Con las retenciones, el Gobierno puso en marcha el plan para recaudar y gastar más

Con la modificación de las retenciones a la exportación de granos, el Gobierno puso a rodar en el terreno el plan de reactivación de la economía argentina cuya base tiene una doble vía: aumentar la recaudación y poner esos fondos en el bolsillo de la gente para estimular el consumo y el aparato productivo del país.

Fue una jugada en 360 grados: el viernes estableció la doble indemnización por 180 días para frenar los despidos de trabajadores, mientras que ayer modificó el esquema de retenciones a las exportaciones de granos para asegurarse más fondos, y anticipó que habrá un "dólar turista" para detener el drenaje de más de 5.000 millones de dólares que los viajeros sacan del país.

En simultáneo, avanza con la elaboración del proyecto para subir la alícuota de bienes personales que hoy es de 0,75% y, según analistas, podría llegar al máximo de 1,25% o 1,50%. La decisión de aumentar la presión sobre este impuesto ya está tomada. Pero hasta ahora no se había avanzado sobre la futura alícuota, algo que comienza a tomar forma en la mesa chica del Gabinete, a la que se sientan el presidente Alberto Fernández, el ministro de Economía, Martín Guzmán, la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, el ministro de Producción, Matías Kulfas, y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Además de la alícuota de bienes personales también se habla de gravar los activos que los argentinos tienen en el exterior, esto es cuentas bancarias e inmuebles.

Un capítulo aún no definido -o al menos con escasa información hecha pública- es un cambio en el impuesto a las ganancias.

Sin posibilidades de recurrir al mercado de capitales, el Gobierno aumentará, de este modo, la presión tributaria para reforzar sus arcas. Esos fondos, a su vez, los prevé inyectar en la economía a través de aumentos extraordinarios de las jubilaciones, de las asignaciones sociales y de los salarios de empleados públicos. Será, entonces, un círculo completo: recaudar más para gastar más en un tiempo en el que las fuentes de financiamiento externas están cerradas para la Argentina. En definitiva, un sistema de compensación.

En la semana que concluye, también el Gobierno abordó otro tema delicado: ya se habla de que el pacto fiscal del macrismo podría quedar sin efecto, lo que le daría vía libre a los gobernadores para reforzar su recaudación con impuestos como ingresos brutos.

De este modo, la Casa Rosada evitaría que los mandatarios provinciales lleguen a Balcarce 50 estirando la mano por más fondos coparticipables.

La distribución de los ingresos se hará bajo el paraguas de las leyes de emergencia económica y de solidaridad social, proyectos que ingresarán al Congreso en la semana que comienza.

Derechos de exportación

A través del decreto 37/2019, el Gobierno nacional cambió ayer el esquema de retenciones, dejó sin efecto el límite de 4 pesos por dólar de retención, y subió los derechos de exportación para determinadas posiciones arancelarias.

En el mismo decreto se dispuso que "la alícuota del derecho de exportación establecido en el artículo 1§ del decreto N´ 793/18 y sus modificaciones será del 9%".

El texto oficial cuenta con dos anexos en los cuales se establecen retenciones en torno al 5% (tope de $3 por dólar) y del 9%.

En este último, se incluyeron carnes, la harina de trigo, el arroz, el maní, la leche en polvo, el maíz pisingallo y las legumbres, entre otros.

Al derogarse el monto máximo de retención de $4 por dólar, fuentes del sector indicaron que los granos como el maíz y el trigo quedan con una alícuota del 12%, establecido en el decreto de la gestión Macri.

La soja, por su parte, pasa a pagar derechos de exportación del 30%, ya que la oleaginosa contaba con una retención fija del 18%.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...