“Parte de los fondos que Nación le retiene a Salta estaban destinados al aguinaldo y pago de deuda”

Con la partida de Emiliano Estrada para ser candidato a vicegobernador, el gobernador Juan Manuel Urtubey convocó a un viejo conocido del Gabinete, con rodaje en distintos puestos y hombre de confianza para el último tramo de su gestión al frente del Ministerio de Economía. Javier Montero se hizo cargo de una cartera delicada y, sobre todo en los tiempos que corren, complicada. “El gobernador me pidió que la Provincia siga en marcha, como tiene que ser. Que se garanticen el pago de sueldos, los servicios y las obras públicas”, explicó Montero en diálogo con El Tribuno. 

Pero la tarea no parece tan sencilla en el contexto de un país con una economía volátil en el que un día el dólar cuesta 42 pesos y al día siguiente 63. O donde el Gobierno defaultea deuda en pesos y echa por tierra con una de las herramientas más seguras para invertir. Esta medida dejó cautivos fondos, por alrededor de 1.450 millones de pesos, que Salta ahorraba para los pagos del aguinaldo y de vencimientos de deuda en enero.

No obstante, el Gobierno lanzó el Plan Alimentario Salteño (PAS) en el que el Ministerio de Economía participa con planes de alivio y bonos fiscales para pymes y ciudadanos.

Además, enfrenta la tarea de elaborar un presupuesto para un gobierno que, gane quien gane, no será de continuidad. 

El Gobierno puso en marcha el PAS en el que su ministerio participa con 100 de los 351 millones de pesos que se invertirán. ¿En qué consiste el rol de su cartera?

El PAS es un plan que surge de una idea macro del gobernador y que forma parte de su visión a nivel nacional. Argentina no la está pasando bien en términos económicos pero, más allá de eso, este año el impacto de muchas medidas y del resultado electoral, más anuncios fallidos y todo lo que pasó en los últimos 40 días, empezando por la devaluación, ha tenido un impacto en el poder adquisitivo de la gente. 

Hay detracciones de consumo en productos como leche y harina. Este plan lo que busca es permitir y facilitar a las familias que no están llegando a fin de mes que tengan un alivio. También tiene que ver con una continuación de las políticas de Estado del gobernador Urtubey de ayudar a los sectores más vulnerables.

Este plan también tiene una faceta impositiva y fiscal que es incentivar a los productores salteños que ofrecen alimentos, que forman parte de la canasta básica a que se sumen y que los productos que fabrican y se distribuyen en toda la provincia puedan participar y nos puedan acompañar. Pero también entendiendo que este sector tampoco la está pasando bien. No solo las familias están atravesando una situación dura sino también a nivel pymes están muy mal, con costos fiscal y de salarios muy altos; hoy el empresario pyme está en una situación en la que básicamente todos los meses tiene que optar entre pagar los sueldos o a los proveedores.

Entonces la idea es invitar a que el empresario participe y poder devolverles la ayuda que va a prestar a través de un bono fiscal, que es la posibilidad que nos da el decreto de necesidad y urgencia de que parte de lo que pierda el empresario por participar poniendo productos a disposición y bajando los precios, lo recupere. Porque al bajar los precios alguien tiene que asumir ese costo y, entonces, la idea es acompañar al empresario con ese costo fiscal, obviamente con fondos provinciales porque esto es un bono provincial, a diferencia de la medida nacional de reducción de IVA y Ganancias, donde gran parte de esa reducción la asumen las provincias. Este es un plan muy potente que seguramente va a tener un gran impacto en la gente para que puedan remediar, aunque sea en parte, el gran problema que acarrean. Ya hemos tenido contacto con muchas pymes locales y el plan ha caído muy bien.

Además ofrecen un plan de alivio fiscal. ¿En qué consiste?

Sí, de hecho se acaba de firmar el decreto de alivio fiscal de aplicación masiva para toda la provincia. 

El punto principal es permitir el pago de deudas en cuotas, lo que puede traer alivio a las pymes que no pudieron aprovechar las moratorias. Además, tiene otros puntos como suspender las percepciones bancarias que todas las pymes sufren cada vez que tienen que hacer depósitos, lo mismo que las escalas de riesgo de Rentas, que determinan esas percepciones, suspender ejecuciones fiscales y juicios. Son todos temas que generan malestar en el empresario pyme que hoy tiene la cabeza puesta en sostenerse. Creemos que es una buena noticia para el sector.

Por un lado están destinando más recursos para la implementación del PAS y por el otro están cubriendo los costos de los fondos que Nación dejó de mandar. ¿Cómo están proyectando la recaudación hasta fin de año?

