Procuran prevenir un ataque "comando" en el norte

Intentos de fuga, planificación de posibles ataques a comisarías y sistemáticos desórdenes de los detenidos en el interior de las comisarías son algunas de las causas por las que el juez Mariscal Astigueta ordenó el traslado de dos detenidos en la comisaría 40 y otros dos de la dependencia de Alto Verde, hacia la ciudad norteña de Tartagal. De esa forma no queda ninguno de los integrantes de la banda del Botudo en la fronteriza ciudad de Salvador Mazza, dado que los otros cinco no estaban en dicha ciudad.

Las solicitudes de traslado que fueron aceptadas y ordenadas por el Juez, fueron realizadas por la Brigada de Investigaciones. Según fuentes consultadas por El Tribuno, uno de los integrantes de la peligrosa banda del Botudo, identificado como Ramón Argañaraz, junto a otro preso, Martín Ordoñez, en más de una oportunidad patearon y golpearon los barrotes de las celdas pidiendo "recreación", cuando y según fuentes policiales no le correspondía, alterando de esa forma el resto de la población de personas privadas de su libertad.

También se supo que los integrantes de la misma banda intentaron limar los barrotes del calabozo para luego darse a la fuga. Situación que los guardias descubrieron y lograron prevenir. En ese sentido, los investigadores norteños siguieron con diferentes trabajos tendientes a echar luz a hechos espurios y sospechas de fuga. Obtuvieron la información de que el Topo Jesús Martínez estaría planeando un ataque a las dependencias donde se encuentran detenidos sus compañeros de la banda.

El prófugo de la Justicia se encuentra en Bolivia donde intenta reclutar ciudadanos de ese país para planificar el ataque a la familia.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...