Otro fracaso del PSG con Di María y Mbappé

Empieza a parecer una maldición. Cuando no es por una cosa, es por la otra, pero el París Saint Germain parece maldito en la Liga de Campeones, el único objetivo que justifica la multimillonaria inversión catarí en el equipo y la piedra en la que, año tras año, tropieza su constelación de estrellas.
El equipo parisino, construido a base de talonario para tutear a los grandes, parece temblar cuando se acerca a la “orejona”, como si la proximidad del éxito les hiciera morder el fracaso.
Su verdugo esta vez fue el Manchester United, que ganó por 3 a 1 en la capital francesa y clasificó a los cuartos de final de la Champions League por mayor cantidad de goles como visitante, tras perder 2 a 0 en la ida, en Manchester. 
Tras aquel gran resultado, el PSG barrió todo signo de confianza. Como el año pasado ante el Madrid, afrontaron el reto sin Neymar, lesionado, el jugador más caro de la historia, la verdadera apuesta para levantar la Liga de Campeones.
Tampoco estaba Edinson Cavani, su máximo goleador histórico, apenas recuperado de una lesión.
Todos los focos estaban en Kylian Mbappé, que a sus 19 años tenía que dar el paso adelante en la máxima competencia europea que se espera de él.
Y con Angel Di María, una rueda de auxilio que esta vez estuvo pinchada. Fideo, que hoy será nombrado entre los convocados de la Selección, estuvo en el once inicial del PSG, fue amonestado a los 33 minutos de juego y a los 10 minutos del complemento el árbitro esloveno Damir Skomina le anuló un gol por posición adelantada, también por VAR. Además, el volante argentino Leandro Paredes ingresó en el complemento. 
Ahora, PSG es un nudo de interrogantes. De poco servirá que gane una liga que tiene casi atada, que levante una copa y que pulverice récords en Francia. Su temporada estaba en Europa, porque solo en esa frontera se mide su éxito, porque no es un equipo tallado a la altura de los retos nacionales. ¿Hasta cuándo aguantará la paciencia de los cataríes? 
El PSG se arriesga a convertir el éxito en una obsesión y el fracaso en un hábito.
Manchester City, por su parte, se impuso con los goles del belga Romelu Lukaku, Marcus Rashford, de penal, y Presnel Kimpembe. Mientras que Sergio Romero y el defensor Marcos Rojo estuvieron en el banco de suplentes.
Por otra parte, Porto, de Portugal derrotó a Roma 3 a 1, en tiempo suplementario, revirtió la derrota 2 a 1 sufrida en la capital italiana y también clasificó a cuartos de final. 
En Roma el delantero argentino Diego Perotti jugó todo el partido que se desarrolló en el Estadio do Dragão de Oporto.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...