Mandó en “cana” a un parásito de la casa 

Desde hacía tiempo una desencantada madre del barrio San Benito venía sufriendo la terrible desazón de que su hijo de 20 años se haya convertido en el parásito de la familia. Según un proverbio bíblico el que roba a sus progenitores y dice: ‘‘no es transgresión”, se convierte en “compañero del hombre destructor”. 

Algo así se podría catalogar el proceder de Juan Manuel M., quien desde su adolescencia adoptó la maldita costumbre de saquear la vivienda de su madre. Había dejado sus estudios en el primer año de la secundaria y a partir de ese momento comenzó a tener “malas juntas”. La mujer lo reprendió muchas veces y le dio unos azotes también, pero el chico continuó haciendo de las suyas para satisfacer sus adicciones. 

La situación para ella y otros miembros de la familia se convirtió en un calvario y la situación se agravó cuando el joven, además de robarle, comenzó a adoptar conductas violentas, como agresiones verbales y amenazas cuando le reprochaban su maldito accionar. Hace unos meses la señora decidió, con todo el dolor de madre, poner coto al asunto y recurrió a la Justicia. “Este chico nos está pelando la casa, es agresivo y no sabemos qué hacer señora”, le expresó compungida a la fiscal que la atendió en la Ciudad Judicial. 

Según la mujer, la voracidad de su hijo no tenía límites y como prueba de ello manifestó que le robaba las zapatillas a los hermanos, la bicicleta al padre y que hasta la cucha del perro había desaparecido del hogar. “Con este frío, imagínese, el pobre animalito tiene que dormir a la intemperie”, se lamentó la madre.

Luego de relatar la pesadilla que estaba sufriendo, a requerimiento de la fiscalía, el juez de la causa, con buen criterio, resolvió excluir del hogar a quien la desesperada mujer calificó, palabras más, palabras menos, como “la oveja descarriada de la familia”. 

El magistrado impuso a “Juanma” las restricciones que la ley establece para estos casos. Es decir: prohibición de acercamiento al domicilio, evitar todo contacto con la madre por cualquier medio, someterse a tratamiento psicológico, abstenerse de consumir bebidas alcohólicas o drogas y no cometer delitos. Todo ello, bajo apercibimiento de dejar si efecto el beneficio de la libertad.

El juez y la fiscal se tomaron el trabajo de hablarle como padres, de expresarle el dolor que sentía su madre por haberlo denunciado, de que no estaba bien robar, mucho menos en su propia casa, etcétera, etcétera. Como quien dice, los sabios consejos de los funcionarios al muchacho “le entraron por un oído y le salieron por el otro”. Se equivocó la madre al pensar que con la decisión que había tomado, el incorregible hijo se iba a escarmentar.

Días pasados Juan Manuel regresó a la propiedad con la firme intención de alimentar su sed de ladrón casero. Como la casa estaba cerrada y pensando que en su interior no había nadie, ingresó por los techos y forzó una puerta para apoderarse de algunos electrodomésticos. 

En eso estaba cuando llegó su hermana mayor, a quien amenazó de muerte. “Te voy a matar a vos y a la mamá porque todos ustedes me viven denunciando”, le expresó como quien sentía que estaba siendo víctima de una injusticia. La joven, atemorizada, puso llave a la habitación, llamó de inmediato al servicio de emergencia 911 y lo mantuvo encerrado hasta que llegó la Policía. En esas circunstancias armó un escándalo, se resistió a ser detenido y vertió insultos y amenazas a los uniformados y a su familia. “Ya me la van a pagar ustedes”, advirtió

La fiscal penal Ana Inés Salinas imputó al ladronzuelo por los delitos de “robo calificado por escalamiento, amenazas y desobediencia judicial”. En tanto la madre manifestó que temía por la integridad de su familia y la suya. Por ese motivo solicitó que su hijo sea privado de la libertad y que lo sometan a un tratamiento por adicciones. Así se hizo y lo enviaron a la cárcel.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...