El caso Chicoana podría generar una avalancha de pedidos de asuetos religiosos

Las expresiones populares, especialmente emergidas de los pueblos del interior de la provincia, van socavando las disposiciones ministeriales y las decisiones judiciales respecto, por ejemplo, de la participación o adhesión del alumnado y los docentes a las festividades religiosas.
Este año, Cerrillos hizo la punta con duros cuestionamientos a la prohibición de participar en las fiestas patronales de la localidad. Ahora, Chicoana fue más allá logrando que se de el visto bueno a un feriado religioso y educativo para el próximo lunes 16, en vista de la festividad en honor a la Virgen de Carmen. 
La cartera de Educación había previsto para ese día mesa de exámenes en las escuelas, pero rápidamente los vecinos y concejales se organizaron y firmaron un manifiesto en el que ponen de relieve, que se trata en realidad de una festividad que “contribuye a difundir el sentimiento de identidad; tradiciones y expresiones heredadas de los antepasados”. El artilugio retórico, no hace más que cubrir con un delgado velo la identidad y el sentimiento “religioso” de esa comunidad del Valle de Lerma, que pretende continuar con sus manifestaciones y creencias, tal como lo viene haciendo desde sus orígenes. “Son siglos de cultura y tradición. No una moda para captar votos", expresó un concejal de la localidad.
La costumbre en esta comunidad de fuerte arraigo católico, es la masiva participación de la población en los actos venerativos a la Virgen, incluidas las instituciones educativas.
La movida en Chicoana motivó que se confirme el asueto escolar, con una salvedad: “Se trata de un receso escolar de acuerdo al calendario 2018”.  
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...