Concluyó el ciclo de formación en la comunidad wichi. Durante 21 días, madres y padres de los Centros de Primera Infancia, jóvenes, adultos y referentes comunitarios incorporaron las técnicas y métodos de cocción para elaborar profesionalmente comidas saludables.
A través del ciclo de formación Mi Cocina Mi Familia, impulsado por el Ministerio de la Primera Infancia, Unicef y Fundación Mabra, la comunidad wichi de Misión Chaqueña certificó a 90 auxiliares en gastronomía profesional.
El proyecto está abocado a desarrollar junto a los participantes una experiencia de formación intensiva en técnicas y métodos de cocción para la elaboración de platos de alta gastronomía a partir de materia prima local. 
Más del 40% de los participantes fueron madres y padres de los Centros de Primera Infancia (CPI). Durante 21 días los participantes vivieron una experiencia de laboratorio gastronómico coordinada por el equipo de chef profesionales de Fundación Mabra. Es un proceso de trabajo que abarca desde el reconocimiento de los utensilios elementales para cocinar hasta la elaboración de platos de comida a través de las diversas técnicas y métodos de manipulación, preparación y cocción de los alimentos. 
La capacitación gastronómica comunitaria, además, incentiva a los participantes a realizar platos preparados en base a una combinación saludable de los ingredientes.
De esta manera se promueve, la alimentación familiar saludable y el aprovechamiento de vegetales, carnes y cereales de producción local.
El ciclo culminó con el acto de entrega de certificados en la escuela N° 4.528 de Misión Chaqueña. 
Formaron parte del evento el director general de la Secretaría de Articulación e Investigación del Ministerio de la Primera Infancia, el delegado municipal de la comunidad, Balducho Villafuerte, el vicedirector de la escuela, David Santillán, la presidenta de Fundación Mabra, Nadia Maldonado, el director de Fundación Mabra, Juan Cabrera, y los profesores en alta cocina Juan Carlos Yori y Gloria Flores. 
Durante la entrega de certificados, el director de articulación Carlos Fernández dio apertura a la entrega de las menciones a cada uno de los participantes. El funcionario les brindó sus felicitaciones y los alentó a que “compartan lo aprendido con sus familias”. 
Por su parte, el referente municipal Villafuerte destacó ante los nuevos auxiliares gastronómicos que “participar en las capacitaciones es algo beneficioso”, y enfatizó que “un papá y una mamá que aprendan a hacer una comida buena y convertir alimentos sencillos en una comida importante es un beneficio para sus hijos”.
Marcia Andrea Gutiérrez es una de las madres que recibió su certificado como ayudante profesional de cocina. 
“Me gustaría que el curso se repita porque es muy interesante la cocina, te permite aprender muchas cosas por ejemplo que hay cierta contaminación al mezclar carnes y verduras. Sabiendo esto podemos prevenir enfermedades” expresó la mujer.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...