Muertes, emergencia y  esperanzas para los wichis

Reina un luto tácito en la provincia. La muerte apunta con sus flechas infalibles al Chaco salteño donde los wichis ya no soportan el hambre y el olvido. Pero no es de hoy el drama de las comunidades. Hoy solo se corrió el velo, se sacó la mano que asfixiaba la boca, y por eso ahora la verdad cuenta sus miserias. La indiferencia por el hambre y el abandono sistemático revelan por fin el silenciamiento y la invisibilización histórica del Estado a la realidad de los pueblos originarios. Quizás ahora sí la muerte (tan negra, tan triste) encuentre un modo de servir para cambiar lo que duele tanto.

El deceso de una mujer wichi ayer, precedida por la muerte de seis niños signados por la desnutrición, todos en menos de un mes, llama a pensar si es la primera vez que ocurre semejante tragedia social y sanitaria, o es la primera vez que esta realidad, políticamente incorrecta, se deja salir a la luz. Porque, en honor a la verdad, tal como es la desnutrición entre los wichis así es de crónico el hacinamiento que los condena.

A esta bomba se le acabó la mecha en las manos de un gobierno nuevo que, dando muestras de buenas intenciones, ha declarado la emergencia sociosanitaria y ha tomado algunas medidas para paliar la contingencia y otras para ir más a fondo con el drama de los habitantes del chaco salteño. Si no resulta imposible una transformación de su realidad, sabemos que al menos será muy difícil en términos de entendimiento, y muy costosa en cuestión de infraestructura. El futuro contará la historia de los resultados.

La emergencia para los departamentos Orán, San Martín y Rivadavia tendrá una vigencia de 180 días y apunta a coordinar las acciones necesarias para dar solución a la crítica situación, estando facultado el Ejecutivo a disponer de refuerzos presupuestarios. El anuncio fue realizado por el gobernador Gustavo Sáenz en el encuentro de la Mesa Multisectorial, el lunes. "Vamos a dirigir nuestros mayores esfuerzos para asistir de manera inmediata a los sectores más vulnerables con medidas y acciones prioritarias", enfatizó.

Sáenz se refirió a la importancia de visibilizar los problemas estructurales de Salta: "No me da vergenza mostrar la realidad, me entristece y duele esta situación. Hay un norte profundo que duele y golpea, tenemos mucha gente sufriendo sin agua, sin servicios de salud en condiciones".

Señaló la necesidad de diálogo con las comunidades: "Debemos trabajar de forma conjunta para terminar con esta histórica deuda".

"Terminar" con la deuda histórica con los originarios del Chaco salteño quizás sea el más ambicioso de los planes de Sáenz. Y ojalá lo logre por la memoria de todos los niños muertos de hambre en la última década y por las mujeres que sobrevivieron al hambre para criar a decenas de hijos que las dejaron piel y huesos. Ojalá lo logre para que no haya muerto en vano ayer Mariela Rivera, de 36 años, quien pereció dando a luz su decimosegundo hijo. Dejó a nueve huérfanos en el paraje Santa María, en Santa Victoria Este, porque le tocó ver morir a dos hijos. Rogamos que Sáenz lo logre para que las breves vidas de Lucas Darío Basualdo, Pablo Herrera, Noelia Sánchez, Luis Alberto Álvarez, el niño wichi de Misión El Quebrachal que murió en su cama, y el bebé de El Tráfico, que murió en la ambulancia que lo trasladaba y se rompió camino a Embarcación, sean semillas que no se pudran en el olvido, sino que germinen en esperanzas de una mejor vida para las generaciones futuras de los indígenas del chaco salteño.

Reclamo en Los Blancos

Los pobladores de Los Blancos, una localidad distante a 35 kilómetros de Morillo en el departamento Rivadavia, tomaron el centro de salud ayer por falta de suministro de agua, de medicamentos, de ambulancia y de médicos. Exigen que las autoridades del Ministerio de Salud lleguen hasta el lugar para constatar la realidad y acercar las soluciones necesarias.

María Torres es vecina y concejal de Los Blancos y, en diálogo con El Tribuno, dijo: "Esta localidad tiene 2.500 habitantes sin contar a los vecinos de las comunidades aledañas. Estamos reclamando que se tengan en cuenta los pedidos que hacemos desde hace años, una ambulancia es prioritaria para el centro de salud y también un generador eléctrico, medicamentos y médicos. Vinieron desde Morillo que es nuestro hospital base, que queda a 35 km y nos trajeron cosas que se van a acabar mañana. Nosotros necesitamos un hospital propio y esperamos a las autoridades del Ministerio de Salud para que vean la realidad. Hasta ahora son puros parches los que recibimos y cuando nos dan una ambulancia, la mandan a Morillo, por ejemplo, y estamos cansados de esta situación".

El periodista de la zona Luis Ibarra dijo: "El centro médico sale a pedir lavandina para hacer la limpieza, no tienen ni un ventilador con temperaturas por encima de los 40 grados y si quieren agua, deben acarrearla desde alguna cisterna".

El diputado por Rivadavia, Ramón Villa, volvió a insistir en equipar a las instituciones sanitarias del departamento en donde no hay un solo pediatra en 25 mil kilómetros cuadrados. El niño fallecido camino a Embarcación había sido atendido en Los Blancos. En Morillo a veces quedan con una sola ambulancia. Esta es, según Villa, la que enviaron para trasladar a esta criatura para ser atendida en el hospital de Embarcación (el más cercano). Pero en Hickman, en el límite entre Rivadavia y San Martín, la ambulancia se rompió y el nene falleció. "Cuando llegaron a Los Blancos, en la salita no había insumos para rehidratarlo", contó Villa. "Es una zona en donde desde hace años reclamo un área operativa", dijo el legislador.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...