Por el Día del Niño organizan un gran agasajo en un comedor de La Silleta

Un grupo solidario está preparando una fiesta inolvidable para celebrar el Día de las Niñas y los Niños en un comedor comunitario que funciona en La Silleta. El merendero se llama “Pan de vida” y funciona los domingos en la calle Ricardo Romer 614 de la localidad del Valle de Lerma. Al espacio concurren los niños y niñas de las familias de trabajadores del tabaco, en su gran mayoría.

Quienes quieran colaborar con la iniciativa tienen tiempo hasta el sábado. Para ello deben comunicarse con Jimena al (387) 155825661 o con César al (387) 155492011, a cualquier hora.

Las necesidades del merendero son cada vez más grandes, pero sus amigos solidarios no se amilanan y así fue que decidieron armar una gran fiesta para celebrar. En el último año la cantidad de gente que se asiste se duplicó y eso no es un buen indicio de la realidad social vallista. “Nosotros queremos festejar con todos los niños y es por eso que este domingo 26, al mediodía. vamos a estar de fiesta desde la 10 aproximadamente”, dijo Jimena Calafiore, que es la referente de la tarea solidaria.

Al merendero "Pan de vida" asisten los hijos de las familias tabacaleras. Y ahora se sumaron sus madres y abuelos, al igual que personas en situación de calle.

Desde hace 6 años que este grupo viene luchando y ya se organizó el ropero y el comedor. En la iniciativa colaboran un grupo de amigas de las oficinas de Anses, los chicos del colegio Facundo de Zuviría, los músicos de la Orquesta Sinfónica y del Ballet de la Provincia, amigos voluntarios que sirven desayunos los domingos y el grupo franciscano “Tomma 23” liderado por el hermano César Aguierre.

Este grupo logró organizar una cena de Navidad para las familias campesinas el año pasado y hace un tiempo consiguió un horno gigante donado por los músicos que posibilitó que todos los que asisten al comedor puedan comer juntos.

 

“Necesitamos juguetes y comidas frías. Nosotros habíamos pensado en pizzas, albóndigas, sánguches de miga, papas fritas y bebidas”, precisó César.

Necesidades en aumento

En realidad es un merendero que necesita de todo. Desde ropa y calzado hasta mercadería para seguir funcionando todos los domingos del año sin que nada falte. Y esto porque desde hace un tiempo no solo van niños, sino que se sumaron sus madres y abuelos, así como personas en situación de calle.  Son al menos 200 niños los que asisten al comedor cada domingo. “Yo quiero agradecer a los chicos de la Sinfónica que me donaron un hermoso horno y a dos amigos que me trajeron otro más chico y una cocina. Finalmente pudimos cocinar 100 pizzas con el hermano César y logramos concretar el anhelo de comer todos juntos”, dijo Jimena emocionada.

Quienes quieran colaborar con la iniciativa tienen tiempo hasta el sábado. Para ello deben comunicarse con Jimena al (387) 155825661 o con César al (387) 155492011, a cualquier hora.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...