Vincenzoni: “La aventura humana del Roses de Andes es muy fuerte”

Desde mañana y hasta el 3 de mayo, se llevará a cabo, en Salta y Jujuy, la sexta edición del Trophée Roses de Andes, el primer y único rally 100% femenino. El año pasado, la ganadora fue Carolina Vincenzoni, una argentina que hace 18 años vive en París. 
Desde la capital francesa, en una semana marcada por el incendio del lunes en la Catedral de Notre Dame, la excampeona de kayak y coach mental del seleccionado francés en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, dialogó con El Tribuno sobre la victoria obtenida el año pasado y la linda presión que siente este año al defender el título. 

Volver a competir en el Trophée Roses de Andes, ¿te genera una presión por haber ganado el año pasado o pensás en disfrutar la carrera?
Hay muchas emociones encontradas, el hecho de haber ganado el año pasado me genera una presión, pero vamos a ver cómo sale este año. Cambié mi copiloto, ahora es Sandrine Loger y si bien fundamentalmente es una prueba deportiva, le ponemos mucho énfasis a la parte solidaria (la carrera tiene una colaboración solidaria entre la Asociación Niños del desierto y la fundación Azul de equinoterapia). 
Entonces, ¿el enfoque es quedar satisfecho tanto en lo deportivo como en el valor humano?
Exacto, quiero ganar y retener mi título. Fue muy lindo ganar en mi país, pero también me emocionó visitar a los chicos de la escuelita de San Antonio de Los Cobres y de la Fundación Azul. La aventura humana es muy fuerte. Por todo eso, ya tengo muchísimas ganas de estar en el norte argentino. 
¿Cómo es tu historia personal?, ¿por qué vivís en París?
Tengo 52 años y hace 18 años vivo en París. Vine por el trabajo de mi marido y fue nada más que por tres años, pero creé mi propia empresa. Cuando vine a Francia ya había dejado el kayak, había obtenido muchos títulos argentinos, un título sudamericano y lamentablemente en esa época el país no estaba preparado para afrontar competencias internacionales fuertes.
Por suerte me seguí dedicando al deporte y hace 8 años me ofrecieron un puesto en la Federación de básquet en silla de ruedas, estuve en Londres 2012 y Río de Jaineiro 2016, como encargada de coaching mental.
¿Y cuándo llegó el amor por el deporte motor?
Siempre me gustaron los autos, los recorridos, me gusta conducir, mi marido es apasionado y coleccionista. Desde que llegué a Francia escuché hablar de los rallies y en 2017 me inscribí al Trophée Roses de Andes, así que comencé a entrenar y a partir de ese momento la primera etapa que corrí en Salta vi que era lo mío.
¿Un amor a primera vista?
Exactamente, lo que se dice un flechazo. 
Bueno, vivís en la cuna del Rally Dakar...
Del Rally Dakar hay noticias todo el tiempo. De hecho, pasé un día dentro de esa competencia en 2009. Estuve en la partida, en Buenos Aires.
¿Te gustaría correr el Dakar o la solidaridad del Roses de Andes es lo que te atrapa?
La mezcla de solidaridad me gusta mucho y trabajo con asociaciones, pero realmente me encantaría correr el Dakar y llevo esta pasión en la sangre.     
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...