Cristina Kirchner ya está en Cuba para cuidar de la salud de su hija 

El domingo pasado, al mismo tiempo que le llegaba información sobre irregularidades en el sistema de votación en Neuquén, Cristina Kirchner se enteraba de que su hija, Florencia Kirchner, no iba a poder abordar el vuelo de regreso desde Cuba. “Me voy a ver a mi hija a La Habana”, le dijo a su abogado, Carlos Beraldi, y le pidió que hiciera las presentaciones necesarias en la Justicia para poder viajar lo antes posible. Los resultados electorales en la provincia en la que finalmente fue reelecto Omar Gutiérrez ya no importaron.

El lunes, la defensa de la ex presidenta informó en los juzgados que debía salir del país, al tiempo que también se hizo una presentación por la extensión de la estadía de Florencia, ya que se había anunciado que el lunes 11 ya estaría en Buenos Aires. Con la exposición de un certificado de un médico cubano, Beraldi informó que la hija de la ex presidenta podría estar veinte días más en La Habana.

El 16 de febrero, el diputado Máximo Kirchner festejó su cumpleaños junto a su hermana, quien partió a la isla un día después. Para el cumpleaños de la senadora de Unidad Ciudadana (19 de febrero) Florencia ya estaba en Cuba, pero los dolores en las piernas por una obstrucción linfática le impidieron comenzar el curso de cine para el que había viajado. Al igual que en diciembre, ante la consulta médica le recomendaron un tratamiento, pero prefirió hacerlo acá ya que quería volver a ver a su hija, Helena. Sin embargo, unos estudios realizados en la última semana desencadenaron la decisión de realizar el tratamiento allá.

“Mi hija, Florencia, producto de la persecución feroz a la que fue sometida, empezó, hace ya un tiempo, a tener severos problemas de salud. El brutal estrés que sufrió devastó su cuerpo y su salud. Es que es muy terrible para una joven que la acusen de haber ingresado a una asociación ilícita el mismo día en que murió su padre”, fue parte del mensaje que Cristina dejó grabado para que se difundiera el jueves a la mañana, mientras estaba en vuelo.

Ante la polémica por la pieza de comunicación que armaron en el Instituto Patria con la voz de la senadora acompañada con música e imágenes de Florencia, el entorno de la ex presidenta justificó la creación del video asegurando que sabían que el juez Claudio Bonadio (uno de los magistrados ante quien se informó el viaje) filtraría la información a pesar del pedido de reserva.

Las críticas del oficialismo por la utilización política de la enfermedad de Florencia tuvieron eco en el kirchnerismo, ya que algunos lo admitieron como un error. “Cristina grabó el audio en un momento de bronca muy fuerte porque tenía que viajar y Bonadio no le contestaba. Su respuesta llegó a través de los medios ya que filtró los datos, es un mensaje de una madre con una hija enferma a 6.500 kilómetros. No me atrevo a juzgarla, y si hubiera hablado con ella en ese momento, le hubiese dicho que no lo hiciera”, reconoció uno de los hombres más cercanos a Cristina Kirchner.

La ex presidenta volverá a Buenos Aires el próximo viernes. El armado de las listas en las provincias que decidieron desdoblar la elección de la contienda presidencial dejará de ser una prioridad para Cristina. En los últimos meses, la senadora participó de manera activa en las alianzas que Unidad Ciudadana tejió en muchos de los territorios, se juntó con candidatos locales y se interiorizó sobre cada paso que el peronismo dio en la provincia de Buenos Aires.

A tres meses del cierre de listas para la competencia nacional, CFK pondrá un freno a la actividad electoral y a las largas horas que pasaba en el Instituto Patria. Con la orden de avanzar en acuerdos, dejará el cierre de estos en manos de Oscar Parrilli y Alberto Fernández. Antes de ocuparse de la salud de su hija hizo un pedido especial: que se llegue a la unidad en Tucumán.

 Custodia 

La llegada de Cristina Kirchner a Cuba, el jueves a la noche, se convirtió en un asunto de Estado para el gobierno de la isla.

Es decir que las autoridades de La Habana custodian a la ex presidenta con su estricto protocolo de seguridad durante toda su estadía. Buscan evitar que trascienda información sobre sus movimientos y sobre el estado de salud de su hija.

Los medios oficiales cubanos reflejaban en las últimas horas que si bien la de Cristina es una "visita privada", se manejará con protocolos de seguridad y confidencialidad como los que tuvieron en su momento el fallecido ex presidente, Hugo Chávez, y el boliviano Evo Morales.

FUENTE: PERFIL Y CLARÍN 

 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

¿Crees que la llegada de un nuevo ministro de Economía mejorará el escenario económico del país?

Importante ahora

cargando...