Un comando de motochorros se llevó  $1.200.000

Una ola de robos millonarios en distintos puntos de la provincia se sucedieron en apenas unas cuantas horas. En todos ellos los delincuentes actuaron con total seguridad, no solo para sus propias vidas sino por la cantidad de dinero en efectivo que pudieron llevarse.

En la madrugada del miércoles un comando que se desplazaban en autos de alta gama se robó los sueldos de los empleados de una empresa de capitales tucumanos que opera en el norte argentino, en jurisdicción del departamento Orán.

Unas cuantas horas después un comando de motociclistas ingresó a la planta fabril de una empresa de esta capital y en apenas dos minutos se alzaron con los sueldos industriales de la primera quincena de agosto, sin que nadie pudiera siquiera esbozar una defensa.

El robo tuvo visos de comando, ya que los tiempos de exposición de los delincuentes fue de menos de dos minutos.

"Fueron directamente adonde debían ir, no hicieron otros movimientos ni pidieron más dinero", dijo una fuente ayer consultada.

Fuentes oficiales dijeron que el asalto a mano armada se produjo el miércoles después de las 16.30, hora que se habilitaba el pago de quincena en las oficinas de la administración.

Los delincuentes irrumpieron cuando estaban pagando y en el lugar había varios de los casi 200 empleados que tiene la planta de producción de cerámica. Se informó que actuaron blandiendo armas de puño de gran calibre.

El comisario Miguel Velarde informó que lo robado rondaría el 1.200.000 millones de pesos y que en la incursión de los asaltantes no hubo personas heridas ni disparos de arma de fuego.

Lo que trascendió apenas ocurrido el suceso es que de los cuatro delincuentes que ingresaron al predio de la fábrica a bordo de dos motocicletas, solo dos de ellos estaban armados con pistolas al entrar a la tesorería de la planta.

Esos delincuentes no se sacaron los cascos e ingresaron sin despertar sospechas directamente hacia la oficina de pago.

Todos los presentes vieron que los motoqueros abrieron la caja de caudales cargaron el dinero en bolsos y salieron sin decir palabra alguna.

El factor sorpresa les dio la ventaja de una huida ordenada y eso al parecer ya estaba estudiado por los delincuentes, al parecer profesionales en este tipo de asaltos.

Una fuente aseguró ayer que los autores no parecen ser de la zona, aunque seguramente contaron con un elemento interno que les dio la precisión absoluta en tiempo para dar el golpe. La fuente aseguró que cuando desde la empresa llamaron al 911 los delincuentes ya se habían retirado para salir de la planta industrial.

Lo que pasó después aún no se sabe. Desde la policía informaron que inmediatamente de anoticiado del delito se implementó el famoso "plan candado". Sin embargo se sospecha que los motochorros abandonaron la monta a las pocas cuadras del lugar del atraco, emprendiendo la fuga en otro vehículo. "Los investigadores trabajan con los soportes tecnológicos del lugar y las cámaras que tomaron imágenes sobre las calles circundantes a la hora del asalto", detalló una fuente policial.

.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...