Advierten desajustes  en fondo millonario  de Aguas del Norte

Una auditoría realizada por el Ente Regulador de los Servicios Públicos de la Provincia (Enresp) a Aguas del Norte detectó irregularidades en la rendición de los recursos que aportan los usuarios de la empresa estatal con el pago de sus boletas para el Fondo para Recuperación de Infraestructura Operativa (FRIO), que está destinado a obras para la mejora del servicio.

Con esa investigación de las cuentas públicas se elaboró un proyecto de resolución del Enresp al que accedió El Tribuno. En el documento se advierte una diferencia de casi $43 millones entre lo que la prestataria de agua potable y cloacas rindió como inversión del Fondo de Recuperación durante todo el 2018 y de lo que el organismo regulador comprobó que fue usado legalmente, de acuerdo a la normativa con la que se creó ese cargo hace dos años.

En la auditoría, que hasta el momento es de circulación interna, incluso se objetan obras realizadas por empresas de Matías Huergo, quien es investigado por la Justicia Federal, y posiblemente pronto por la provincial también, por delitos tributarios y fraude al Estado. En esa causa, por cierto, están incluidas las contrataciones realizadas por Aguas del Norte, con escuchas que comprometen a administradores de la empresa, que en la revisión del Enresp se cuestionan porque se habrían encuadrado de manera irregular en el FRIO (ver nota vinculada).

La legalidad del fondo de inversión también está cuestionada por cómo fue creado y porque se trataría de una doble imposición tarifaria hacia los vecinos. Ese planteo será presentado por dos instituciones no gubernamentales salteñas ante la Justicia mediante una acción de amparo colectiva.

En 2018, Aguas del Norte rindió gastos por poco más de $172 millones bajo el fondo, pero el Ente admitió solo el 75% de esas inversiones de la prestadora. Los $43 millones que quedaron fuera del encuadre legal se desconocieron por 13 razones distintas. Por ejemplo, en los detalles de rendiciones se incluyeron compras de "actualización tecnológica", que no estaban previstas en el presupuesto del Fondo. Se sumaron, además, obras realizadas en 2017. También compras corrientes que no corresponden a los objetivos del fondo, como ropa de trabajo para los trabajadores de Aguas del Norte. Se mencionan tareas realizadas en áreas donde la empresa no tiene cobertura (como algunas barriadas colindantes a la ruta 21 y en Misión Guaraní Tenta Puau, entre otros). No se reconocieron cambios de equipos de bombeo que en teoría no tenían más de un año de uso. Y la mayor parte de los recursos rendidos y no reconocidos son ejecuciones de obras por $35 millones que no cumplen con los requisitos para la finalidad por lo que fue creado el impuesto recaudatorio, entre ellas las encargadas a Huergo.

Subsidio del vecino

La creación del impuesto para los usuarios de la Compañía Salteña de Agua y Saneamiento (Cosaysa) o Aguas del Norte, como se la conoce, fue definido tras la audiencia pública que se realizó en enero de 2017, en la que se trató uno de los tantos incrementos en el servicio del agua y se adosó esa iniciativa propuesta por la empresa. Meses después, el nuevo cargo empezó a aparecer en las boletas de la firma estatal, que en la mayoría de los casos va adjunta al resumen de Edesa, bajo el ítem "Fondo de Inversión Operativa".

El monto que deben pagar los usuarios para alimentar el fondo se calcula sobre un porcentaje de la facturación de la boleta. Inició con un 3% y se va aumentando gradualmente hasta llegar al 15%. El porcentaje de imposición actual ronda el 10%.

Entre lo requisitos del fondo se estableció que el plan de inversiones que se diagrame con lo recaudado debe ser aprobado y luego auditado por el Ente Regulador de los Servicios Públicos.

Cosaysa debe informar al Ente también sobre los montos facturados y cobrados por el cargo de infraestructura obtenidos en forma mensual.

¿Sobreejecución?

De acuerdo a las planillas que figuran en el proyecto de resolución del Enresp, durante 2018 Aguas del Norte recaudó $134 millones por el Fondo para Recuperación de Infraestructura Operativa. El monto supera los $114 millones que se habían presupuestado para el plan de obras establecidos para el año pasado con recursos del fondo y es menor a $172 millones que la empresa rindió como gastos para el mismo período.
La diferencia hace suponer que se existió una sobreejecución de lo planeado, casi del 52% más, pero en la auditoría se aclara que “respecto al plan previsto inicialmente, el grado de cumplimiento es muy bajo, ya que hay subrubros que tenían previstas inversiones y no se rindieron gastos correspondientes”. Esos rubros son grupos generadores, área técnica, colectoras máximas, obras varias de cloacas y refacción de oficinas.
Asimismo, el informe del Enresp marca que entre lo que se proyectó para 2018 y lo que terminó gastando bajo el fondo si bien existe un diferencia de $58 millones de más, que se podría justificar por la inflación registrada en ese año, en varios ítems la inversión fue menor a la que se preveía. Eso pasó con el equipamiento que se iba comprar con un presupuesto de más de $8 millones, pero solo se invirtieron $538.737. En proyectos de obra estaban previstos $3.500.000 y se invirtieron $711.930.

Acción colectiva

El Fondo para Recuperación de Infraestructura tiene dos aristas cuestionables según la asociación civil Usuarios y Consumidores Unidos (UCU) y el Foro de Observación de la Calidad Institucional de Salta (Focis) desde donde preparan un pedido de amparo colectivo en contra de esa tributación de Aguas del Norte.
La primera crítica es por la forma en la que fue impuesto el cargo, mediante una resolución del Ente Regulador. Afirman que ese organismo no tendría la potestad legal para crear una nueva categoría de cobro.
También cuestionan que el fondo sería un doble imposición sobre un ítem que ya pagan los vecinos, que es el de la inversión en obras. 
“La tarifa ya comprende no solo el monto por el uso del servicio sino también obras y desarrollos, por lo que consideramos que tal cargo que figura en las facturas como fondo de inversión operativa resulta ilegítimo, por trasladar a los usuarios riesgos que son exclusivamente empresariales”, explicó para esta nota la abogada de UCU, Emilia Calmejane.
Aclaró que también solicitaron información a Aguas del Norte para conocer con exactitud a dónde van a parar los recursos que se obtienen mediante el fondo.

Respuesta oficial

El titular de Aguas del Norte, Lucio Paz Posse, se encuentra de licencia por la campaña electoral que encara para las elecciones provinciales por lo que la consultas sobre el informe del Ente Regulador fueron derivadas a Juan Bazán, quien es gerente de Servicios de la empresa de agua y responsable de las rendiciones del cuestionado fondo de inversión operativa.
Explicó a este diario que ya tienen la resolución del Ente y se encuentran dentro de los 10 días de plazos legales para presentar un recurso de reconsideración de las objeciones del documento.
Bazán dijo que la próxima semana se reunirá con funcionarios del Enresp para conocer los criterios por los cuales se desconocieron rendiciones.
“Todas las rendiciones que hemos hecho están encuadradas de acuerdo a lo que establece la resolución, pero tal vez podamos haber cometido algún error y queremos saberlo”, explicó el administrador.
“Seguro que tenemos que conciliar las cuentas”, dijo y señaló que desde que se creó el fondo hasta junio de 2019 se rindieron $63 millones más de los recaudado bajo ese programa. “Hemos ido haciendo obras que consideramos que eran necesarias y no nos ajustamos tanto a la previsión presupuestaria sino más que todo a la necesidad de los usuarios”.    
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...