Premiaron a dos salteñas que luchan por el ambiente y la igualdad de género

Reconocer, apoyar y visibilizar a mujeres de todo el país que desarrollan proyectos que mejoran la vida de las personas de sus comunidades, contribuyendo a conformar una sociedad más justa y equitativa, son los objetivos que lleva adelante la Fundación Avon con la entrega de premios y fondos para seguir adelante. Hace dos semanas, dos salteñas estuvieron entre las 5 premiadas a nivel nacional y que recibieron las distinciones de manos del presidente y director ejecutivo de Avon, Jan Zijderveld. 

El premio Mujeres Solidarias de la Fundación Avon es una asignación económica de $200.000 para la ejecución o continuación de sus proyectos.

Entre las salteñas que alcanzó este proyecto estuvo Beatriz Corral, presidente de la Fundación Del Alto, que realiza trabajo solidario en la localidad de La Unión, en Rivadavia Banda Sur. Esta fundación es una organización que busca generar conciencia de sostenibilidad ambiental e intensificar los procesos de desarrollo local para hacer frente a la crisis ambiental planetaria.

En 1998, esta mujer llegó a Rivadavia Banda Sur como voluntaria para asistir a las familias afectadas por las inundaciones. Desde aquel momento, el interés por buscar una mejor calidad de vida de los habitantes de esa región de la provincia, la llevó a buscar medios de sustento para que los que viven allí no tengan ganas de irse. 

A través del proyecto La Teuquita Eco-lana, propone desarrollar capacidades técnicas y organizativas de las mujeres de su comunidad, para el aprovechamiento y la producción de lana ecológica ovina con agregado de valor en origen. Mediante talleres de transferencia sobre saberes ancestrales sustentables, su proyecto propicia la apertura de un nuevo sector productivo en favor de la economía de mujeres de comunidades vulnerables del chaco salteño. La lana producida es la materia prima para el sector de bioconstrucción.

En la actualidad la lana que se esquila de las ovejas se quema, generando, además de pérdidas, daños al medio ambiente. El objetivo del proyecto es que esta lana se use en la agricultura, para la fabricación de fieltro y para la construcción. 

Este trabajo será un medio de sustento para las mujeres de la zona, que están a cargo del cuidado de los animales desde tiempos ancestrales. 

“Es importante contar con el apoyo de otras organizaciones, que abren una puerta al futuro”, agregó Beatriz Corral. 

Mirtha Sisnero libró una batalla contra el sistema de transporte. Javier Corbalán

En diálogo con El Tribuno, la mujer destacó que la nominación surge luego de una convocatoria que hace la Fundación Avon. “Hace 12 años que llaman a presentar propuestas sociales. Presento todos los años y en esta ocasión les gustó la idea”, contó Corral, quien recordó que primero se nominó a 10 proyectos en el país y quedaron solo 5, de los cuales 2 son de salteñas. 

“La idea no es mía sino de las mujeres ancianas de La Unión. Ellas me trasmitieron la idea de hacer algo con las lanas, porque las mujeres jóvenes de la comunidad no saben qué hacer con ella”, afirmó. 

Con esta propuesta, Beatriz Corral envió una muestra de la lana al Ministerio de Producción de la Nación, donde le confirmaron que esta materia prima serviría para reemplazar el aislante industrial en la construcción. Ahora, el grupo de mujeres ya trabaja en la selección de las ancianas que darán los cursos, mientras ya tienen planteados los tres puntos en los que se destinarán los 200 mil pesos ganados. 

Lo primero será acondicionar un lugar de acopio, luego se brindarán las capacitaciones desde el centro de jubilados de La Unión y en tercer lugar buscarán adquirir los materiales básicos para el hilado. 

Género

La segunda salteña premiada fue Mirtha Sisnero. Gracias a su insistente reclamo, que llegó a la Corte Suprema, en la actualidad hay 280 mujeres conductoras de colectivos en el sistema de transporte público, espacio que era sólo ocupado por hombres. A ella le tomó 10 años poder trabajar en una empresa.

Su proyecto brinda capacitación en perspectiva de Género y Derechos Humanos a las mujeres trabajadoras recientemente incorporadas a Saeta, entidad que tiene a su cargo el transporte de pasajeros del área metropolitana de Salta.

Recordando su historia, Mirtha evoca las veces que le dijeron: “Espera que cuando haya un puesto te llamamos. Pero después de varios años nada pasó, hasta que llegué al diario El Tribuno”. “Acá las mujeres están atrasadas en el tiempo, cuesta mucho obtener un empleo. Un empresario salteño sabía decir que las mujeres están para cocinar y tener las manos suaves. Lo dijo públicamente”, rememoró.

“Las mujeres acá son las que más sufren. Hace falta más, más capacitación incluso entre compañeros para evitar las diferencias y ayudar a la aceptación de la mujer como conductora de colectivos”, expresó. 

La mujer dijo que la idea es capacitar a las chicas que ya están conduciendo y a las aspirantes. Se haría por medio de la fundación “Entre mujeres” y durante ocho meses. 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...