No importa la lluvia, el sol, dormir a la intemperie, nada. Los miembros de la comunidad wichi cumplieron ayer el octavo día de acampe en la plazoleta IV Siglos y ahora empezaron una nueva etapa del reclamo. Además reclamaron la presencia de un veedor de las Naciones Unidad (ONU).

Como una forma de desactivar el conflicto, el Ministerio de Educación designó a la docente wichi Ana Delia Villafuerte como coordinadora de Educación Intercultural Bilinge. En primer término la comunidad originaria pedía que Ana Delia sea nombrada como directora de la escuela 4.528 de Misión Chaqueña. Este pedido fue desechado por las autoridades, que argumentaron que la maestra no cumplía con las condiciones para tener ese rango directivo.

La ministra Berruezo y Ana Delia Villafuerte. 

Si bien este primer reclamo fue la mecha que encendió la protesta, ahora los wichi de Embarcación van por más: piden una ley de educación indígena y un programa inclusivo e integral de educación para sus hijos, donde se den contenidos de calidad.

"Vamos a seguir porque a nosotros no nos dieron respuestas. Aplaudo la noticia que anda circulando (la designación de Ana Delia Villafuerte como coordinadora), pero no es lo que estamos buscando", le dijo ayer a este diario la referente wichi Octorina Zamora.

Zamora insiste con un pedido: quieren una directora wichi en la escuela. Y señala que si en las condiciones actuales no es factible, el Ministerio de Educación tendrá que cambiar la modalidad de elección para incluir a los originarios.

Desde hace ocho días, la comunidad wichi de Misión Chaqueña se encuentra acampando en la plazoleta IV Siglos. Unos 75 adultos, a los que se suman 4 niños, esperan que las autoridades gubernamentales cumplan con las peticiones de índole educativo (reclaman la designación de una docente de su comunidad), sanitario, alimentario y habitacional, entre otros reclamos que buscaron visibilizar en la capital provincial.

El acampe

Esta noche, mientras llovía, se repitieron los roces del jueves con la Policía, que no deja que los wichi se resguarden de la lluvia en la recova del Cabildo. En el lugar hay mujeres, niños y ancianos. Temprano, efectivos de infantería se apostaron en la plazoleta, como una forma de intimidar a la gente, pero luego se fueron. Octorina los describe como robot vestidos de gris que buscaron dar miedo. Por suerte, nada pasó.

La protesta que entrará en su noveno día comenzará a vivir una nueva etapa: es que muchas personas que ya llevaban una semana en la ciudad volverán a su tierra para estar con sus familias. De la calurosa Misión Chaqueña vendrá otro grupo, dispuesto a seguir la lucha.

"Seguimos firmes, necesitamos una respuesta, más ahora que estamos teniendo repercusión nacional", repite Octorina, mientras advierte que están elaborando un informe para presentar en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para pedir que se cumpla el convenio 169, que hace hincapié en "los derechos de trabajo de los pueblos indígenas y tribales y su derecho a la tierra y al territorio, a la salud y a la educación".

Además están pidiendo un veedor de la Naciones Unidas, para que vea cómo es el trato que reciben los miembros de la comunidad wichi.


 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

Para vos, ¿debería volver el boleto en papel?

Importante ahora

cargando...