Piden la captura del presunto femicida de una menor de Salvador Mazza

La Justicia salteña pidió la captura nacional e internacional del presunto femicida de una chica de solo 15 años, crimen perpetrado en la localidad de Salvador Mazza.
Se trata de Hugo Serrano, apodado “Brasil” y con posible residencia en la ciudad de Yacuiba, Bolivia. 
El joven de unos 26 años está sospechado de ser el asesino de María Elizabeth Flores. 
El brutal femicidio se produjo el último fin de semana en una hora y fecha que quedó estimada en los resultados forenses llevados a cabo a pedido del fiscal Pablo Cabot.
El apodado “Brasil” es un joven que vino huyendo, según se dice en la frontera, desde Bolivia y se refugiaba en un domicilio alquilado en Salvador Mazza.
El juez de Garantías 2 de Tartagal hizo lugar al pedido del fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Tartagal, Pablo Cabot, y ordenó la detención y captura nacional e internacional de Serrano, quien tiene 25 o 26 años y posible residencia en la ciudad de Yacuiba. Serrano habría asesinado a María Liz Elizabeth Flores, de 15 años.
De acuerdo a la descripción dada por testigos, Serrano tendría una estatura de 1,60 metro, es de contextura física delgada, presenta una cicatriz en el rostro, al lado izquierdo de la frente y otra en el sector derecho de la ceja, de extensión considerable y que abarca desde la oreja derecha hasta antes la mejilla, cerca del labio.
Tiene cabello corto, tipo corte militar.

En el pedido elevado por Cabot se incluyeron todos los datos disponibles sobre Serrano (descripción física, edad aproximada, descripción del rostro, posible lugar de nacimiento y residencia) y se adjuntaron fotografías, con la aclaración de que al tratarse de una persona que no es de nacionalidad argentina no se puede corroborar fehacientemente que su nombre sea el correcto. En cambio se aclaró que se trata de la identidad posible, proporcionada por testigos y la que figura en la cuenta de Facebook encontrada.

La descripción de Serrano delata a un hombre delgado, de una estatura de 1,60m  y que presenta cicatrices enormes en su rostro: una cicatriz del lado izquierdo de la frente y otra, en el sector derecho de la ceja, de extensión considerable y que abarca desde la oreja derecha por la mejilla hasta antes del labio. 
 


La joven había salido de su hogar el domingo último y su familia desconocía su paradero. 
Su cuerpo fue encontrado el mediodía del lunes, boca abajo y parcialmente cubierta de agua, sobre un canal de desagüe cercano al barrio Justo Juez. Presentaba un orificio en el rostro producido por un disparo con arma de fuego. El cuerpo de la adolescente fue trasladado a un hospital del norte de la provincia donde se realizaron los estudios de rigor.
Concluidas las pericias pertinentes el fiscal Cabot ordenó la entrega del cuerpo a la familia para su inhumación, con la indicación de cumplimiento de todas las directivas que impartiera el COE al respecto y conforme los protocolos, dada la detección del virus de la COVID-19, a través del hisopado realizado antes de la autopsia.
El COE dispuso en primer término que ingresara el vehículo con el cuerpo al cementerio y que dentro de la necrópolis y una vez sellado el féretro podrían pasar cuatro familiares para despedirse. Ante la negativa de la familia, y el compromiso de mantener el cajón cerrado y sellado, se dispuso que se realizara un velorio en el domicilio hasta las 8 de ayer.
El crimen levantó una ola de protestas y pedidos por justicia conmocionantes. 

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...