El miércoles 5 de junio, en la Sala IV del Tribunal de Juicio la jueza Norme Vera, presidente y encargada de llevar a cabo las audiencias orales y públicas junto a los vocales, Roberto Lezcano y Mariela Marocco, dictó el fallo condenatorio contra el expolicía salteño Mario Federico Condorí. Este último fue encontrado culpable del crimen de Cintia Vanesa Fernández, asesinato que se perpetró en abril de 2011, en uno de los departamentos de Parque La Vega, zona sur de la ciudad. Tras el fallo, la defensa técnica del acusado decidió interponer un recurso al Tribunal de Casación para revertir el veredicto y, además, impulsar un jury de enjuiciamiento contra los integrantes del cuerpo colegiado.

El recurso presentado por los doctores Daniel Luna y Alejandro Eckhardt reclama la absolución lisa y llana de su defendido, Federico Condorí, por el delito del que fue juzgado y condenado a 23 años de prisión efectiva. En dicha solicitud los letrados apuntaron directamente contra el fiscal de la causa, Ramiro Ramos Ossorio, y contra el Tribunal que juzgó y dictaminó el hecho.

Adelantaron que la denuncia se realizará por prevaricato y se pedirá un jury para los integrantes del tribunal de la Sala IV. Luna y Eckhardt acusaron al fiscal de omitir pruebas para direccionar la condena. Se refirieron a las declaraciones de la vecina Macarena Beatriz Genovese Medina: "El testimonio de la señora Genovese es parcialmente tenido en cuenta. Es selectivamente considerado. Tomándose como ciertas e irrefutables algunas de sus partes, las que son contrarias al relato acusatorio son directamente omitidas, desechadas o no tenidas en cuenta".

Calificaron el relato del fiscal Ramos Ossorio como imaginario y sin pruebas, para los defensores hay una prueba material que sobra y estorba: se trata del análisis de alcoholemia que fue de 2,3 gramos de alcohol por cada litro de sangre que habría tenido la joven asesinada. "No encaja en una escena donde la víctima está escribiendo chat en la computadora con Carranza y con Diego Alderete. Es imposible tener semejante graduación alcohólica y escribir con tanta lucidez en la computadora. Entonces el fiscal y el Tribunal borran de un plumazo el dato de la alcoholemia, porque no les conviene para la acusación", manifestaron y agregaron: "Es contradictorio, antojadizamente selectivo. Lo que conviene a la acusación, queda. Lo que no, se descarta".

"El verdadero problema que tienen tanto la Fiscalía como el Tribunal es que Condorí no es el asesino de Cintia Fernández", volvieron a señalar. También destacaron que las pruebas de ADN todas hayan dado negativo respecto a su defendido. "Son todas pruebas materiales que no encajan en el relato del fiscal Ossorio, ni en el fallo del Tribunal. Hubo una clara voluntad condenatoria", expusieron.

Asimismo, el recurso de Casación destaca que el fiscal y el fallo sostienen que la muerte de Cintia Fernández se ubica temporalmente en la noche del 27 de abril, madrugada del 28 de abril. Sin embargo, ninguno tiene en cuenta, o desatienden totalmente el testimonio de la señora Genovese, quien manifestó que vio a Cintia en su departamento el 28 de abril a las 17 horas. "La última vez que vi a Cintia fue el día jueves 28 de abril a las 17 horas, observo que está en el departamento, ya que se encontraban las ventanas abiertas del balcón, ella se encontraba parada al lado de la pared y vestía una musculosa blanca".

Prevaricato

Los defensores de Condorí también hicieron hincapié en el testimonio de Federico Rubén Ordóñez, quien expuso que el "primero de mayo llegaron a la madrugada y sintieron mucho olor a sahumerio apenas abrían la puerta del palier". Sin embargo, insisten en que lo que el testigo Ordóñez dice textualmente es "... recuerda que el domingo a la mañana entre las 10.30 y 11 al llegar a su departamento sintieron olor a sahumerio o algo parecido muy fuerte que provenía al ingresar al block".

Este dato para los defensores no es un error de tipeo. "Reemplazar arteramente este dato tan importante, de las 10.30 a 11 de la mañana, por la madrugada es lisa y llanamente Prevaricato", dijeron. Es por eso que los defensores de Condorí solicitaron al Tribunal de Casación, como Tribunal Superior del Tribunal de Juicio Sala IV, que arbitre los medios tendientes a este pedido y, si así no lo hiciere se harán las presentaciones en el Organismo y ante las autoridades correspondientes.

A raíz de este punto, también pidieron que se inicie un jury en contra de los tres jueces que componen el Tribunal de Juicio Sala IV, quienes dictaron esta Sentencia. De esta forma y a pesar de haber pasado casi un mes y medio del fallo final en el juicio por el crimen de la joven salteña Cintia Fernández, sigue dejando mucha tela para cortar. Por el lado de la víctima, su madre Ana Fernández sigue luchando para que los cómplices del homicidio de su hija sean imputados y vayan a juicio.

El crimen de Cintia

Para los investigadores el móvil del crimen es pasional, Condorí no habría aceptado ser desplazado por la joven, el 3 de mayo de 2011 Ana Fernández encontró a su hija sin vida en el departamento de Parque La Vega. Según señalaron en las audiencias, el crimen habría sido perpetrado en la madrugada del 28 de abril. Según el informe médico, el cuerpo de la víctima presentaba traumatismo de cráneo con hemorragia intracreaneana. Además de otras lesiones compatibles con golpes en el cuerpo.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...