Vecinos tiraron aparatos que llevaban años arrumbados

Evitar que los residuos eléctricos y electrónicos sean depositados en la vía pública o lleguen a los ríos o al relleno sanitario es el objetivo de una campaña que se inició este viernes en la plaza España, en la Capital provincial.

La iniciativa consiste en operativos semanales mediante los cuales la Municipalidad colocará campanas en puntos verdes distribuidos en toda la ciudad para que los vecinos depositen este tipo de elementos.

La basura electrónica será dispuesta luego en contenedores que una empresa acopiará hasta alcanzar las 28 toneladas que serán enviadas a una planta en Buenos Aires.

El convenio de cooperación público privado fue suscrito esta semana por el secretario de Ambiente y Servicios Públicos de la Municipalidad, Gastón Galíndez y representantes de la empresa Metalnor.

Los residuos eléctricos y electrónicos se encuentran divididos entre grandes electrodomésticos, pequeños electrodomésticos, equipos de informática y telecomunicaciones, aparatos electrónicos de consumo, aparatos de alumbrado, herramientas eléctricas y electrónicas, juguetes o equipos deportivos y de tiempo libre, aparatos médicos, instrumentos de vigilancia y control, máquinas expendedoras, pilas y baterías.

El primer operativo se realizó este viernes en la plaza España, donde se recolectaron dos contenedores de basura eléctrica y electrónica. Previamente, el equipo de Educación Ambiental del organismo estuvo capacitando y orientando a los vecinos sobre el tipo de elementos que podían llevar. Esta modalidad se repetirá en los barrios.

"Tuvimos una respuesta muy buena, los vecinos se acercaban a dejar sus residuos y nos consultaban cuándo íbamos a repetir la actividad porque tenían más en sus lugares de trabajo o en la casa de los padres", explicó Gastón Galíndez a El Tribuno.

El funcionario explicó que los operativos se repetirán semanalmente en toda la ciudad. Para empezar, colocarán contenedores en las áreas de influencia de los Centros Integradores Comunitarios (CIC), donde además capacitarán al personal para que puedan asesorar a los vecinos que quieran llevar sus residuos.

Galíndez señaló que "el desafío es tratar de lograr la puesta a cero (de residuos electrónicos y eléctricos) y que no se acumule en las casas ni en la vía pública", y que también es muy importante que "no lleguen al relleno sanitario o los ríos de la ciudad". En este sentido, desde la empresa informaron que trabajan con una cooperativa en el relleno que capta este tipo de elementos y se los entregan.

Pensar la ciudad

"Los residuos electrónicos son un gran problema en nuestra ciudad, en nuestra Área Metropolitana, en la provincia y en el país entero. Año a año se generan toneladas y toneladas de residuos electrónicos, por eso nos propusimos el desafío de empezar a recolectarlos", explicó Galíndez sobre el origen de la campaña.

Sostuvo que "una ciudad estratégicamente pensada hacia el futuro tiene que pensar en los residuos que genera cada ciudadano, fundamentalmente el electrónico que puede estar dentro del marco de los residuos peligrosos, porque genera bastante contaminación".

Galíndez afirmó que "entre todos debemos cuidar la ciudad y, gracias al aporte de la empresa, nosotros vamos a poder hacer el acopio, enviárselo a ellos que lo van a transportar y, cuando sumen un volumen determinado, van hacer la disposición final".

"Y eso es lo importante para la ciudad, que va a tener el certificado de disposición final, que le da a la Municipalidad la tranquilidad de saber que ha tratado correctamente estos elementos, desde el momento en que el artefacto pasa a ser un residuo electrónico en la casa del vecino, luego cuando llega al punto de acopio, el traslado hacia la empresa, el confinamiento en la empresa que es un lugar donde no se va a mezclar con otro tipo de residuos, y con un seguimiento de confinamiento especial. De esta manera, cuando llega Buenos Aires nos permite tener la tranquilidad de que no va a contaminar", sostuvo.

Convenio

Por su parte, Marcos Roldán, uno de los representantes de la empresa durante la firma del convenio, explicó que "la idea es disponer puntos verdes en la ciudad donde nosotros como empresa vamos a ubicar contenedores para acopiar el material y llevarlos a nuestra casa central. Lo que se va hacer allí es acopiarlo y, cuando lleguemos al volumen que tenemos que cumplir para mandarlo Buenos Aires, concretar el envío".

"Los contenedores van a ser de color verde, lo que le pedimos a la población es que colaboren y tiren solamente residuos de estas características", indicó y agregó que "nosotros nos ocuparíamos de acondicionarlo para que el envío sea lo más productivo posible".

Para evitar el ingreso de estos materiales al relleno sanitario, Roldán explicó que "nosotros en el vertedero trabajamos con una cooperativa a la que le dejamos los contenedores, y ellos acopian lo que es el material metálico ferroso y no ferroso para después disponerlos en nuestra casa central".

Finalmente, sostuvo que "como empresa tenemos una trayectoria de más de 20 años y venimos creciendo en estos últimos tiempos. Hoy en día podríamos decir que somos una empresa líder en el procesamiento de este material en el norte argentino".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...