Molinos se “empapó” de tradición y buen folclore

“Vivimos dos noches magníficas, con un público que disfrutó a pleno con los artistas de primer nivel, que llegaron a nuestro pueblo para entregar lo mejor de su repertorio”, fueron las palabras de Walter Chocobar, intendente de la localidad de Molinos, donde el fin de semana se desarrolló la trigésimo sexta edición del Festival del Poncho.
La velada inaugural contó con la presencia del prestigioso conjunto Los Nocheros, que dejaron en claro porque mantienen vigencia dentro del circuito folclórico.
El grupo Guitarreros hizo cantar y bailar a todos los presentes, mientras los chicos de Cabales sacaron la “chapa” de consagración de Jesús María, y cristalizaron un impecable espectáculo en los Valles Calchaquíes.
¡Qué bien anda Chirettes! Juventud, frescura y talento exhiben en su propuesta, y es bien recibida en cada lugar donde requieren de su presencia.
Vira Vira tampoco fue menos y se llevó importantes aplausos de la cita del canto popular. La noche se completó con los ballets y los artistas locales.
Por su parte, el Chaqueño Palavecino fue el protagonista central de la segunda y última velada del Festival del Poncho. Alcanzó una excelente comunión con la concurrencia y su actuación se prolongó por más de dos horas.


Las chicas de Atemporal se llevaron los suspiros del público masculino, más del enorme talento que exhiben arriba del escenario.
¿Qué garganta el Toba Toledo! el cantor del Chaco salteño volvió con todo al ruedo y lo deja plasmado en sus apariciones. Lázaro Caballero tiene carisma y poco a poco va abriéndose camino en el norte del país. Los Izkierdos de la Cueva continúan por la buena senda y tuvieron un “aprobado”.

La velada también contó con la atrapante doma, que tuvo a los mejores jinetes y tropillas del país.

La cita folclórica de Molinos adquirió amplia notoriedad durante las últimas temporadas, pero nada fue casual, los artistas de primer nivel fueron el motivo principal de esta realidad. El protagonista central de esta historia tiene nombre y apellido: Walter Chocobar, intendente de la mencionada localidad salteña. “Me interesa que mi gente pueda disfrutar con cantores que jamás se hubieran imaginado conocer en vivo. Además, es una manera de poner a Molinos ante la mirada atenta del país”, aseguró el jefe comunal.


“Este festival tiene un encanto muy particular, desde la belleza de sus paisajes hasta la presencia de los artistas más emblemáticos del folclore”, sostuvo Chocobar.

“No tengo dudas que con el correr de las ediciones hemos ganado ampliamente en prestigio. Lo importante es que cada día más gente conoce Molinos, este festival permitió a través de los años que el pueblo adquiriera reconocimiento, no solo a nivel nacional sino también internacional, muchos extranjeros llegan para disfrutar con este evento del canto popular. Nosotros jamás hemos competido con nadie, trabajamos para el bienestar del pueblo. Además, significa una importante fuente de trabajo para nuestra comunidad. Cada día tenemos un mayor compromiso con la gente”, aclaró el intendente. Un poco más de mil personas habitan en el pueblo de Molinos y se incrementa a cerca de 2.500 en todo el municipio. “La gente espera ansiosa cada año la llegada del festival, no solo para disfrutar con los mejores artistas del país, sino también también para abrir su corazón a los visitantes”, aseveró finalmente Chocobar.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...