El Milagro salteño  también se vivió  con fervor en el fin del mundo

El tradicional repique de las campanas de la Catedral Basílica en la Fiesta del Milagro también se sintió y emocionó hasta las lágrimas a los residentes salteños en Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, el mismo sábado 15 por la tarde. Habían sido grabadas y el audio se puso en altavoz en la parroquia María Auxiliadora, ubicada en calle Transporte Villarino 450, cuando salieron en procesión las imágenes del Señor y la Virgen y luego cuando regresaron. Infernales de Gemes y gauchos salteños llevaron en andas las réplicas.

"Ni siquiera el frío frenó nuestro fervor como creyentes. La emoción se vio en muchos rostros. Mamás con sus niños en cochecitos, gente enfundada con camperas con capuchas por el viento", relató una salteña que vive en la capital fueguina.

Las familias caminaron en procesión, rezaron el rosario y cantaron durante el trayecto. Contagiaron la devoción y sumaron varios lugareños a la expresión de fe. En el hospital Regional de Ushuaia, en calle 12 de Octubre y Maipú, y también en la clínica San Jorge, a dos cuadras, se pararon para rezar por los enfermos.

Una de las banderas argentinas homenajeó a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan desaparecido el 15 de noviembre de 2017. Algunas de las frases decían: "No te olvidaremos" y "Ramiro te esperamos", en alusión a uno de los submarinistas.

Tras la procesión, en la capilla María Auxiliadora, se celebró una misa en honor al Señor y a la Virgen del Milagro y durante la ceremonia se renovó el Pacto de Fidelidad con los patronos tutelares de Salta, como cada 15 de septiembre, y luego se entonaron los himnos religiosos. Tras el oficio religioso, se repartieron estampas y los presentes compartieron un chocolate caliente con tortas fritas.

A través de la red social Twitter, el intendente del municipio de Rosales, Mariano Uset, compartió unas fotos y escribió: "Cómo cada año, los salteños renuevan su Pacto de Fidelidad con sus santos patronos, el Señor y la Virgen del Milagro. 326 años después, y a 1.800 km de distancia, en Punta Alta, con nuestros salteños somos parte del gran acto de fe".

Desde Comodoro Rivadavia, un lector de El Tribuno contó que también estaba viviendo la fiesta del Milagro en su ciudad.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...