El XXIV Concurso de la Empanada Don Roberto Romero, en el barrio Castañares, fue una fiesta total con gastronomía, amigos, sol, folclore, alegrías y muchas apostillas que levantó el aire ventoso de este día. 

A la tarde, con un sol de primavera, se develó que las mejores empanadas las hace Graciela Ruiz, de barrio Las Costas. 

Al menos 150 puestos compitieron en la zona norte de la Ciudad. Además hubo 30 carros de dulces regionales que fueron furor a la hora de los mates, en la siesta, y con la música de Pitín Salazar, Grupo Vira Vira, Ale Barrionuevo, Viento Andino, Salta Soy, Dúo Coincidencia, el catamarqueño Daniel Albarracín y la solista Abigail Vera. El humor quedó en manos de Rodolfo Aredes y su muñeco Pepito, entre otros.

Los miembros del jurado fueron Emilio Benítez, Eduardo Sángari, Eduardo Nogueira Hernández, José Luis Napoleón Gambetta, el chef internacional José María Mercado, el bagualero Vázquez y los periodistas Marcela Jesús, Néstor Molinati y Fredy “Coqui” Minola, de El Tribuno.

“Me vine temprano porque estaba muy nervioso, pero además estoy muy cansado porque anoche bailé con Luis y sus Colombianos”, dijo Minola. Sobre cómo le gusta la empanada, dijo, “Frita, de carne picada y de piernas abiertas”.

“Las proporciones son”, dijo con los dos dedos al aire como si fueran dos puntos el doctor Benítez; y largó: “Para dos kilos de carne un kilo de papas, 700 gramos de cebollas, 6 huevos, más cebolla de verdeo. Se usa sal, pimentón, comino y ají; estos tres últimos condimentos exclusivamente de los Valles Calchaquíes”.

“La presentación es la siguiente (de vuelta los dos dedos): deben llevarse las empanadas bien calientes y cada una de las burbujas de la masa es un punto a favor”, agregó, se sonrío, posó para el fotógrafo y pasó rápidamente a otro puesto.

Todo fue vertiginoso en el concurso. Los equipos cocinaban, vendían, competían y además conversaban con El Tribuno.

La que volvió luego de 11 años fue Nora Mamaní. En el primer año que se presentó la competencia se realizaba en el estado Delmi; allí ganó. Pasó más de una década y decidió volver a los festivales. 

“Yo vendo, por pedido, en mi barrio 20 de Febrero. Todo el mundo sabe que la competencia es por el trofeo. Tener este premio es fundamental para vender más. Con mi familia tuvimos que salir a vender nuevamente en la calle porque el costo de la vida está insostenible. Este mes me vino 4.800 pesos la boleta de luz”, dijo Nora y dejó su número de celular (154816018) por si los vecinos de esa zona de Salta quieren probar sus empanadas.

En otro lado estaba un grupo de estudiantes secundarios vendiendo y compitiendo por su viaje de gira de egresados. Quieren viajar en un crucero por Brasil. Chicos, padres, hermanos y hasta un abuelo vendían en el puesto 162, todo adornado con celeste y blanco en motivo directo al comienzo del Mundial de Fútbol Rusia 2018.

 

Bomberos

Los que siguieron haciendo Patria fueron los Bomberos Voluntarios de Castañares con la jefa del cuartel, María José Chávez, a la vanguardia y al mando del repulgue. “Venimos a vender porque nos faltan recursos para comprar los trajes contra el fuego. Además queremos ver si viene algún concejal ya que el Concejo Deliberante de la ciudad nos quitó el presupuesto para la compra de materiales”, cuestionó Chávez. Y dejaron el número 4963126 por si algún vecino solidario, organización, al menos algún concejal o funcionario quiere llamar para interiorizarse sobre el tema a tiempo justo de comenzar los vientos calientes.

Zulma Abalte y Adriana Cerapio, del Samec, se llegaron hasta Castañares para tomar la presión y para repartir buscapinas a los más comilones.

Los premios:

El 1º premio es para el puesto 105, Graciela Ruiz del barrio Las Costas

El 2º premio es para el puesto 39, Carmen Vega, de Villa Floresta 

El 3ª premio para el puesto 10, Claudia Barrionuevo, de barrio Mirasoles

 

 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...