Por la violencia, piden más policías en el Materno Infantil

Momentos de extrema tensión y temor se vivieron en el hospital público Materno Infantil. Un hombre de 28 años irrumpió ayer a las 00.05 a punta de cuchillo y bajo amenazas exigió que atendieran a su hija. El causante fue detenido. Se le secuestró el arma blanca y recuperó la libertad ayer por la mañana. Autoridades buscarán ahora que haya más policías.

  El hombre que protagonizó el hecho. CAPTURA DE VIDEO 

El hecho fue filmado por un testigo. En las imágenes se observa como el hombre, quien viste una remera, una bermuda oscuras y zapatillas blancas, exclama desde un pasillo: "Atendela a mi nena, atendela ahora", mientras esgrime un cuchillo tipo sierrita en su mano derecha con el cual hace distintos movimientos amenazantes en el aire y en dirección a un vigilador privado que se había interpuesto en una puerta cercana.

Del otro lado de la puerta, empleados contemplaban la escena con miedo. Una mujer explica: "Por acá ya pasó. La pusimos con prioridad a la nena", tras lo cual lo llaman. "Señor pase", le dicen. Pero lejos de calmarse, el hombre continúa con sus amenazas. "­Dejala a mi nena!", vuelve a exclamar, tras lo cual se pasa el cuchillo alrededor del cuello a modo de amenaza al vigilador y luego coloca el arma blanca sobre su antebrazo izquierdo simulando autoflagelarse. "Dejala, dejala", vuelve a pronunciar. Luego arroja el cuchillo en dirección a los pies del vigilador y extrae otro de entre su ropa.

"Ahí está el policía, pero está solo. Que llame al 911", se escucha decir a una empleada.

El protagonista de las amenazas con arma blanca fue detenido. Se secuestró el cuchillo y ya recuperó la libertad

El gerente del hospital público Materno Infantil, Federico Mangione, dijo que "se trataba de una niña que tuvo un traumatismo encéfalo craneano producto de un accidente a las seis de la tarde, pero dejaron pasar el tiempo y recién a la medianoche fue trasladada a la guardia por sus familiares porque comenzaron a ver que tenía vómitos, pérdida de conciencia y mareos. Se la atendió rapidísimo porque estaba registrada como código rojo. Fue asistida en el shockroom como corresponde".

Agregó que el hombre involucrado se encontraba alterado, aparentemente bajo los efectos de bebidas alcohólicas. "El problema es que este tipo de situaciones se repite con más frecuencia. Por este motivo mañana (por hoy) tendré una reunión con el ministro de Seguridad que amablemente me cedió la audiencia. Me encantaría poner policías por todos lados, pero sabemos que la parte presupuestaria no da. Este punto y la disponibilidad serán temas a tratar", aseguró Mangione.

El gerente explicó que el pedido será reforzar la presencia policial en las garitas de las dos guardias y la seguridad en el perímetro del hospital. "Tenemos la garita de pediatría y la de ginecología-obstetricia adultos. Hay un policía solamente en pediatría porque en ginecología no hay", puntualizó.

"Yo también me pongo en lugar de la familia, pero no podemos llegar a este punto porque puede ocurrir una desgracia. En esta reunión yo creo que vamos a llegar a un acuerdo".

El centro asistencial cuenta con seguridad interna privada. "La estamos pagando pero no puede intervenir en estos casos y, aparte, no quiero que lo hagan porque podría derivar en una lesión más grave. La realidad es que están muy expuestos nuestros profesionales por todo lo que está pasando. Estamos trabajando bajo mucha presión. Es lo que se está viviendo. Busco mayor seguridad para el personal del hospital y los pacientes también", señaló.

"Voy a cumplir la cuarta semana de gestión y voy viendo tres problemas de inseguridad. La semana pasada familiares se agarraron a las trompadas delante de una médica que estaba reanimando al hijo de ellos con paro cardíaco. El problema fue entre dos familias. Como consecuencia la médica de guardia y un personal de transporte resultaron lesionados".

Los problemas de adicciones agudizan los hechos. "Estamos ante un flagelo tremendo: el alcohol y las drogas que cada vez se ve más, incluso en niños", recalcó.

Al ser consultado por las demoras en la atención de la guardia pediátrica, motivo frecuente de reclamo de pacientes, Mangione contestó que "ahora puedo asegurar que han mejorado sustancialmente las esperas: de tres horas pasamos a una hora y media. El problema que también estamos tratando de solucionar es que los centros de salud frenen el envío de pacientes a este hospital para evitar la sobrecarga. Estoy a cargo de centros de salud. Estamos agregando médicos y enfermería. Lleva presupuesto también. Lo que ocurre es que hay profesionales que nos cuesta llevar a los barrios porque hubo casos que apenas se bajaron de los colectivos, les han robado. Por eso estamos trabajando en conjunto con jefes barriales", finalizó.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...