Turismo
Ushuaia, la ciudad del fin del mundo
Considerada como la más austral del mundo, invita a conocerla, vivirla y disfrutarla con intensidad

Ushuaia, conocida como “la ciudad del fin del mundo”, capital de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, es un lugar paradisíaco que se caracteriza por sus bondades naturales y culturales que hacen que los viajeros que la conocen, no la olviden jamás. Fue fundada el 12 de octubre de 1884, cuando el comodoro de marina Augusto Lasserre creó una subprefectura y enarboló por primera vez la bandera en la bahía frente al canal Beagle, un estrecho que une el océano Pacífico con el Atlántico. Ushuaia se extiende a lo largo de este canal y en pleno centro está ubicado el puerto. Desde ahí parten diariamente las excursiones a bordo de catamaranes y veleros para navegar alrededor de las islas de Los Lobos, Los Pájaros y el Faro Les Eclaereurs, un símbolo del fin del mundo que indica a los navegantes el ingreso a la bahía y que guarda cientos de historias, leyendas y misterios. Durante la navegación es posible avistar lobos marinos y pingüinos, entre otras especies. Contemplar los picos nevados y glaciares de la imponente cordillera, como “Le Martial”, es otra experiencia fascinante que pueden vivir los turistas.

El glaciar Le Martial se encuentra a tan solo 7 kilómetros al norte de la ciudad y es uno de los atractivos preferidos de los visitantes, quienes pueden subir por su amplio sendero y gozar de la mejor vista panorámica de Ushuaia y el canal Beagle. 

La vegetación, las rocas y el suelo cubierto de nieve constituyen un verdadero espectáculo natural para los turistas. 
Por otra parte, el casco céntrico también ofrece la oportunidad de conocer de primera mano la gastronomía, cultura y vida social. Muchas personas posan a diario en el mítico cartel de “Bienvenidos a la ciudad del Fin del Mundo”, que se encuentra promediando el recorrido costero.
Además se puede visitar el Paseo de los Artesanos, la única feria artesanal de Ushuaia; el museo del Fin del Mundo, cuyas colecciones están dedicadas a los nativos fueguinos, exploradores y antiguos naufragios; y el museo Marítimo y del Presidio de Ushuaia, que alberga una interesante colección sobre Expediciones Antárticas y fue declarado Monumento Histórico Nacional.

Gastronomía y hotelería

El Almacén Ramos Generales, sobre la avenida Maipú, en cercanías al puerto, es una parada obligada para disfrutar de los platos fueguinos, vinos, la panadería tradicional y los exquisitos postres y cafés. El lugar es a la vez un museo. Está colmado de objetos antiguos y de forma contigua se ubica una casona que constituye una reliquia arquitectónica. Fue la morada de don José Salomón, quien después de un largo peregrinaje desde el Líbano, Trípoli, ancló en Ushuaia en 1913, donde se quedó a vivir y formó su familia. Los bienes de Salomón quedaron intactos en su hogar. 
Con relación a la hotelería, una opción para los visitantes es “Las Hayas Ushuaia Resort”, de cinco estrellas. Ofrece habitaciones con confort, calidez y una vista privilegiada a paisajes desbordantes de emociones como los ancestrales bosques de ñires y lengas y la imponencia de la cordillera de montañas nevadas. 

El restaurant gourmet “Le Martial”, del hotel, también permite contemplar el mítico Canal Beagle. Los platos son elaborados con productos de Tierra del Fuego y Patagonia como la centolla, la merluza negra y el cordero y se acompañan con una selección de los más finos vinos procedentes de cepas prestigiosas del país. La carta es muy amplia. El maridaje entre el vino y la comida resulta una verdadera obra de arte.

Otra de las alternativas gastronómicas es María Lola Restó, un lugar donde se combinan un ambiente cálido y reservado, con una especial atención, la mejor ubicación en el centro de la ciudad con ventanales con vistas sorprendentes al canal Beagle. Se disfruta de la cocina gourmet con deliciosas carnes, pescados, mariscos y la generosa bodega con las etiquetas más reconocidas de vinos argentinos.