Fueron solo 24 alumnos a la Catedral en el primer día

Ayer comenzó el ciclo de misas a las que asisten casi todas las escuelas de Salta capital y alrededores como preparación para la fiesta del Señor y de la Virgen del Milagro, que se celebra cada 15 de septiembre en esta ciudad. En la ceremonia de las 10.30 sorprendió que hubiera solo 24 niños de una escuela de Salta capital, cuando hasta el año pasado la Catedral se colmaba de delantales blancos.

Tras el fallo de la Corte Suprema, que a fines del año pasado indicó que el Estado debe hacer lo necesario para que no haya "ritos religiosos" durante el horario de clases en las instituciones de gestión estatal, el Ministerio de Educación de Salta decidió que los alumnos de escuelas públicas asistieran a las misas del Milagro de manera voluntaria y en contraturno. De esta manera, la misa previa al Milagro por primera vez quedó afuera de la jornada de clase, para que asistan solo los que realmente tienen interés en ir.

Si bien a la celebración de ayer a las 10.30 debían asistir 35 alumnos del turno tarde de la escuela Brigadier J. A. Álvarez de Arenales -de los cerca de 230 que tiene la matrícula-, solo se presentaron 24, acompañados por la vicedirectora y por algunas maestras y familiares.

Blanca Agudo, la vicedirectora, estimó que no fueron todos los que habían confirmado por el frío de ayer a la mañana y aseguró que todos contaban con seguro escolar.

Mensaje

Mientras en el Congreso de la Nación y en la sociedad hay un debate álgido por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, el sacerdote que daba la misa, Horacio Chauque, les explicó a los niños que "servir es proteger" y, entre otras cosas, dijo que se debe "proteger la vida desde la concepción", mientras con sus manos hacía un gesto como si tuviera un embarazo.

Sentados, lo seguían 18 niños, que cursan desde segundo a séptimo grado de la escuela Brigadier Arenales, mientras otros seis lo escuchaban de pie, ya que sostenían las banderas de la Argentina y de Salta.

La decisión, que tomó el Ministerio de Educación para acatar el fallo de la Corte Suprema, generó la oposición del diputado Andrés Suriani y de otros 31 legisladores. Ellos impulsan un proyecto para solicitar a esta cartera que deje sin efecto la resolución, por la cual indicó a los directores de escuela que las visitas a la Basílica deben hacerse antes o después de la jornada escolar.

El martes, un grupo de padres se presentó en la Legislatura y se reunió con el presidente de la Cámara de Diputados, Santiago Godoy, para solicitarle que intercediera ante el Ministerio de Educación para que sus hijos siguieran asistiendo a misas en el horario de clases. Godoy se comprometió a gestionar una reunión con la ministra de Educación, Analía Berruezo, para transmitirle el pedido.

Sin embargo, ella reafirmó el mismo martes que las visitas de los alumnos a la Catedral serían en contraturno y de carácter "voluntario y optativo".

Una decisión acordada

Lucio Ajalla, vicario cooperador de la Catedral, aseguró, en diálogo con El Tribuno, que era "predecible" que hubiera tan pocos chicos en la misa de ayer a las 10.30. "El contraturno no solo es que vienen por voluntad, sino que implica también movilizar a las familias para que puedan venir y a veces no es tan sencillo", consideró.

Explicó que, en general, las escuelas públicas mandan delegaciones: "No vienen todos porque a veces no pueden, por el contraturno, y a veces privilegian los últimos cursos porque hacemos como la misa de egresados. Es una oportunidad para eso", contempló.

Ajalla reconoció que la decisión del Ministerio de Educación fue resultado de un acuerdo. "Así habíamos quedado de acuerdo. Hace dos meses veníamos trabajando y las opciones han sido en contraturno y nosotros hemos trabajado para que fuera así. Nosotros acatamos el fallo y esperamos a los que han dicho que van a venir", señaló.

El sacerdote evaluó que "por lo pronto, es la solución más prudente".

“Tenemos una postura positiva”

Lucio Ajalla, vicario cooperador de la Catedral, afirmó ayer que se esperaba que fueran menos chicos que otros años a las misas que se hicieron durante la mañana como parte de las celebraciones previas al Milagro.
“Sabemos que si los chicos no vienen ahora, van a venir quizás para el Milagro de la catequesis de la infancia, que organizamos para el 1 de septiembre, o para la novena, ya con sus familias”, consideró. 
“Nosotros tenemos una postura positiva porque hemos podido dialogar con el Ministerio y de Educación y articular esa participación en contraturno. Respetamos que sea así. Por ejemplo, al Milagrito con los niños, que es por la tarde, irán los jardincitos del turno mañana”, dijo. 
Sobre la iniciativa de diputados y padres que quieren que las visitas a la Catedral sigan siendo durante el horario escolar, Ajalla aseguró que se trata de una movida independiente. “Nosotros, por lo pronto, hacemos lo que nos dice el Ministerio. La Catedral dispone de toda la organización para recibirlos”, aclaró. 
Los padres que presentaron un recurso de amparo en 2010 para que la educación sea laica demandaban que dejara de haber celebraciones católicas en medio de las clases, para que los chicos de otros credos no se sintieran discriminados. Hasta ahora, muchos tenían que ir a la Catedral aunque no fueran católicos porque sus compañeros iban en horario de escuela.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...