El ingenio San Isidro, con presentismo del 100%

"Cien por ciento de presentismo", fue el saldo del día "D" para el Ingenio San Isidro. A pesar de las quemazones de origen aún incierto, pero claramente intencionales, y de la lluvia que el lunes embarró las plantaciones y dificultó el funcionamiento de la maquinaria en el campo, ayer la producción de azúcar llegó al 90%, en el día en que el sindicato azucarero había anunciado un paro de actividades por tiempo indeterminado, en coincidencia con el paro nacional de todas las centrales obreras del país.

A mediodía, en las tarimas de los depósitos se observaban estibas con cientos de toneladas de azúcar orgánica envasadas en cinco días de trabajo en bolsas de 25 kilos, además de "big bags" con capacidad de una tonelada cada una, enormes bolsones con destino a los mercados más refinados del mundo.

Sin incidentes

A las seis de la mañana los nuevos trabajadores del ingenio ingresaron sin inconvenientes, mientras un grupo importante de seguidores movilizados por el secretario Mario Cuenca permanecían en las inmediaciones.

No hubo violencia y ninguno de los nuevos trabajadores aceptó los reclamos gremiales.

Ninguno, tampoco, había participado de la asamblea convocada por Cuenca el viernes. Hoy el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar San Isidro no se encuentra en condiciones de disponer un paro, y solo cuenta con el poder disuasivo de los exempleados cesanteados por el grupo Gloria. Pero ese poder queda fuera del predio. Así lo reconoció tácitamente un nuevo comunicado del sindicato, en el que denunció la "militarización" del ingenio. En realidad, la presencia policial era discreta y sin despliegue de elementos de represión ni disuación. Simplemente fueron apostados en función de la tensión vivida en los últimos días.

El efecto social

El ingenio informó ayer oficialmente que el personal cuenta con 330 empleados, de los cuales 181 viven en Campo Santo, 1 en Fuerte de Cobos, 28 en El Bordo y 79 en Gemes. En total, son 289 trabajadores (87%) del departamento, a los que se suman otros 13 de localidades cercanas, 25 de Tucumán y 3 asesores extranjeros.

Tras el cierre del ingenio y su reapertura con nuevos dueños y nuevo personal, los empresarios Diego Ruiz y Jorge Rocchia Ferro ratificaron que "vamos a tomar los empleados que requiere una empresa sostenible, y vamos a asumir el compromiso social que corresponde a una empresa del siglo XXI, en una región que necesita un pronto despegue".

Ayer por la tarde Ruiz se entrevistó con el intendente de Campo Santo, Mario Cuenca, para hablar estrictamente del relevamiento de necesidades de la comunidad, tarea que ya fue encomendada a una consultora especializada. "Vamos a colaborar en lo que el pueblo necesite y vamos a hacer lo que esté en nuestras manos para que Gemes vuelva a ser un formidable polo de desarrollo económico y humano", dijeron los empresarios.

Ese polo de desarrollo apunta a la producción de alcoholes, limones y carne, de lo que se espera un efecto multiplicador para el crecimiento agroindustrial.

Los desempleados

En el nuevo escenario, el ingenio encuentra el respaldo activo de tres ministros: el jefe de Gabinete, Fernando Yarade; el titular de Gobierno, Marcelo López Arias, y la ministra de la Producción, Paula Bibini.

Ayer la ministra salteña se reunió con el titular de Producción de la Nación, Dante Sica.

"Evaluamos la posibilidad de asistir a los extrabajadores del ingenio San Isidro con programas de la cartera nacional".

La ministra solicitó a la administración nacional "que intervenga y realice las gestiones pertinentes con los expropietarios de la firma (el grupo Gloria) para pagar el 50% de las indemnizaciones de los exempleados y la posibilidad de un fondo de desempleo ampliado que se da en carácter de excepción". "Entendemos que toda ayuda es bienvenida para los trabajadores y sus familias, es por eso que junto a nuestro equipo de trabajo estamos considerando todas las herramientas para ayudar a paliar la situación", indicó Bibini. Esta gestión continuará el jueves con el secretario Jorge Triacca.

El cierre del ingenio y su posterior reapertura obligan al Gobierno y a todos los actores involucrados a "barajar y dar de nuevo". El área salteña atravesada por al ruta 34 y la zona oriental de la provincia requieren con urgencia un plan productivo y empleo genuino, además de medidas de emergencia.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...