Avanzan las obras de desagúe para  que el agua no cruce la ruta 9/34

Personal de la empresa concesionaria del peaje trabajaba ayer en una gran infraestructura para contener y encauzar las aguas de lluvia. Además del deterioro, la denominada "ruta de la muerte", la nacional 9/34, presenta otras dificultades que se producen en épocas de lluvia, porque el agua la cruza de un lado a otro y la transforma, en distintos sectores del sur provincial, en una trampa para los conductores.

Para evitar esos inconvenientes, riesgos y cortes en el tránsito, la concesionaria del peaje, Autovía Buenos Aires a Los Andes, viene desarrollando importantes obras.

Los operarios avanzaban ayer en los trabajos al sur del puesto de control de Gendarmería Nacional en El Naranjo.

En ese lugar, se está desarrollando una importante obra de infraestructura en la banquina oeste de la cinta asfáltica. Luego de estudios previos, se están ejecutando defensas y encauzamientos.

El objetivo es tratar de canalizar las aguas que descienden de los campos y circulan por la banquina, para que tengan un recorrido apropiado y no inunden la transitada ruta nacional 9/34 como ya es habitual en épocas estivales.

Según pudo saberse, se van a hacer otros trabajos de la misma característica, por eso profesionales de la empresa del peaje realizan estudios y trabajos previos, al sur de donde se están desarrollando actualmente las tareas. Buscan terminar con la problemática en el sur provincial.

Sin ninguna duda, la empresa Autovía Buenos Aires a Los Andes está decidida a terminar con la problemática del agua que cruza la ruta en el sur provincial y con los riesgos que esto implica.

Otro de los trabajos más importantes ya se desarrolló en el kilómetro 1.441, al norte del puesto de control de Gendarmería Nacional en El Naranjo, donde existía una alcantarilla en desuso que fue acondicionada por completo y, además, se hicieron obras complementarias.

Allí en el verano pasado hubo numerosos inconvenientes debido a que cuando se producían tormentas con intensidad se inundaba toda la cinta asfáltica. Incluso el agua la cruzaba de un lado al otro como si fuera un río, por lo que hubo numerosos cortes en el tránsito.

En la zona de Metán también se ejecutaron obras, por ejemplo, cerca del paraje Yatasto, donde se hicieron mantenimientos y mejoras de desages. También se trabajó en una defensa por la erosión de un campo, ubicado al este de la transitada arteria nacional.

Incertidumbre

Mientras sigue la incertidumbre sobre las obras de construcción de la nueva autopista, entre Metán y Rosario de la Frontera, la concesionaria del peaje viene haciendo algunos mantenimientos mínimos de la cinta asfáltica, con tareas de fresado o texturado. Se trata de una especie de raspaje de la ruta para tratar de mejorar el desgaste que presenta para una mejor circulación de los vehículos. Pero esos trabajos fueron duramente cuestionados y metanenses y rosarinos reclaman una ruta nueva de cuatro carriles, ya que actualmente solamente hay dos de circulación. Con anterioridad, Vialidad Nacional había impulsado obras de defensa y encauzamiento a la altura del río Las Cañas, en el límite entre los departamentos de Metán y Rosario de la Frontera.

Esto se debe a que, por ejemplo, en febrero 2016, el norte del país quedó prácticamente aislado debido a que las aguas del río se llevaron a su paso un terraplén del sector norte del puente que apuntalaba gran parte de su estructura.

Cabe destacar que el terraplén que el agua arrastró en ese momento fue el mismo que sufrió daños en 2011, cuando el río cortó literalmente al puente carretero.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...