El Chipi Figallo, la figura silenciosa de Los Pumas

Con el trabajo silencioso de siempre, Juan Figallo tuvo un buen desempeño en la victoria de Los Pumas frente a Sudáfrica, en Mendoza. El salteño le metió al juego la misma pasión con la que se lo vio de entrada, en el himno, donde además le suele ganar la emoción y la ansiedad (con el plus de su familia en la platea). 
Sus dos primeras intervenciones en el juego fueron por el centro de campo, siempre en posición ofensiva del equipo. Chipi fue llamado a sostener el partido en la zona de pelea. Y él fue al suelo una y otra vez, se volvió una roca y le dio al equipo la posibilidad de ganar confianza y despegue desde el ruck. Figallo choca, cae, golpea y exige. Fue además el primer apoyo de los segunda y tercera línea. Kremer y Guido Petti dieron fe de ello en más de una oportunidad. 
Argentina tiene que remarla porque Sudáfrica lo supera en el marcador y aparece Figallo una vez más; recibe la ovalada, la protege, van veinte minutos y vuelve a chocar como de costumbre. Un puñado de springboks sienten el peso del salteño, defiende la acción que para Los Pumas también sirvió de distracción y que finalizó con un veloz corrida de Bautista Delguy. Try y a dominar otra vez el juego. 
En el regreso, Chipi sigue empujando y con él empuja no solo Salta, sino el país. Argentina bloqueó en sus 22 un avance de Sudáfrica interminable, de derecha a izquierda y Figallo levanta los brazos e indica posiciones para no permitir la recuperación rival. 
Los Pumas están bien, la confianza aumenta y también la ventaja con otra gran corrida, esta vez de Ramiro Moyano. Más histórico todavía. Sudáfrica consigue un rápido descuento con una acción que tuvo la ausencia del Chipi (la filtración del sudafricano Mapoe se produjo en el sector opuesto de donde estaba Juan). Ya en quince minutos del complemento, Chipi se asienta su rodilla izquierda y acusa un fuerte desgaste físico. 
Figallo no va más. Chipi deja el campo de juego rengueando, llega hasta el límite, toca el césped, se persigna y recibe aplausos de todo el estadio, como la figura silenciosa que fue. 
Lejos de la fama de Crevy, de la contundencia de Nico Sánchez o de las luces de Delguy, el salteño ya había cumplido con otra muy buena actuación en el Malvinas Argentinas, con casi 70 minutos en cancha. Y se va, de regreso a Londres. Su permiso para jugar en Los Pumas caducó y casi con seguridad se perderá los próximos dos partidos del Rugby Championship. 
Ante la baja de Figallo, Ledesma ya había anticipado que analizará convocar a otro pilar para la gira por Oceanía.

Fortuny, como en el fútbol
El salteño Diego Fortuny no tuvo participación en el juego de ayer frente a Springboks, pero ya había logrado cumplir su sueño de jugar en Los Pumas el fin de semana anterior. 
En sus días de debut, el hooker salteño fue “bautizado” por sus compañeros como lo hacen en el fútbol: lo pelaron. 
Diego quedó a la espera de ser nuevamente convocado por Ledesma para la gira que realizarán los Pumas por Oceanía. 
El propio head coach del equipo argentino manifestó que la UAR autorizó un plantel de 30 jugadores para los partidos contra los Nueva Zelanda y Australia, que se jugarán el 8 y 15 de septiembre, respectivamente. 

Homenaje para García y Lopresti
Figallo y Diego Fortuny no fueron los únicos protagonistas salteños en la presentación de Los Pumas en Mendoza. Agustín Lopresti y Nahuel García disfrutaron de un momento especial cuando la UAR homenajeó al plantel de Los Pumitas M-19 que fueron campeones del mundo en Francia, hace 25 años. Lopresti (ex jugador de Gimnasia y Tiro) y García (ex Jockey Club) formaron parte de aquella histórica consagración en 1993, tras vencer en la final a Francia 31 a 29. El titular de la UAR, Marcelo Rodríguez, le entregó una plaqueta a los expumitas, que también recibieron un afectuoso aplauso en el estadio Malvinas Argentinas.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...