El pequeño Benja contó cómo fue estar perdido en el desierto: “Fue una noche terrorífica”

Inocente, alegre y sincero. Así se mostró el pequeño Benjamín Sánchez al salir de hospital donde fue atendido luego de perderse por casi 24 horas en el desierto.

Al ser preguntado sobre cómo vivió aquella experiencia, el nene sanjuanino pensó unos segundos y luego, con su voz de chiquito y en un intento de describir lo mejor posible aquella vivencia, dijo: “Fue una noche terrorífica”.

“Benja”, como lo llama su familia, aseguró que no se acordaba de lo que había ocurrido, pero celebró estar de nuevo con sus seres querido a quienes quiso mencionar: “Tengo seis hermanas, una mamá y un papá. También tengo primos, primas y tíos y tías. Dos perros y dos gatas”.

Además, sentado por prevención en una silla de ruedas, el nene se mostró alegre de volver a su casa aunque aclaró que lo trataron “muy bien” en el hospital.

Con un bucito azul, un pantalón negro y una zapatillas nuevas, el pequeño contó al salir del hospital que la noche en el desierto no pudo dormir bien y que extrañaba su cama. “Tenía frío”, recordó.

Fueron más de mil los sanjuaninos que se sumaron a buscarlo. Entre ellos, estaba el piloto del Dakar Alberto "Puchi" Ontiveros, que lideró un equipo de 15 motociclistas y finalmente logró dar con el chico. "Creo que hubo un milagro para que todo se diera como se dio y que hoy podamos contar con Benjamín vivo, sano y salvo con su familia. Estuvo 24 horas solo en el campo, y eso no es poco", contó el piloto en diálogo con TN.

El pequeño hincha de San Lorenzo, como según él mismo se definió, quiere llegar a casa y seguir la única aventura que sus padres desean que él viva: la escuela.

Caminó 21 kilómetros entre la maleza y los arbustos, en una zona en donde hay pumas, arañas, víboras, alacranes y otros animales de zonas desérticas. Los rescatistas se sorprenden aún de la cantidad de kilómetros que deambuló Benjamín, vestido sólo con una remera azul y pantalón negro, sin agua y ni siquiera una gorra para protegerse del sol. “Apenas tiene unos raspones y picaduras, de a poco me cuenta cómo se perdió”, dice su mamá, Andrea Quiroga (44), médica y con tres hijas de su primer matrimonio. A su vez, Benjamín tiene otras tres hermanas del lado de su papá. En total, en la familia son seis mujeres, de 20 a 14 años, y Benja, el único varón y el más pequeño.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...