Godoy se disculpó con Cargnello por el crucifijo

El presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Santiago Godoy, envió una carta formal al arzobispo Mario Cargnello, donde le asegura que él no ordenó el retiro del crucifijo del recinto legislativo, también desligó al periodista Horacio Verbitsky de la responsabilidad y trasladó la decisión a uno de los miembros de la Cooperativa El Coyuyo y a un empleado de maestranza, a quienes no identificó.

Godoy le informó al arzobispo que es habitual que se retire el crucifijo cuando el recinto es utilizado para eventos. "La solicitud es válida, independientemente de la creencia y de la voluntad de las autoridades legislativas", sostiene y añade: "Una vez finalizada la presentación del libro, la cruz fue restituida en forma inmediata para la sesión que tendría el Senado al día siguiente, sitio en el que permanece actualmente, tal como es la voluntad de la mayoría de los legisladores y no existe propuesta ni proyecto de ley en contrario".

La explicación de Godoy ubica al crucifijo como un objeto de decorado, pasible de ser retirado o instalado de acuerdo a las distintas escenografías. Omite señalar qué hubiera sucedido si un eventual visitante solicitara el retiro de las banderas, el escudo o las bancas.

En realidad, la presentación del libro de Verbitsky fue el pretexto para un acto político, organizado por el Frente para la Victoria, en el que estuvieron presentes los diputados cristinistas Jesús Villa y Tomás Rodríguez, Godoy y, como invitado, el diputado nacional Sergio Leavy. Si bien el uso del recinto podría hacer pensar en un gran acto, la realidad es que la concurrencia fue escueta, probablemente porque la organización convocante y el invitado son muy poco conocidos por el público.

En su columna del domingo, "El crucifijo y el supermercado", Verbitsky explica claramente el episodio, aunque tampoco asume una responsabilidad en el retiro del crucifijo, deposita la responsabilidad en "el indio Godoy", a quien menciona en esos términos, y cuestiona a Leavy por su voto contra el aborto.

La falta de hombría

Godoy, en su nota, responde a Cargnello aunque no hace referencia a las acusaciones del prelado sobre "la falta de hombría de los diputados". El domingo Cargnello había denunciado "toda esta agresión que en estos días se suma una tras la otra, haciéndonos creer que Salta es una provincia retrógrada porque cree".

"No puedo callar una cosa dolorosa: vino un periodista conocido y en la Legislatura sacaron el crucifijo que preside nada menos que el aula donde debaten las leyes de la provincia senadores y diputados. Sacaron el crucifijo por decisión de él. Cuando yo voy a una casa, respeto lo que una casa me da. Más allá del dolor porque saquen una imagen de Jesús -que no ofende a nadie, eso lo dice incluso la jurisprudencia internacional- pero cuando voy a una casa y pido que saquen un cuadro, me retiro por educación", expresó. "No reaccionemos así, aprendamos a defender la dignidad de un pueblo que por ser creyente es un pueblo de pie y por ser creyente sabe recibir con elegancia a la gente, pero espera ser tratado de la misma manera". A su vez, el vicario general Dante Bernacki, quien viene peregrinando desde San Antonio de los Cobres, aseguró que la gente "está sufriendo y sufriendo en serio", y pidió que diputados y senadores "se acerquen más a la gente porque salen a pacificar cuando ya todo ha ardido". Tras recomendar a los legisladores que "discutan estupideces en vez de discutir sobre una solución de fondo a los problemas que padece la sociedad", sostuvo que el crucifijo "es un signo histórico, que hace a la historia de Salta".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...