Surgieron dudas en  Diputados sobre la recaudación de Lusal

Aclarado el error, no menor, de la Secretaría de Ambiente y Servicios Públicos de la Municipalidad al incluir en el decreto que otorga un aumento tarifario a Lusal referencias equivocadas sobre la última suba en el servicio de mantenimiento del alumbrado público, desde la Cámara de Diputados empezaron a cuestionar la recaudación mensual de la empresa.

La duda surge porque no se conoce de manera certera cuánto cobra Lusal, tal como alertó El Tribuno en la edición del lunes pasado, cuando se dio a conocer que la tarifa de la firma subiría un 45%, pero desde la comuna luego corrigieron ese porcentaje reconociendo un error en la redacción de la normativa (el incremento que deben pagar los usuarios, en realidad, ronda el 26%, de acuerdo a la categoría de los clientes).

En esa línea, el diputado capitalino Alejandro San Millán advirtió, en la sesión del martes pasado que no existe información sobre el costo real del mantenimiento del alumbrado público y cuánto recauda la empresa. Lo dijo al presentar su proyecto de ley para que en las boletas de los servicios de luz, agua y gas incluyan exclusivamente los cargos correspondientes al consumo realizado por el usuario y los importes municipales correspondientes a los impuestos inmobiliarios y tasa general de inmueble. La iniciativa, que obtuvo media sanción, puede dejar afuera a Lusal de la factura de Edesa, si es que la aprueba el Senado y se promulga la ley.

San Millán reflotó, además, una vieja denuncia sobre el posible doble cobro del mantenimiento del alumbrado público: el que percibe directamente Lusal y lo que se impone por medio de la tasa por servicios municipales, también incluida en la boleta de la empresa de electricidad.

Montos variables

Lusal recibe directamente en su cuenta bancaria lo que Edesa recauda entre sus clientes de la capital salteña bajo el ítem de mantenimiento de alumbrado público, según explicaron desde la compañía de luz. Ese monto varía mes a mes, ya sea porque en la ciudad se suman nuevos usuarios a la red de electricidad o bien se dan de baja.

Así, por ejemplo, en el decreto con el que se autorizó la última suba tarifaria de Lusal, publicado con boletín municipal del 10 de mayo, se tomó como base a 149.751 domicilios para el cálculo del aumento en el servicio y en la readecuación que se le otorgó a la empresa en noviembre pasado fueron 151.054 los usuarios que se tuvieron en cuenta para la misma operación.

Esa variación, de 1.300 clientes en el ejemplo citado, significa una gran cantidad de dinero que suma o resta Lusal cada mes. El problema es que no existe control, al menos no se conoce, sobre la diferencia recaudatoria en un servicio que no necesariamente aumenta o disminuye en la misma proporción en la que se modifica el número de clientes, quienes pagan lo que les corresponde directamente a la empresa.

En los papeles, la Municipalidad dispuso un incremento del 19,3% en la recaudación de Lusal. En el decreto para esa suba se consigna que la prestataria pasará de cobrar $9.046.592 por mes (de los que había que restar $1.104,29 de costos de facturación de Edesa e impuestos), a percibir $10.905.518 tras el nuevo cuadro tarifario.

En lo hechos, esos casi $11 millones mensuales varían y la incógnita, ya advertida en la Cámara Baja, se mantiene: ¿quién controla esos fondos?

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

¿Para qué vas a usar el aguinaldo?

Vacaciones
Pagar deuda
Consumo
Ahorro
ver resultados

Importante ahora

cargando...