Fue una de las marchas de protesta más importantes de los últimos tiempos en Salta. La movilización de la comunidad universitaria fue contundente en números y en adhesiones.

"Nosotros estimamos que fuimos más de 5 mil personas las que marchamos a favor de la educación pública, gratuita y laica, y en contra de los ajustes del Gobierno nacional contra las universidades públicas", dijo el secretario general del Sindicato de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Salta (Adiunsa), Jorge Ramírez.

Las diferentes banderas que se congregaron en el monumento 20 de Febrero partieron rumbo a la plaza 9 de Julio a las 11 aproximadamente. Bajaron por Sarmiento hasta Entre Ríos y doblaron hasta Mitre. Pasaron por la Legislatura provincial, de donde no salió nadie a recibirlos. Por la misma calle siguieron y doblaron en Belgrano hasta Deán Funes y bajaron por Córdoba hasta Urquiza para doblar por Buenos Aires y detenerse en el edificio del viejo rectorado de la UNSa.

La movilización ingresó a la plaza central en un solo bloque compacto, de más de 10 cuadras de gente. La Policía de la Provincia estimó que se concentraron unas 4 mil personas.

La medida de fuerza se resolvió tras una asamblea que se realizó en la Facultad de Humanidades, en el marco de la marcha federal universitaria, por el conflicto originado en las negociaciones salariales paritarias que se vienen desarrollando y que están estancadas desde hace casi 6 meses.

Además, se sumaron todos los sectores que están disconformes con las políticas públicas que lleva adelante la administración de Mauricio Macri.

Es por eso que ayer se pudo ver a una paleta variopinta de colores, tendencias, argumentos y razones de protesta tras la columna que encabezaba Adiunsa. En la estructura de la Asociación de Trabajadores del Estado y la seguridad de la Corriente Clasista y Combativa estuvo la clave de una marcha tranquila, que se desarrolló sin violencia y que aglutinó, en el medio, además de los docentes, a los trabajadores de Apunsa (no docentes de la UNSa), de la sede Tartagal y de algunos centros de estudiantes como los de Naturales y Salud.

Se sumaron alumnos y profesores del IEM (Instituto de Educación Media), colegio secundario que depende de la UNSa, las maestras del jardín materno infantil universitario, estudiantes de grado y posgrado, investigadores, voluntarios y hasta los jubilados de la casa de altos estudios.

Además, acompañaron organizaciones sociales, partidos políticos y de derechos humanos. Se pudieron ver banderas de la Confederación de Trabajadores de Economía Popular (CTEP), la CCC, el colectivo Pan y Rosas, el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), el MST, movimiento La Dignidad, La Cámpora, el FPV, el Frente de Jubilados, los que mantienen las fuerzas del viejo Partido Intransigente, el movimiento Evita, el Partido Obrero, la CTA, Libres del Sur y Mumalá, entre otros.

También acompañaron sectores que están comprometidos con la reducción del presupuesto en el Estado. Estuvieron los trabajadores de la Secretaría de Agricultura Familiar y los investigadores del Conicet. También estuvo la comunidad educativa del instituto de Bellas Artes y de diferentes colegios.

Discursos

"Esta es una marcha histórica", dijo el tesorero de Adiunsa. La movilización fue comparable con la que se dio en contra del denominado beneficio del "2x1' para los condenados por delitos de lesa humanidad, que congregó a unas 5 mil personas aproximadamente en mayo, o la gran concentración de los recordados "docentes autoconvocados', en abril de 2014".

Estuvieron ausentes los integrantes de varios centros de estudiantes en los que gobierna la Franja Morada.

La marcha desbordó el centro y muchos conductores quedaron envueltos en un caos de tránsito durante horas.

En la plaza 9 de Julio se dieron los discursos y se destacó el de Alina Campos, del Centro de Estudiantes del IEM, que le apuntó directamente a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

"La universidad pública es de los pobres y de los trabajadores, también es de todos y por eso salimos a la calle a defenderla", dijo.

Sigue el Rectorado tomado

La toma del rectorado de la UNSA por parte de los estudiantes continuará de manera indefinida en el Campus Castañares.
En la asamblea interclaustro, que se realizó tras la marcha, se definió darle “todo el apoyo a la decisión de los estudiantes y reforzar la logística de la toma”, dijo Diego Maita.
El reclamo de los alumnos autoconvocados gira en torno de los recortes en las becas, la necesidad e aumentar los ticket de comedor y el estancamiento de las obras para ampliar los espacios de la universidad.
La toma comenzó el miércoles a la noche y los alumnos resolvieron instalarse indefinidamente en la escalinatas de acceso al rectorado.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...