca en el negocio de un referente regional", añadió Leavy, pero acotó, con una sonrisa: "Hablando de Salta, pero creo que la Salta del futuro puede ser mejor".

Los cambios de la política

Leavy admitió que muchas veces "se piensa en la reforma de la Constitución para amañar el poder de cada uno, pero es hora de pensarla en función de lo que Salta necesita: una más equitativa distribución de la coparticipación, la inversión en infraestructura y en las condiciones para el empleo. Repito la política tiene que servir para la gente, no para los políticos".

En el tira y afloja

La propuesta de reducir los mandatos y las reelecciones, acotar el poder de los funcionarios, mejorar la transparencia y terminar con el clientelismo goza de consenso. Solo manifiestan reservas los dirigentes vinculados a Cambiemos, aunque las acotan a la “oportunidad”. Quieren que si se hace, sea después de que se vaya Juan Manuel Urtubey.
El ministro Marcelo López Arias aclaró en un plenario de concejales que la reforma “no es un objetivo prioritario” para el Gobierno, pero que si hay consenso de los partidos políticos se podría llamar a la convencional, elegir a los constituyentes en 2019 y sancionar la reforma en 2020.
Para los concejales presentes, la reforma debería ser inmediata: mandatos de cuatro años y una sola reelección para todos.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...