Hay proyecciones, obviamente que las originales de principios de año han ido cambiando, pero uno podría decir en términos generales que lo que se proyectó en aquel momento, donde ya vivíamos en un país con inflación, con ciertas incertidumbres económicas y financieras, se está cumpliendo. Hoy el tema vinculado con proyectar es casi un día a día. Todos los días hay una nueva eventualidad a nivel nacional y nosotros también dependemos de esas eventualidades y los anuncios que hace Nación.

Ahora el Gobierno mandó al Congreso el proyecto de reperfilamiento de deuda y, si se aprueba, también tendrá su impacto, con lo cual las proyecciones hay que recalcularlas cada dos días, porque por un lado hay coparticipación de IVA o Ganancias que no va a venir, por otro lado la Provincia acordó un incremento salarial en función de los indicadores oficiales de la inflación y eso también tiene su impacto. Y nuestro rol en todo esto es que la Provincia siga equilibrada, cubriendo sus obligaciones principales que son el pago de los salarios, a los proveedores, lo que está vinculado a la obra pública, en definitiva, lo que hace a la esencia de un Estado prestador de servicios y que satisface necesidades básicas. Eso siempre se va a garantizar.

En el reperfilamiento que menciona la Provincia tiene fondos comprometidos... 

Así es, y se nos han diferido fondos que la Provincia tenía depositados para preservar el valor de la moneda y estamos también cautivos de esta situación.

¿Y qué impacto tiene eso?  

Todo tiene impacto. Básicamente esos fondos, por decisión del ministro anterior, se colocaron en el mercado con la idea de que ante los mínimos excedentes que se producen y en términos financieros que permiten tomar algún curso de acción para el futuro, se puedan preservar fondos para el aguinaldo. Además la Provincia tiene colocaciones de bonos en el mercado internacional cuyos vencimientos se pagan en dólares, entonces parte de las previsiones era para poder ir ahorrando y asegurando los fondos que vamos a necesitar para el 7 de enero, que es la fecha del vencimiento y no solo tenerlo depositado sino tenerlo depositado en la misma moneda. Pero pasó lo que pasó y hoy estamos tramitando en el Gobierno nacional que las provincias tienen que quedar afuera de esa decisión política que se tomó en medio de un contexto crítico.

Entonces, ¿por el reperfilamiento de deuda del Gobierno nacional, Salta tiene afectados fondos que estaban previstos para el pago de aguinaldo y de vencimiento de deuda?

En parte. Parte de los fondos que Nación retiene estaban destinados al aguinaldo y al pago de deuda. No es la totalidad del aguinaldo ni de la cuota en dólares que hay que pagar del Fondo de Reparación Histórica, es una parte. Pero los fondos siguen estando ahí, solo que no están disponibles. Además, a diferencia del dinero que Salta no va a recibir por IVA, Ganancias o Coparticipación, que son pérdidas literales para todas las provincias, con el reperfilamiento es simplemente una postergación de los vencimientos. No hubo quita sino que se corre la fecha de cobro. De todas maneras nosotros estamos gestionando ante Nación que esos fondos sean entregados a la Provincia en el plazo de su vencimiento.

¿Cómo preparan el Presupuesto del 2020 teniendo en cuenta que será la segunda vez en 25 años que se haga para un gobierno distinto?

Es muy particular. Es cierto que se trata de solo dos transiciones en 25 años. Se trata de una transición importante porque a este presupuesto lo va a administrar el gobernador electo con su equipo y la línea del gobernador es trabajar en esa transición una vez que haya un ganador de las elecciones para que formen parte en el contenido y puedan aportar ideas. 

Todavía nuestros equipos técnicos están analizando las pautas principales del proyecto de Presupuesto nacional, pero sabemos que hay indicadores que son importantes como un dólar a 67 pesos para comienzos de año y a 75 a fin de año. Además el proyecto tiene previsto un crecimiento muy bajo, del 1%, ya habiendo ajustado la premisa de decrecimiento para este año. Hay cosas puntuales que ya han manifestado algunos funcionarios y que tienen que ver con la obra pública, que las iremos confirmando a medida que se avance con el estudio de las planillas, pero creo que es muy probable que haya un recorte de la obra pública el año que viene para todas las provincias. 

La realidad también es que en medio de todo esto hay un proceso electoral, que en la Argentina es muy fuerte.

Y si se confirma un cambio de signo del Gobierno será aún más difícil definir el Presupuesto...

Sí, si hay un cambio de signo político sin dudas va a tener un impacto, más allá del político, en términos económicos. Eso también hace que uno espere a que haya más definiciones políticas tanto a nivel nacional como provincial para poder ir cerrando. Serán dos meses muy intensos y de mucha actividad que serán muy importantes para todos los sectores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...