Cavan más tumbas y cunde la impotencia en Cerrillos

Pelearles parcelas a los muertos por COVID en un nuevo cementerio de Cerrillos parece ser el destino de los vulnerables, de los vecinos que hoy se hallan en total desprotección frente a la indiferencia de los funcionarios, frente a la falta de planificación urbana histórica, y de respeto por los vivos y también por los muertos.

A cinco cuadras de la plaza principal del pueblo, entre los humildes barrios San José y Evita donde muchos se asentaron hace años ya en terrenos fiscales, casi sobre los cerros, la intendente Yolanda Vega decidió instalar lo que denominan una "ampliación" del colapsado cementerio que comenzó a poblarse de nichos y tumbas hacia finales del 1800.

Merced a un proyecto de expropiación de un terreno perteneciente a la sucesión de la familia Velarde, que presentó en 2007 el ya extinto senador Alfredo "Pucho" Jorge, la Municipalidad se hizo de este predio ubicado a metros del hospital y del cementerio viejo. Allí construyeron la sala velatoria municipal, en pleno barrio San José, y es a continuación de este edificio que han inaugurado ya con siete muertos por COVID el nuevo cementerio muy improvisado y precario donde, como en 1800, los sepultureros cavan las tumbas a pala y pico.

 

Aparentemente no hay estudios de impacto ambiental, sanitario, social ni de factibilidad del terreno, ya que se trata de una zona muy baja que siempre se inundó y fue rellenada con escombros y basura en la gestión del recientemente fallecido exintendente Rubén Corimayo. Muchos creyeron o más bien soñaron que en ese predio construirían viviendas para saldar centavos de la deuda de techos que hay con las familias cerrillanas. Pero no. Los habitantes del lugar ahora son vecinos de todas las almas sin perspectivas de conseguir un mejor lugar entre los vivos. Conviven con los fantasmas y se hermanan con ellos porque, después de todo, existen y nadie los ve; gritan su indignación y nadie los oye.

El concejal cerrillano del Frente de Todos, Pedro Torres, dijo: "A mí me parece pésimo que los legisladores permitan esto. Los cajones están apareciendo, han dejado una lona para que los vecinos no vean. Lamentablemente, como siempre en esta comuna, salió el pedido de informe en agosto y nadie contestó. La intendenta Vega tendría que haber buscado dos hectáreas alejadas del pueblo para hacer un cementerio. Nosotros desde el Concejo hemos hecho muchos proyectos pero a nada le dan curso porque la intendenta declaró al municipio en emergencia económica por la pandemia y a pesar de los fondos que sabemos que recibe, nunca hay plata para nada".

Agregó: "Hace tres años que el cementerio está colapsado, es un desastre adentro, sin mantenimiento. El hospital que está cerquita, también es un desastre, no se invirtió un peso".

"Entendemos que no se pidió autorización a organismos provinciales competentes para instalar un cementerio para muertos por COVID en medio del pueblo, a 5 cuadras de la plaza. Además, los hacen cavar las fosas a los empleados con pala, no hay máquinas", dijo.

Desde Obras Públicas de la comuna, el ingeniero Infante dijo a medios locales: "Hemos tomado todos los recaudos con la obra, hemos cercado porque hay vecinos cerca. Cavar tumbas en un lugar más alejado de la gente no se puede porque al final del predio hay un canal que inunda todo".

Sobre las quejas de los vecinos, dijo: "No corren ningún riesgo porque se inhuma con protocolos. El plan es hacer 100 nichos e ir cerrando el predio".

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...