La felicidad de Nacho y el adiós de Palacios en la fiesta del campeón

Ignacio Fernández fue pieza clave, no solo de la goleada ante Central Córdoba, con el 2-0 que comenzó a sellar el resultado y la consagración; sino en toda la competencia, convirtiéndose en el alma creativa de este River tozudo y voraz.
Al final del partido, el mediocampista surgido de Gimnasia y Esgrima de La Plata ponderó la gran temporada del equipo.

“El equipo tuvo un gran año, mostrando un gran nivel, se nos escapó una final pero creo que los objetivos están cumplidos. La idea era conseguir todo, estar cerca del torneo, ganar la Copa Argentina y también la Libertadores, que se nos escapó por dos minutos, pero este es un gran grupo porque al final pudimos sobreponernos y quedarnos con esta copa”, manifestó Nacho, para luego ampliar: “Esto es un gran premio al año que tuvimos, al esfuerzo, al grupo, a la familia que siempre acompaña”, destacó.

Al final, cuando se le preguntó sobre su futuro y su continuidad en River, Nacho la dejó picando: “Ahora voy a descansar, se vienen unas vacaciones merecidas y después se verá qué es lo que pasa”, se limitó a decir.

La despedida de Palacios
Exequiel Palacios es hasta el momento la única baja de River para 2020, ya que continuará su carrera en el fútbol alemán. Tras el partido, la emoción embargó al volante tucumano, que sintió que jugó su último partido en mucho tiempo con la camiseta de la banda roja.

“River es mi casa, me crié acá, vine a los 6 años. Llevo una vida acá y me voy un poco triste porque River para mí es todo”, expresó con sentimiento y emoción el volante, para luego pedirle “perdón” al hincha por la final de la Libertadores perdida. “Los hinchas que disfruten este torneo y que me disculpen por no darles una Libertadores más. Quiero agradecerles por todo lo que me dieron. Espero volver algún día a mi casa”, deseó Palacios.
 

A pura fiesta en Mendoza

La presencia de River, y en especial la de este River con perfil ganador de Marcelo Gallardo, magnetiza y atrapa adonde quiera que vaya: en Núñez, en Madrid, en Lima, en Córdoba, en Salta, y también en Mendoza, allí donde los cuyanos ya fueron testigos de una consagración del millonario, y nada menos ante Boca, como fue la definición de la Supercopa Argentina de Marzo de 2018.

El estadio Malvinas Argentinas fue una caldera plagada de color y calor ya desde temprano, con los colores blancos y rojos predominando, pero también con un nutrido contingente de hinchas del ferroviario santiagueño, que por nada en el mundo quisieron perderse el partido más importante de la centenaria historia de la institución de Santiago del Estero, club que hasta hace un poco más de un año y medio no podía salir del Federal A y que hoy está viviendo un presente soñado.

Un estadio colmado gozó con la presencia del subcampeón de América y hasta un enorme trapo dedicado a Boca y a la “final más importante de la historia” se desplegó en el Malvinas.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...