Un intento de asalto derivó en un procedimiento de identificación que no se pudo concretar y que finalmente provocó una persecución, de unas tres cuadras y media en pleno barrio de Boedo, con un final trágico: un ladrón muerto y dos heridos, además de un choque frontal entre el auto de los delincuentes y el de un vecino de la zona.

Todo se inició cuando una patrulla de la Comisaría Vecinal 5B advirtió un intento de robo a un peatón en la esquina de Las Casas y Muñiz, a metros de la sede del club San Lorenzo de Almagro. Eran dos sujetos que rápidamente se subieron a un auto Chevrolet Corsa, que tenía a un tercer cómplice al volante.

Un policía intentó identificarlos pero el auto intentó atropellarlo (según consta en el parte policial) y se inició una persecución, que se desplegó por unas tres cuadras y media, hasta Salcedo y Quintino Bocayuva, donde el auto de los sospechosos chocó con un Chevrolet Sonic que estaba estacionado.

El barrio se alteró en plena madrugada, las sirenas de las patrullas se hicieron oír y cuando llegó la ambulancia del SAME se pudo constatar que el conductor del auto en el que iban los ladrones estaba muerto, con un disparo en el pecho.

Los dos otros dos quedaron detenidos en el cruce de las avenidas Garay y La Plata al intentar fugarse a la carrera. Fueron identificados y en principio se trata de dos jóvenes de 24 y 26 años, argentinos y con antecedentes por robos. Incluso uno de ellos tiene prohibición para salir del país.

Tras el hecho, un vecino de 48 años se acercó al lugar y dijo que dos ladrones armados le habían robado dos teléfonos celulares y que luego se subieron a un Corsa, de similares características al que usaban los delincuentes detenidos.

De la revisión ocular que se hizo por el recorrido de la persecución se encontró un revólver .38 Smith & Wesson, que se investiga si era de uno de los ladrones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...