Aplicaron una leve condena a la  protagonista de una tragedia vial

Para los jueces que juzgaron a María Belén Méndez García Zavaleta las pruebas reunidas durante los tres días de debate no fueron suficientes para aplicarle a la mujer una condena de prisión efectiva por haber provocado la muerte del obrero Daniel Alejandro Castro. Si bien los peritos confirmaron que la imputada conducía a una velocidad no permitida y que las pruebas de alcoholemia dieron resultado positivo, la Sala V del Tribunal de Juicio impuso a la mujer de 34 años la pena de tres años de prisión de ejecución condicional.

Los familiares de Castro estallaron en llanto al escuchar el veredicto. "Esto es decepcionante, una prueba de que en Salta no hay Justicia, una burla para la familia después de tanto dolor que llevamos adentro", expresó Sol Castro, hermana de la víctima.

Raúl Padovani, presidente de la ONG Pavicei, también acusó el impacto al calificar de "vergonzoso" el dictamen de los jueces Marcelo Rubio (presidente, Mónica Faber y Martín Pérez. "Con todas las pruebas que había, esperábamos que estos señores hicieran cumplir la ley, pero nos defraudaron", sentenció Padovani.

En tanto que para la abogada querellante, Gabriela Arellano, se trató de un fallo "lamentable" por considerar que el tribunal no tomó una serie de factores concurrentes que desencadenaron en la muerte de Castro. "Entendemos que la imputada debió representarse el daño que podía provocar al conducir un vehículo a alta velocidad y en estado de ebriedad", señaló Arellano.

La tragedia vial se produjo el 3 de junio de 2017, cuando María Belén circulaba en su auto Ford Focus por la avenida Paraguay y al ingresar a la calle colectora que conduce a Villa Palacios perdió el control y el vehículo se estrelló contra una marmolería. Castro, de 35 años, estaba transportando un cartel por la vereda del negocio cuando el auto lo impactó de lleno.

De la lectura del fallo surge que a Méndez la condenaron a tres años de prisión solo por resultar autora material y penalmente responsable del delito de "homicidio culposo en accidente de tránsito calificado por conducir con exceso de velocidad". "Esto quiere decir que los jueces desestimaron o no tomaron en cuenta el agravante de la alcoholemia", interpretó la hermana de Castro.

Durante los alegatos el fiscal Ramiro Ramos Ossorio pidió que la acusada sea condenada a tres años y seis meses de prisión. En tanto que la abogada Arellano pidió una pena de 8 años por homicidio simple con dolo eventual.

Además de la condena, los jueces inhabilitación a la mujer para conducir vehículos automotores por el término de diez años y cumplir una serie de reglas de conducta: mantener actualizado su domicilio, someterse al cuidado del programa de inserción social y supervisión de presos y liberados, abstenerse de consumir estupefacientes y de abusar de bebidas alcohólicas, realizar un curso especializado en conducción y seguridad vial y presentar la constancia de su inscripción en un plazo de diez días hábiles luego de que quede firme la condena. También deberá realizar tareas no remuneradas por el término de cuatro horas semanales en la Fundación Hope, y presentar las constancias ante el tribunal.

"Con eso no alcanza, nosotros hemos perdido a una persona maravillosa, que tenía muchos proyectos de vida, por culpa de una irresponsable", expresó con dolor Sol Castro.

"Un fallo vergonzoso"

Raúl Padovani, presidente de la ONG Padres de Víctimas de Conductores Ebrios e Irresponsables (Pavicei), calificó de "vergonzoso" el fallo que condenó a tres años de prisión en suspenso a la mujer que atropelló y mató con su vehículo al obrero Diego Alejandro Castro. "Lamentablemente esto es un retroceso, un golpe bajo a todo el trabajo que venimos realizando desde hace años para terminar con los conductores e irresponsables", sentenció Padovani.

El titular de Pavicei se preguntó: ¿Para qué está la ley de tolerancia cero? ¿Para qué sirvió la modificación de la ley que establece condenas efectivas para los asesinos al volante? Sostuvo: "Los hechos demostraron que la mujer conducía en estado de ebriedad y a una velocidad no permitida". Frente a lo expuesto interrogó: ¿Qué otras pruebas necesitaban para enviarla a la cárcel?

Al referirse a los jueces que dictaron el fallo que benefició a María Belén Méndez García Zavaleta, señaló: "Estos señores echaron por tierra el pronunciamiento de otros magistrados que en casos similares han dictado condenas de cumplimiento efectivo para los imputados".

"Lo que nosotros planteamos es que en este caso se dieron un cúmulo de factores para que se desencadenara la tragedia", apuntó Gabriela Arellano, la abogada de la familia Castro. Lo explicó en estos términos: "La imputada había salido de un boliche donde consumió alcohol, conducía a una velocidad no permitida y realizó una maniobra temeraria cuando ingresó a la calle colectora". Dijo que "no se la puede castigar solo por la velocidad".

La letrada sostuvo que "por el momento no sabemos por qué le aplicaron una condena tan leve y por eso vamos a esperar los fundamentos de la sentencia". Lo que sí adelantó Arellano es que con seguridad van a apelar el fallo.

“Estamos dolidos, esto no es justicia”

La familia Castro se sintió terriblemente afectada con el fallo por considerar que la Justicia no evaluó en su justo término la tragedia. “Lo que no podemos entender es con qué criterio se resuelven estas cosas”, dijo una de las hermanas de la víctima. 
“Diego estaba trabajando y lo mató una persona que venía trasnochada, alcoholizada y conduciendo”, refirió Sol Castro. 
La mujer sostuvo que “lo más preocupante de todo es que con este fallo se sienta un precedente peligroso para otros casos similares. Estamos muy dolidos, desencantados, esto no es justicia”.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...