Se complicó la situación para la familia Teruel

Pasada las 9 de ayer, el fiscal Federico Obeid llegó de manera silenciosa a la residencia de Mario Teruel, junto a su equipo de trabajo de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual. Su objetivo era realizar una inspección en la propiedad en el marco de la investigación relacionada con la denuncia que pesa contra uno de los hijos del líder de Los Nocheros, acusado de abuso sexual en perjuicio de una menor.

Lo que Obeid pretendía era corroborar los dichos de la denunciante acerca de los espacios internos de la vivienda donde el joven Marcos Lautaro Teruel habría abusado de ella, hace alrededor de 7 años. En esa tarea se hallaba el fiscal cuando al abrir una de las habitaciones, con un gran ventanal, se encontró con un suerte de vivero. En el lugar había macetas con plantas de una sola variedad y de diversos tamaños.

Al inspeccionar el follaje y la floración en algunas, Obeid tuvo le certeza de que se trataba de marihuana. De inmediato se comunicó con su par de la Unidad Fiscal contra la Narcocriminalidad (Ufinar), Santiago López Soto, y lo puso al tanto del hallazgo. Con la premuera del caso, minutos después llegaron los agente de la unidad con sus rostros cubiertos por los negros pasamontañas.

Ingresaron, como lo estilan, presurosos a la vivienda ubicada en el pasaje Basabilbasso al 400, en el barrio El Carmen, en la zona oeste de la ciudad. El personal comprobó que, efectivamente, se trataba de cultivo de cannabis sativa, sin que se haya precisado la cantidad de plantas. "Eran varias...", se limitó a decir un informante consultado por El Tribuno.

Lo que sí confirmó una fuente de la investigación fue que el fiscal Obeid se encontró con esta novedad de forma causal en una habitación que, al parecer, estaba perfectamente acondicionada para el cultivo de la droga. Además de las macetas con las plantitas, el personal de la Ufinar detectó un extractor de aire, lámparas, fertilizantes y ramas de cannabis en proceso de secado.

Debido al secreto con que se manejaron las actuaciones, no se pudo conocer si al momento del allanamiento en la propiedad se encontraba Mario Teruel, su esposa o algunos de sus hijos. Al parecer no había ningún miembro de la familia y por ese motivo en el informe preliminar del procedimiento nadie aparece imputado respecto al hallazgo de los plantines de marihuana. Seguramente esto surgirá de una investigación paralela que se abrirá al margen de la situación de Lautaro Turuel, quien se encuentra privado de su libertad desde fines de abril por la denuncia de abuso sexual.

El hallazgo de las plantas trajo a colación las declaraciones públicas realizadas por Mario Teruel, en diciembre de 2016, cuando reconoció que es adicto a la marihuana y que no solo consume esta droga con sus amigos, sino con sus propios hijos. Si bien en este caso se podría interpretar que el cultivo de la droga descubierto en su mansión sería para consumo personal, lo que se debe determinar es la cantidad de plantas incautadas.

El nuevo Código Penal expresa que la tenencia para consumo personal no será punible cuando se trate de una cantidad escasa. De no ser así y si se confirma, efectivamente, que son "varias" las plantas incautadas, el reconocido folclorista podría ser imputado y eventualmente detenido por tenencia de estupefacientes. "Yo no estoy en esta causa, ni sé la cantidad secuestrada, pero si me pregunta en términos legales le digo: no es lo mismo tener dos o tres plantas para consumo personal, que tener diez, veinte o más", expresó el fiscal federal Carlos Amad, al ser consultado por este medio.

El abuso

Al margen del operativo antidroga, el fiscal Obeid no dejó de hacer lo suyo en torno a la causa contra Lautaro Teruel. El funcionario realizó una minuciosa inspección del interior de la propiedad de la familia. Focalizó su mirada en por lo menos tres sitios donde habrían ocurrido los abusos contra la menor que denunció al joven.

Confeso adicto

En diciembre de 2016 Mario Teruel no solo defendió el cannabis para uso medicinal, sino que se confesó adicto a la marihuana. En una entrevista con una radio salteña, el líder de Los Nocheros manifestó que no solo le fascina disfrutar de un “porro” con sus amigos, sino con sus propios hijos.
“Esta florcita llegó a mi vida después de que reventé mi hígado y mi cabeza con el alcohol”, expresó Teruel en un acto de marcado sinceramiento. Consciente de las críticas que iba a recibir, se cubrió en estos términos: “El que escuche y está en contra va decir que estoy haciendo apología. Pero claro, el exceso nos lleva al diablo”. No obstante se pronunció a favor de la fábrica de aceite de cannabis para personas con enfermedades graves. “Estamos a favor del remedio para los chicos, porque hay que estar en el cuero de un padre. Hoy el moralismo y la estupidez no te dejan curar a tu hijo”, sentenció.
 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...