Un 20 por ciento de los salteños tiene hígado graso

Las estimaciones preocupan. Un 20 por ciento de los salteños tiene hígado graso, casi el mismo porcentaje que a nivel nacional. Si bien no presenta síntomas, la esteatohepatitis no alcohólica suele presentarse en personas con cierto perfil médico. Se trata de pacientes con sobrepeso, diabetes de tipo 2, colesterol o triglicéridos altos, o con una combinación de estos problemas de salud conocida como "síndrome metabólico". Sin embargo, también puede presentarse en personas que no tienen estas características pero acusan un consumo excesivo de grasas.

Al dar a conocer la estimación de Salta, la médica Analía Cabezas advirtió que hasta hace algunos años se pensaba que la cirrosis era una enfermedad directamente relacionada con el consumo de alcohol y algunas drogas y medicamentos. Pero existen otras dolencias que tienen que ver con la prevalencia de la esteatohepatitis no alcohólica.

Profesionales del Hospital del Milagro atienden a pacientes con sospecha de padecer la enfermedad. "El objetivo es detener casos más graves a tiempo. La esteatohepatitis no alcohólica puede tratarse con dos acciones fundamentales: una dieta saludable y ejercicio", explicó el médico gastroenterólogo, Félix Aldana.

En el país, los índices de obesidad aumentan tanto en adultos como en niños y adolescentes. La dieta ricas en calorías, grasas y azúcares más la falta de actividad física causa dolencias como la esteatohepatitis no alcohólica, que todos identifican como hígado graso.

Aldana indicó que una persona con un índice corporal menor al 25 por ciento (alguien delgado) puede presentar de todos modos hígado graso. "Las personas que superan el 25 por ciento de índice de masa corporal, en un 45 por ciento también presentan hígado graso", afirmó el gastroenterólogo. Los pacientes que arriban al área de Gastroenterología, a cargo del médico Alberto Marshall, lo suelen hacer por malestares estomacales. "El diagnóstico de esteatohepatitis no alcohólica se advierte en la mayoría de los casos cuando ya está comprometido el 30 por ciento del hígado", afirmó Cabezas.

Sin embargo, una simple ecografía y un análisis de sangre permiten la detección. La gastroenteróloga afirmó que la ecografía es un buen método de diagnóstico porque es accesible.

En adultos

En el caso de los mayores de 60 años, el hígado graso se presenta junto a lo que se denomina enfermedades concomitantes, como un hipotiroidismo, diabetes y síndrome metabólico, entre otras.

En la población infantil y juvenil la obesidad genera más casos de hígado graso. Aldana señaló que en estas situaciones se pueden tomar acciones preventivas.

"Se tienen que trabajar más duro en promover entre los jóvenes la practica de deportes o actividades físicas y, además, tener una dieta sana", agregó Cabezas.

La gastroenteróloga especialista en hígado destacó que a través de una serie de análisis se pueden ver las enzimas que identifican la presencia latente de un hígado graso, por lo que mantiene la recomendación de tener un vida sana.

"No es que no se come más papa fritas" expresó Aldana. Dijo que se debe hacer un consumo moderado durante la semana.

Los profesionales alertaron que en la actualidad los jóvenes y niños tienen una gran oferta de comida chatarra y bebidas azucaradas, que los llevan a un cambio metabólico y a la obesidad.

"Se tiene que promover las actividades físicas de tipo aeróbico, para que se quemen calorías y se eviten estas dolencias", indicaron.

Actividades para prevenir la hepatitis

Salud diagramó una agenda que abarca a capital y el interior. 

En el marco de la conmemoración del Día Mundial contra la Hepatitis, que se recuerda el próximo 28 de julio, el Ministerio de Salud Pública a través de sus dependencias, realizará actividades de promoción y prevención, como parte de la estrategia internacional que se desarrolla para controlar las infecciones por los virus que afectan al hígado.

En el Hospital Dr. Arturo Oñativia se llevarán a cabo jornadas de prevención, testeo rápido y asesoramiento de hepatitis B y C, de 9 a 13, los lunes 22 y 29 del corriente.

El miércoles 24 de julio se hará una actividad de prevención y testeo rápido de hepatitis, de 9 a 12, en el Centro de Salud de barrio El Pilar.

El programa de VIH de la cartera sanitaria se ubicará en plazoleta IV Siglos, el viernes 26 de julio, de 9 a 13, con una jornada de prevención y testeo rápido de hepatitis B y C.

En el centro de salud de barrio 20 de Junio, de 9 a 12, el lunes 29 se llevarán a cabo acciones de prevención y testeo rápido de hepatitis, y se colocarán vacunas al grupo objetivo.

El laboratorio del Hospital del Milagro realizará testeo rápido, asesoramiento sobre hepatitis B y C y prevención, de 9 a 13, el lunes 29 y martes 30 del corriente.

Asimismo, en el centro de salud de barrio Solidaridad, el miércoles 7 de agosto, de 9 a 13, las actividades incluirán prevención, testeo rápido de hepatitis y vacunatorio para hepatitis B.

