“Fue un Dakar redondo y no me hubiese imaginado terminar tan cerca de la punta”

Fue el destino. A un año y un día, la misma etapa, el antes y después de un piloto salteño que el jueves tuvo su merecida revancha. La historia de Luciano Benavides (23) en el Rally Dakar podría ser parte de una serie de Netflix que tiene su comienzo el 16 de enero de 2018, con un helicóptero trasladándolo a Belén, para luego ser derivado a Salta. Cinco vértebras rotas lo sacaron del recorrido en su debut. 
La tira finaliza el 17 de enero de 2019 con Luciano en la meta, recibiendo un afectuoso saludo de Stefan Huber, gerente del equipo técnico de KTM, convirtiéndose en el segundo mejor argentino en la historia del Dakar en motos.
El menor de los hermanos dejó atrás la fastidiosa etapa 10 del año pasado para abrazarse a la misma etapa de esta edición que lo consagró como el piloto más joven, entre los “top ten” en llegar a la meta.
Hasta la propia empresa que lleva 18 títulos consecutivos lo destacó sobre los tres primeros, al indicar que el salteño “mostró una increíble madurez en su viaje a la octava posición”.
Luciano abre los ojos como no queriendo despertar del sueño hecho realidad y se dispone a dialogar por teléfono con El Tribuno desde Lima.
El Dakar terminó y lograste aún más de lo que te planteaste, ¿qué balance podés hacer de tu segunda participación?
Todo muy bien, de 10 realmente. Estoy muy feliz, pude cumplir con lo que esperaba que era llegar entre los diez mejores y hasta me sorprendí del rendimiento que tuve la última semana, muy cerca de los punteros, con los tiempos y ritmos, muy, pero muy cerca de ellos y siento que eso me hizo crecer bastante.
Decís que estás sorprendido sobre lo que pudiste dar, te superarte, pero, ¿cuál fue tu mayor asombro?
Quedé muy cerca de los mejores, tuve seis etapas dentro del top 10 y en dos etapas de esas, dentro del top 5, con chances de haber ganado en la primer largada de motocross (durante la etapa 5 de Moquegua a Arequipa), así que no puedo pedir más nada. Estoy muy contento y el equipo me felicitó.
Pese a la felicidad, ¿te quedó alguna espina? 
Obviamente me hubiese gustado quedar séptimo por el número más que nada, pero al final terminé octavo porque le quitaron la penalización a mi compañero Sam Sunderland. 
No cambió mucho el resultado y además quedé muy cerca del séptimo (que fue José Ignacio Cornejo, a 64 segundos), algo que fue muy bueno para mí.
¿Sabías que te convertiste en el segundo mejor argentino en la historia del Dakar, solo por detrás de tu hermano Kevin?
Sí. Me pone muy contento, además me dijeron que fue el mejor resultado que hubo de alguien con 23 años. Con esa edad, Nacho Cornejo había sido décimo en el Dakar pasado y a mi me toca ser octavo. 
¿Cuáles fueron las clave para un Dakar tan prolijo como el tuyo?
El equipo me dijo que los últimos días largué muy bien. Fui de menor a mayor, tuve conciencia, sin errores, caídas fuertes, ni problemas mecánicos. Fue un Dakar redondo y no me hubiese imaginado terminar así, tan cerca de la punta.
Como ya dije, me sorprendí yo de mí mismo y la verdad que estoy feliz y ahora estoy con mucha confianza para lo que viene.
La competencia se caracteriza por ser la más extrema del mundo,  ¿tan así es?
La carrera fue durísima. Fueron diez días totalmente brutales en el desierto, con muchas horas y kilómetros.
En el medio de tu felicidad, debés tener sensaciones encontradas por lo que pasó con Kevin, ¿qué reflexión podés hacer?
Siento mucho lo que pasó con Kevin, porque además de ser mi hermano, todos habíamos jugado con esa nueva ley y varios han anotado cosas en el roadbook, hemos jugado al límite de esa regla y él también se la jugó, pero es una lástima porque lo trataron como si fuese un tramposo, cuando todos los equipos lo hacen. Como ahora quieren cambiar las reglas, todos vimos la forma de jugar al límite, eso fue lo que pasó.
¿Sin penalización hubiese podido ganar el Dakar?
Creo que con los tiempos que había hecho, iba a ser muy difícil que gane. Fue un poco complicada la estrategia en este Dakar, pero creo que se le va a dar cuando deba darse. Cuando deje de pensar en ganar y la salga a disfrutar, sé que va a ser el ganador y lo va a lograr cuando sea en una edición de Argentina, de eso estoy seguro. Así que estoy contento por él, porque terminó tranquilo y porque se pudo mantener con la cabeza en alto tras la penalización.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

En la mira del Barcelona: ¿Pensás que Gallardo se debe ir ya de River?

Sí, ya ganó todo
No, debe quedarse un tiempo más
ver resultados

Importante ahora

cargando...