“Hubo dirigencias que le hicieron mucho mal al fútbol de Salta”

Mientras el fútbol salteño sigue deambulando en la carencia, en el fracaso deportivo y la mediocridad, un nacido en estas tierras pasea su fútbol por el país y se regodea en el triunfo. Nacido en Güemes, forjado futbolísticamente en Gimnasia y Esgrima de Jujuy y con paso de un año y medio por Juventud Antoniana, Walter Alejandro Busse, volante de 31 años, en diálogo con El Tribuno, se consideró agradecido con el santo porque le dio la vidriera para después consagrarse en el lobo jujeño y saltar a Independiente de Avellaneda. Habló de su reciente ascenso a Primera con San Martín de Tucumán, de su crecimiento, de sus raíces y aportó su mirada sobre la crisis del fútbol de Salta y la falta de ascensos.

Contáme sobre este merecido ascenso de San Martín del que te tocó ser parte importante...
Tengo una alegría increíble, porque fue un año de trabajo duro que coronamos con la gloria. Ascender no es fácil y la final fue complicada, más allá de la goleada de la revancha (5-1 a Sarmiento de Junín en la Ciudadela), porque teníamos la presión de darlo vuelta. Pensamos en la forma de jugar que nos llevó a la final y no abandonamos eso. Fue clave contar con un plantel de jerarquía.

¿La historia y el “espejo” de Atlético Tucumán les exigía un ascenso sí o sí?
Sí. Sabíamos que nos poníamos una mochila bastante pesada. Logramos tener una conexión espectacular con la gente, el hincha se sintió identificado con nosotros. Un ascenso es tan difícil y tan lindo cuando lo lográs. Lo de Atlético fue un trabajo de años y no están ahí por casualidad. Y nosotros, con seriedad y trabajo, sentimos que teníamos que conseguir algo importante para la otra mitad de Tucumán.
 

¿Hay una “fórmula” para ascender?
No. Pero el trabajo y el apoyo de todas las partes reduce cualquier margen de error. Acá la dirigencia siempre está, el grupo es muy humilde pese a que hay jugadores de enorme trayectoria, nadie se cree figurita, nadie se sentía por encima de nadie. Y el hincha fue un jugador más. Siempre se trabajó en armonía y las cosas comenzaron a salir. Nadie tiene un manual ni una certeza previa, pero el cuerpo técnico (comandado por Rubén Forestello) sacó lo mejor de cada uno.

¿Es el mejor momento de tu carrera?
Tuve la suerte de jugar en un gigante como Independiente y en otro grande como Huracán y fui feliz, pero lo que viví acá fue especial. Tuve continuidad y el afecto de mis compañeros y los hinchas, que me trataron como si tuviese años en el club. En el fútbol y en la vida son más las cosas que perdés que las que ganás, por eso esto se disfruta muchísimo. Nadie borrará lo que viví con el ascenso.

¿Qué recuerdos tenés del fútbol salteño?
Creo que fue uno de los momentos en los que Juventud mejor estuvo desde que está en el Argentino A, llegamos a una semifinal. Tengo los mejores recuerdos de mis compañeros, de la gente del club, que me ayudó mucho en el inicio de mi carrera para hacerme un lugar en Gimnasia de Jujuy que hasta entonces no tenía. En Juventud hice mis primeras armas y demostré que estaba para jugar en otra categoría. Siempre seré un agradecido.

¿Cómo ves a la distancia la crisis del fútbol salteño y los sucesivos fracasos de los clubes?
Uno trata de encontrarle una explicación. Hay tres clubes muy populares en Salta, con historia, que arrastran gente, pero que no pueden dar el salto. Hay un estancamiento que no los dejó crecer. Las razones serán muchas. Deseo que la cosa cambie. La realidad de hace diez años, cuando yo estuve, no es la misma que hoy, se notó una involución. Los clubes no han crecido, se han estancado y eso como salteño me genera tristeza. Deseo que pronto un equipo esté más arriba, representándonos. Ojalá haya una dirigencia que haga las cosas bien, eso traerá armonía, hará que los clubes crezcan y lleguen los éxitos. Hubo dirigencias que le hicieron mucho mal al fútbol de Salta.

¿Qué debe cambiar?
Debería respetarse una línea. Tal vez no esté bien comparar, pero algo parecido a lo que hizo Defensa y Justicia, que respetó una idea, una forma de jugar, un orden en las finanzas, nunca se gastó un peso de más, y se cobraba menos que en otro club, pero te cumplían siempre. Eso lo ayudó a crecer y a estar hoy jugando copas internacionales. Se necesita construir más y los cimientos tienen que estar fuertes. 

¿Volverías a Juventud o al fútbol salteño?
En Salta está mi familia, mi gente y uno a veces la extraña. Elegí San Martín de Tucumán para estar más cerca de mi familia y sí, en algún momento de mi carrera no descarto volver a Juventud o a jugar en Salta. Pero si algún día vuelvo quisiera estar en un nivel óptimo para dar lo mejor de mí, no quisiera hacerlo cuando mi carrera esté terminada.

 

Ficha técnica

Nombre: Walter Alejandro Busse
Edad: 31 años
Procedencia: General Güemes (Salta)
Posición: Volante
Trayectoria: Gimnasia de Jujuy (2004-07), Juventud Antoniana (2007-08), Minero de Perú (2008), Independiente (2009-12), Huracán (2012-13), Defensa y Justicia (2013-14, 2015), Manta FC de Ecuador (2014-15), Sarmiento de Junín (2016), San Martín de Tucumán (2017 hasta la actualidad).
Títulos: Copa Sudamericana con Independiente de Avellaneda (2010) y ascenso a Primera División con San Martín (2018).
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...