En el interior

En el hospital J. A. Fernández, de Molinos las jornadas de prevención, testeo rápido, asesoramiento sobre hepatitis B y C, y vacunatorio para hepatitis B se concretarán el lunes 22 y viernes 26 de julio, de 8 a 13.

El miércoles 24 del corriente, en la plaza principal de Campo Quijano se difundirá la temática y la prevención, de 9 a 13.

Las jornadas de prevención, testeo rápido y asesoramiento sobre hepatitis B y C se harán el jueves 25 y lunes 29 de julio en el hospital de La Poma, de 8 a 12.

En Coronel Moldes las actividades incluirán testeo rápido y asesoramiento sobre hepatitis B en la plaza central de la localidad, el viernes 26 del corriente de 9 a 13. 

Una pregunta puede salvar vidas 

Opinión de Adrián Gadano Hospital Italiano Bs. As.

La enfermedad hepática grasa no alcohólica (EHGNA) es conocida popularmente como “hígado graso” y afecta al 30% de la población mundial. Si no se diagnostica y controla puede empeorar y traer graves consecuencias en la salud del paciente. Hay enfermedades silenciosas cada vez más frecuentes a las que hay que presentarle mucha atención. Este es el mes de la concientización de la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA -NASH, por su sigla en inglés-), y resulta fundamental tomar conciencia y conocer más acerca de esta enfermedad para evitar sus consecuencias.

La esteatohepatitis no alcohólica es una forma de EHGNA que a menudo es “silenciosa” y la mayoría de las personas que la padecen no lo saben. A largo plazo puede generar graves consecuencias en el paciente y su causa no es el consumo excesivo de alcohol, sino el depósito excesivo de grasa en el hígado.

Es una enfermedad crónica, es decir que afecta a la salud en el transcurso de muchos años y suele darse en personas de mediana edad, más especialmente en mayores de 50 años, con obesidad o sobrepeso. Además, tienen mayor probabilidad de padecer EHNA los pacientes con diabetes de tipo 2, colesterol o triglicéridos altos, o con una combinación de estos problemas de salud conocida como “síndrome metabólico”. Sin embargo, también puede afectar a personas de aspecto saludable con peso normal, e incluso puede presentarse en niños. Tengamos en cuenta que nuestro país lidera la tasa de obesidad infantil en Latinoamérica. 

En cuanto al diagnóstico de la EHNA, en la primera etapa de la enfermedad es posible que el paciente presente pocos o ningún síntoma. Puede aparecer grasa en el hígado en una ecografía abdominal o una leve alteración en los análisis de sangre en un examen de rutina. En etapas más avanzadas la persona puede sentir cansancio, debilidad e incluso pérdida de peso. En general, el diagnóstico de EHNA se confirma con una biopsia hepática. A grandes rasgos, podemos afirmar que la EHNA podría sospecharse en pacientes con pruebas anormales de la función hepática y sin motivos obvios para una enfermedad del hígado. Algunas veces las ecografías o resonancias magnéticas realizadas por otros motivos muestran un agrandamiento del hígado o detectan la presencia de grasa. 

Como se trata de una enfermedad desconocida por la mayoría de la población, es fundamental tomar conciencia y entender que puede transformarse en una enfermedad grave, pero controlable, llevando hábitos de vida y alimentación saludables. Si no se controla puede empeorar, causar lesiones y cicatrices en el hígado, y con el tiempo este órgano puede fallar en su funcionamiento, incluso puede degenerar en un cáncer de hígado o necesitar imperiosamente un trasplante hepático para evitar la muerte del paciente. 

Actualmente esta enfermedad se encuentra entre las primeras causas de trasplante hepático en Argentina y en el mundo. Por eso, es clave tener en cuenta que la EHNA existe, preguntarse ¿cómo está mi hígado?, consultarlo con su médico y, si se diagnostica, consultar con un especialista para realizar un tratamiento basado en hábitos saludables. 

Es recomendable hablar con su médico de cabecera y respetar ciertos factores importantes para evitar o sobrellevar de la mejor manera la enfermedad. Entre ellos se encuentran: mantener un peso saludable, seguir una dieta equilibrada, con bajo contenido de azúcar y grasas saturadas, aumentar o reforzar el ejercicio aeróbico, evitar las bebidas alcohólicas y chequear con su médico los medicamentos que está usando para reducir el posible esfuerzo del hígado. A su vez, disminuir el peso dentro de un intervalo saludable puede ayudar a evitar que la EHNA se agrave y podría incluso revertir la enfermedad. Actualmente no hay un tratamiento farmacológico específico aprobado, pero en el mundo, como también en nuestro país se están llevando a cabo investigaciones de nuevas drogas para tratarla. Como profesional de la salud vuelvo a resaltar la importancia de hablar del tema, porque hacerse la pregunta correcta salva vidas. ¿Cómo está su hígado?

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...