Sufre esclerosis múltiple y  quedó presa de la burocracia  por la provisión de remedios

Fatima Sale Isa tiene 40 años y sufre esclerosis múltiple desde hace más de siete. Necesita dos medicamentos cuya entrega, por parte de un programa de asistencia médica estatal, está demorada. Mientras pasa el tiempo, la mujer, madre de un niño, padece brotes cuyas secuelas son irreversibles, según explicaron sus familiares, que están desesperados por la situación.

Lorena Mora, prima de Fátima, manifestó: "Esta enfermedad es incurable. Los medicamentos que ella necesita son carísimos. Se trata de tres cajas de 28 cápsulas de Lebrina 0,5 mg. cada una y otros tres envases de 56 comprimidos (cada uno) de Dalfyran 10 mg. Cada caja de Lebrina ronda los 160 mil pesos y la de Dalfyran tiene un valor de $37.400".

Además, contó que como Fátima no tenía obra social, el Programa Federal Incluir Salud Salta, que antes se llamaba Profe y que presta cobertura a todas las personas necesitadas, especialmente con discapacidad, se hizo cargo de los medicamentos durante estos años pero que ahora no hay provisión.

Sostuvo que el desmejoramiento de su prima es notorio. "El otro día se quiso levantar de una silla y se largó a llorar porque no tenía la fuerza suficiente para hacerlo. No puede caminar sola. Ahora usa andador y tiene otras complicaciones. Esta situación la bajonea muchísimo y su estado de ánimo recae mal", dijo.

También indicó: "Desde el Programa Incluir siempre le exigieron a mi prima que se haga cada seis meses estudios nuevos para demostrar que ella sigue con la enfermedad, pero ya está más que demostrada".

Y relató: "El médico a cargo del tratamiento de Fátima tuvo una demora en el pedido, pero luego se presentaron los papeles y estudios y la cuestión se sigue dilatando. Para peor, ahora le exigen que los estudios se hagan cada tres meses, pero la enfermedad está más que probada. No tiene cura. No entendemos para qué solicitan los estudios".

"Su médico presentó una nota exigiendo que le provean continuamente los remedios porque cuando se corta el tratamiento, ella padece brotes y el deterioro es irreversible. Hace dos años los médicos le diagnosticaron a Fátima discapacidad grado 6. Si supongamos, Dios no permita, ella llega al grado 7 por más que le den los remedios no volverá a caminar", sumó.

Con relación a la demora en la provisión de los remedios, manifestó: "En una oportunidad le dijeron a mi prima que Nación trasladó la responsabilidad de los medicamentos a la Provincia, entre otras cuestiones".

Los familiares de Fátima recurrieron al Ministerio Público de la Defensa. Un oficio firmado por el defensor público oficial Martín Bomba fue enviado el 11 del corriente al Programa Incluir Salud. En el mismo pide que se le entregue la medicación a la paciente y se solucione el problema.

"Mi tía Carmen Isa, que es la apoderada de mi prima, hizo una presentación y le respondieron que tal vez el próximo miércoles le darían los medicamentos. Nuestro pedido es que la entrega de los remedios no se suspenda por problemas burocráticos. Ella los debería tener de forma continua e incluso tendrían que proporcionarle medicamentos de reposición", advirtió Lorena Mora.

La respuesta

Al ser consultado por el caso, el coordinador del Programa Federal Incluir Salud, Carlos Saravia, explicó: "La medicación era provista por Buenos Aires cada tres meses para una duración de tres meses. La señora tiene entregado febrero, marzo y abril. Después se demoró en traer la autorización, documentación para hacer el nuevo pedido por tres meses por lo que había vencido el plazo. En ese interín, Buenos Aires ya dejó de proveer de esa forma y a la medicación la tenemos que comprar nosotros mediante reintegro, es decir, la adquirimos acá y la Nación nos devuelve en partes el dinero después. Esto es lo que vamos a hacer ahora".

"Pero con la nueva ley de contrataciones de la Provincia eso demora porque hay que hacer una licitación. Yo estuve averiguando cuánto podría demorar eso y me dijeron que la semana que viene la podemos tener acá ya a la medicación. Entre el próximo miércoles y jueves".

El doctor Saravia puntualizó: "En este caso en particular, la modalidad para la compra del medicamento seguirá a partir de ahora de esa forma".

Además, explicó que Lebrina y Dalfyran son denominados medicamentos de patología de alto costo y baja incidencia. "Es decir, son enfermedades no muy frecuentes cuya medicación es muy cara. Son tratamientos crónicos. En el caso de la paciente se administran juntos", puntualizó.

También destacó que a causa de la situación económica, los trámites para adquirir medicamentos pueden resultar dificultosos.

"Debido a los aumentos de precios, los laboratorios no querían cotizar cuando uno les pedía porque pensaban que se van a incrementar los valores. Eso nos ha traído muchos inconvenientes en el sentido de poder proveerlos. Ahora se está regularizando la situación porque el dólar está quieto", culminó el coordinador del Programa Incluir Salud.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...