La iglesia de La Quesera es ahora Monumento Histórico Nacional

 

 

Marita Simón
El Tribuno


Salta cuenta con un nuevo monumento histórico nacional: la iglesia de La Quesera.
Luego de una serie de trámites en la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y Bienes Históricos de la Nación, este lugar viene a completar la puesta en valor del denominado Circuito Güemesiano, uniéndose al patrimonio histórico y paisajístico de El Chamical, el monolito que marca el lugar donde murió el general Güemes y Finca La Cruz.
La designación sobre este edificio del siglo XVII, implica además una reparación para esta área, que en la década del ‘40 quedó fuera de las declaratorias de varios monumentos históricos salteños.
Esta declaración genera un compromiso no solo de protección sino de inversión para la restauración, tanto del edificio de la iglesia como del campo santo que la rodea.
La conjunción entre monumentos, paisaje, cultura e historia, llevó a la Dirección General de Patrimonio municipal a solicitar que toda la zona sea declarada como tal, en tanto La Quesera acaba de recibir esta distinción que implica recursos y básicamente el posicionamiento de un área natural que es parte de la capital salteña y que se suma a sus circuitos turísticos.
“Se abre una nueva etapa en cuanto al posicionamiento del área, al existir una normativa y marco legal nacional para avanzar en el desarrollo de miradores naturales y señalética, entre otros aspectos, que plantea una nueva mirada del uso sustentable de este sector. Y con ello la responsabilidad de que se logre ponerlo en condiciones óptimas para recorrerlo”, remarcó Jorge Nieto, director de Patrimonio municipal.

El sector
El Circuito Güemesiano se inicia en La Pedrera, inmediatamente después del Parque Industrial, y donde por años fue el vertedero de la ciudad, donde lamentablemente aún se arrojan desechos pese a los trabajos de limpieza.
Una propuesta interesante para erradicar cualquier vestigio de basural sería instalar un centro de interpretación, una suerte de espacio con información y montaje de lo que significa el lugar, que fue teatro de operaciones del general Martín Miguel de Güemes. E inclusive propiciar esta ruta en el nexo de salida de la capital hacia el sur, que conecta con la ruta 9/34. Este proceso comenzó en 2016 y se afianzó con la recuperación de la iglesia de El Chamical cuyas obras se inauguraron el 18 de junio pasado, la declaratoria de monumento histórico y paisajístico del Circuito Güemesiano, la imposición del Escudo Azul de la UNESCO y la designación de Bien Cultural Protegido.

 

Cerros que fueron testigos de batallas

El investigador salteño Juan Oscar Wayar recuperó datos invalorables.
Entre una enorme cantidad de datos recuperados por el historiador, indica que la capilla en si misma fue un hito de relevancia en el camino que transitaran las huestes gauchas de Martín Güemes, siendo su enclave testigo de los combates que se dieron en ese terreno. Es el caso de la del 2 de junio de 1820 cuando las fuerzas realistas incursionaron por esta zona rumbo al campamento patriota de El Chamical y La Quesera, en donde se enfrentaron en combate con los gauchos quienes trataron de impedir el paso de los enemigos, dilatando su arribo y hostigando fuertemente a la vanguardia española. Fue un año después, el 17 de junio de 1821, cuando en la Cañada de la Horqueta muere Güemes.
“Como es posible observar en todo este acervo histórico y patrimonial que se despliega en este sitio, el aspecto poblacional del mismo está fuertemente arraigado en su pasado, ya que cuanta con un antiguo censo que se había realizado en toda la región, en el año 1944, en donde se podían ver los nombres y apellidos de los baquianos que habitaban la zona, los cuales sin duda eran los descendientes de aquellos bravos guerreros de la Independencia, los cual tenían como táctica de lucha la guerra de guerrilla”, señala en su trabajo.
Y concluye que “En el cementerio de La Quesera circunscripto dentro de las inmediaciones de la Iglesia que fuera testigo de estos acometimientos por la emancipación, se encuentran enterrados los antepasados de aquella gesta gaucha. Sin duda alguna, reivindicar este sitio es fundamental para conserva el acervos patrimonial de los salteños como así también abre una puerta a la revalorización de aquellas familias que estuvieron emparentadas con los héroes gauchos”.
Cabe indicar que, de acuerdo a los estudios arqueológicos, el área estuvo poblada por la etnia arawak, que se desarrolló en la cultura de La Candelaria (unos 200 años aC. al 1000 dC.). El sitio fue luego habitado por grupos cazadores recolectores como los lules, que asolaban a los colonizadores cuando se radicaron en el Valle de Lerma. Las tierras fueron cedidas posteriormente a los nuevos pobladores españoles quienes ocuparon la región de La Quesera para el engorde de mulas, que eran llevadas a la feria de Sumalao, las más grande de América, para ser comercializadas en el Alto Perú.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...