Abusos sexuales en la infancia: testimonios para prevenir

La fundación Red Papis junto con la Asociación Adultos por los Derechos de la Infancia, brindaron una charla en la escuela Pedraza de Rosario de la Frontera, con duros testimonios en primera persona para alertar y concientizar a la comunidad sobre los padecimientos del abuso infantil.

El delito de abuso sexual infantil constituye la mayor pandemia de la historia, ya que afecta a uno de cada cinco niños, y está presente en toda la sociedad, sin distinción de sectores sociales. Lamentablemente, en el 70 a 85% de los casos, el abusador es una persona que el niño conoce y en quien confía, y que se encuentra en su ámbito familiar.

La Asociación advirtió que debido a la existencia de una fuerte invisibilización social de esta gravísima vulneración de los derechos de los niños, que lo convierte en un virtual tema tabú, en ámbitos como el Poder Judicial de la Argentina, se considera a este delito como "el más impune de la Tierra, ya que de cada 1.000 abusos, se esclarece uno; por tanto 999 quedan impunes", debiendo cargar las víctimas con la vergenza y el silencio, en muchos casos durante toda su vida.

Por ello es que frente a este crimen contra la infancia, el grupo de sobrevivientes de este delito, conformaron, desde hace cuatro años, la ONG "Adultxs por los derechos de la infancia", con la cual, recorren el país, brindando charlas en diversos ámbitos, desde medios masivos de comunicación a universidades, escuelas, hospitales e iglesias, a los que asisten para compartir sus testimonios de dolor, lucha y esperanza, con el objetivo de contribuir a generar sensibilización y compromiso a favor de los derechos de la infancia.

Para ayudar a visibilizar esta situación, Silvia Piceda, expresó a El Tribuno que "nosotros elegimos dar nuestro testimonio en primera persona, como asociación y como adultos sobrevivientes de este delito, elegimos salir a hablar a la comunidad desde nuestras experiencias personales".

"Por eso, es que nosotros, no hablamos de teorías de abusos sexuales, sino que hablamos de lo que nos pasó en nuestras propias vidas, y desde ese lugar, intentamos proteger a los niños víctimas y los adultos que han sobrevivido de estos abusos", señaló Piceda.

También, dijo que "nosotros notamos que hablar en primera persona, es una excelente herramienta, porque de esta manera, los otros adultos empiezan de alguna forma a asumir este el dolor de su infancia, y esto, le sirve para salir a proteger a los niños de hoy".

El papel de la sociedad

Respecto al papel que cumple la sociedad frente a estos delitos, Piceda, señaló que "lo que ha hecho nuestra sociedad hasta ahora, es contar como un cuentito, la historia de la familia divina o perfecta, y negar que en verdad, en la infancia, hemos pasado, muchos de nosotros dolores y angustias, profundos abandonos, y muchos de nosotros hemos sido víctimas de abuso sexual por parte de nuestros mayores, por eso, es muy importante, primero recordar ese dolor, angustias y soledades, por eso, la importancia de hacer algo por nuestros chicos hoy, porque si los adultos, no hacemos algo concreto, ellos seguirán pasando los mismos desastres que hemos pasado nosotros".

"Esto no se corta solamente porque lo cuento, sino que esto tiene que servir para que salgamos como sociedad a cuidar a los niños de hoy", insistió.

Padres que no hacen nada

Frente a la vergenza y el dolor de los niños ante el abuso, Piceda, manifestó que "en mi caso, empecé a sentir mucha vergenza y carga, cuando decidí contarle a mis papás, y ellos no hicieron nada. Cuando a mí me pasó el abuso, me di cuenta que eso estaba mal, por eso fui y les conté, pero no, ellos no hicieron nada, y además nunca se volvió a hablar del tema".

"Nuestro objetivo es la visibilización de este delito y es lo que nos trae hoy acá, para que nuestras historias ayuden a entrever esta transgresión, que es masiva, ya que de cada diez personas, dos sufren de estos actos aberrantes", advirtió.

Respecto a las estadísticas de género, Piceda señaló que "los niños varones también son víctimas de abuso, lo que pasa es que lo dice menos, porque el varón carga con mucha culpa y más vergenza que nosotras". En cuanto al motivo de esto, dijo que es porque "el varón, está cargado como fuerte, el que tiene poder, que no es vulnerable. Cuando un niño es abusado, la mayoría de las veces, es por un varón, si bien hay también mujeres agresoras, la mayoría son varones, un niño varón al ser agredido por otro varón se le suma además el estigma de pensar "si cuento esto van a pensar que soy homosexual, con la carga negativa que encima tiene nuestra socie dad", por eso ellos cargan con mucha vergenza y dolor esta situación".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...