Fiesta patronal en honor a la Virgen de la Candelaria

A pesar de vivir un clima inestable, ya que la lluvia se hizo presente en varios momentos del día, los peregrinos comenzaron a llegar a la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria muy temprano en la mañana del sábado y fueron recibidos con una misa a las 7.30, oficiada por el cura párroco Javier Romero. Procesión, desfile cívico militar y festival como cierre fueron programados para desarrollarse por la tarde.

La lluvia no dejó de caer, alternando entre llovizna y fuerte tormenta, a las 18 se anunció la suspensión del desfile civico militar y del festival, pero a pesar del inclemente clima, el devoto pueblo de Campo Santo y muchos vecinos de General Gemes y El Bordo comenzaron a llenar la plaza central.

La llovizna se intensificó, obligando a realizar un anuncio de suspensión de la procesión, la imagen saldría hasta las escalinatas para que el pueblo pudiera rendirle un homenaje. Sin embargo, cuando la imagen de Nuestra Señora de La Candelaria estuvo frente a la multitud la lluvia dejó de caer, y se decidió entonces cumplir con la procesión como estaba progra mada.

Alrededor de las 20, con la presencia del intendente Mario Cuenca acompañado por el secretario de Asuntos Municipales de la Provincia, Miguel Calabró, la sagrada imagen salió en procesión junto a su pueblo, la lluvia dio una tregua y solo volvió a caer cuando la procesión estuvo de regreso.

"Hoy un pueblo demostró que quiere caminar junto a su santa patrona sin que importe la lluvia, hoy la Virgen de La Candelaria caminó junto a su pueblo bajo la lluvia, hoy pudimos renovar nuestra fe hacia ella bendecidos con el agua que mojó nuestros cuerpos. Vivimos tiempos difíciles y atravesamos por un año electoral, debemos pedirle a la Virgen que nos ilumine para elegir bien a nuestros gobernantes, personas que piensen en el bien común y no solo en los bienes personales, que no trabajen solo para llenarse los bolsillos, sino para que todos podamos vivir mejor", expresó el padre Javier.

Por su parte, el intendente Cuenca también se mostró muy emocionado por la respuesta del pueblo: "Esta tarde la gente de Campo Santo nos demostró que la fe puede mucho más que una lluvia, caminamos bajo del agua sin que a nadie le importara, fue una de las procesiones más emocionantes que nos tocó vivir, no pudimos cumplir con la parte cultural por la lluvia, pero lo más importante fue la demostración de fe hacia Nuestra Señora de La Candelaria, que se pudo concretar un año más", expresó el intendente.

La devoción hacia la Virgen de la Candelaria se remonta al siglo XVIII, cuando un pueblo comenzaba a tomar forma alrededor de un ingenio azucarero, hoy Ingenio San Isidro, cuyos fundadores fueron la familia Fernández Cornejo. La primera imagen de la Virgen de la Candelaria fue víctima de un ataque perpetrado por nativos de la zona, quienes irrumpieron en el pueblo incendiando la iglesia, cuando estuvieron frente a la imagen de Nuestra Señora de la Candelaria la atacaron con flechas, una de las cuales le impactó en el rostro, un nativo se acercó a ella e intentó degollarla, le desgarró el cuello y de esa herida comenzó a salir sangre, esto asustó mucho a los nativos, quienes la arrojaron al suelo y escaparon. Una joven nativa que presenciaba el hecho tomó al niño que estaba en los brazos de la Virgen y lo robó, tiempo después regresó para devolverlo y convertirse al cristianismo.

Esa primera imagen que sobrevivió al ataque y al fuego, fue trasladada a Salta para su resguardo, actualmente se encuentra en la Iglesia La Viña.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...