Con tan solo 18 años Belén Luna se ha convertido en una de las más fervientes impulsoras del Pole Dance en Salta. “Comencé a hacer gimnasia desde los 15 años. Primero me dediqué a la gimnasia rítmica, luego incursioné en las acrobacias aéreas en tela y finalmente me centré en el pole dance”, contó entusiasmada.
De naturaleza cien por ciento competitiva participó de los Juegos Evita y luego en 2017 del Torneo Argentino de Acrobacias Aéreas en Tela, con excelentes resultados. “En los torneos de acrobacia en tela me fue muy bien y tenía la posibilidad de participar en las instancias nacionales en Córdoba, pero por razones económicas no pude”, recordó Belén. Posteriormente, y ya en Pole Dance, tras siete meses de duro entrenamiento se quedó con el lugar más alto del podio del Xpressive Pole Championship, en Jujuy. Y, a los pocos días, se consagró campeona del Innovation Pole, desarrollado en Vaqueros, en la modalidad Pole Sport.
Ahora, junto a tres compañeras, se encuentra organizando una conferencia de prensa para dar a conocer las actividades de la Asociación de Pole Sport del NOA, una institución que nuclea a centenares de aficionados pero que aún no es conocida masivamente. Su objetivo - señaló- es popularizar esta disciplina. “Toda esta movida es motorizada por Claudio Leal, quien desde hace varios años viene peleando para que se logre la Asociación con el propósito de fomentar el Pole como deporte atlético”, aclaró Belén. 

La conferencia de prensa tendrá lugar el 10 de mayo, a partir de las 20.15 en la Biblioteca Provincial, Belgrano al 1.002, de la ciudad de Salta. 

“Lo que me apasiona es que te lleva a los límites de la flexibilidad y las acrobacias. Es en paralelo una disciplina bastante artística en al que se necesita desarrollar mucha fuerza, por lo que no es nada fácil. Te ofrece contantemente desafíos, y eso es algo atrapante”, puntualizó la joven salteña.


El Pole Dance cuenta con tres categorías o modalidades. “Por un lado está el Pole Dance Sport, que es más acrobático; mientras que el Pole Art es artístico, apunta fundamentalmente a la expresión corporal, a poder transmitir una historia. Esta es precisamente la categoría que más me gusta y en la que me señalan mis profesores que tengo más aptitudes. Y finalmente está el Pole Exotic, una modalidad en la que se destaca la sensualidad. Es la más conocida y son estas coreografías las que en generalmente se ven por televisión”, contó la gimnasta.
La disciplina, como en toda actividad es la clave: “Trabajo todos los días en una empresa gastronómica, por lo que me levanto a las 6.30. Recién a las 16 concluyo con mis actividades cotidianas, así que a partir de esa hora puedo dedicarle al Pole Dance. Los lunes, miércoles y viernes son mis días de entrenamiento intensivo. Y los martes y jueves asisto a clases de baile de distintos ritmos. Quiero más adelante cursar la carrera de Educación Física”, dijo la joven.
Pero la cosa no queda ahí. A la cargada agenda semanal, los sábados le suma la participación en un instructorado de Pole, en el Pink Pole Studio. Solo los domingos tiene una tarde libre, en la que descansa y gusta de salir a caminar.


“Soy una enamorada del deporte y voy a volcarme enteramente a él. Pero mi objetivo inmediato es hacer algo por el Pole, por eso junto a mis amigas queremos difundirlo aún más para que todos tengan la oportunidad de conocerlo y disfrutar de sus beneficios, que ayudan a desarrollar el cuerpo y el alma”, aseguró Belén.

 

La disciplina y sus orígenes

El Pole Dance es una actividad que atrae a cada vez más entusiastas. Se trata de un baile gimnástico que requiere de una barra vertical fija en la que se desarrolla toda la destreza. Exige sobre todo de fuerza y coordinación. Se trata de una disciplina -según explican los expertos- que “fomenta el ejercicio tanto muscular como cardiovascular, y además tiene un componente creativo muy apreciado en función de los movimientos que se pueden realizar sobre la barra. Una sesión de Pole Dance puede quemar entre 400 y 800 calorías, según la intensidad con que se lleve a cabo, y al tratarse de un ejercicio físico, ayuda al bienestar general, elimina toxinas y favorece la circulación sanguínea”.
En cuanto a sus orígenes -describen sus cultores-, puede encontrarse hace más de 200 años cuando comenzó a utilizarse el mallkhamb, una especie de pilar gimnástico para practicar yoga y aumentar la fuerza muscular. “Hay registros que dicen que proviene del mundo circense y de las ferias ambulantes que se realizaban a principios del siglo XX. Las maniobras sobre barra fueron incorporadas en los cabarets en los años 50 y eran ejecutadas por bailarinas que generalmente terminaban haciendo un striptease”, recuerdan. 
Pero hoy, lejos de sus orígenes, se ha convertido en una verdadera disciplina gimnástica de gran exigencia, con torneos a todo nivel y que sueña con un día ser incorporada a nivel olímpico. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...