Los materiales se llevan el 72% del  presupuesto para construir una casa

Muy atrás quedaron los tiempos cuando los costos para construir una vivienda se dividían en partes iguales entre materiales y mano de obra. El gasto en albañiles y otros trabajadores especializados ahora solo ocupa un 28% del presupuesto para la edificación y el resto se lo lleva la compra en los corralones, cuyos precios en varios casos están atados al dólar y subieron mucho más que la inflación general.

El Colegio de Arquitectos de Salta (CAS) publicó ayer un informe con los índices de costos para la construcción de una vivienda de 263 metros cuadrados. El relevamiento de los valores se hizo en este mes y arrojó un precio de $43.600 el metro cuadrado edificado.

Como se dio a conocer ayer en este diario, desde el Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Profesiones Afines (Copaipa) hicieron el mismo estudio y determinaron que para levantar una casa básica de dos plantas de 249 metros cuadrados, que utilizan de referencia, se necesitaron $8.863.000 en diciembre pasado ($3 millones o un 54% más que a fines de 2018), es decir $35.598 el m2 de construcción.

Según determinaron los especialistas del CAS, la inversión en materiales representa el 72% del total del costo de construcción de la propiedad modelo de la institución. Lo que más gasto genera es la parte del hormigón armado, que básicamente está compuesta por cemento e hierro, productos que tuvieron una altísima carga inflacionaria en el último año (el hierro subió 102% su valor entre diciembre pasado y el mismo mes de 2018 y el cemento, un 58%).

El hormigón armado tiene una incidencia del 28% en el total del presupuesto de obra. En la vivienda modelo del CAS, ese rubro se lleva casi $2 millones. La compra de las aperturas (puertas y ventanas) ocupa el segundo lugar entre lo más oneroso de la construcción: un 10% del total ($663.000 en el mismo proyecto).

Para el revoque de las paredes hay que prever el 9% del presupuesto de obra ($609.295). Los cerámicos y zócalos ocupan un 6% de los gastos ($402.531); la mampostería y aislaciones, un 6,3% ($427.662).

Para pintar la casa de 263 m2 del Colegio de Arquitectos se necesitan $367.395 en material y mano de obra (un 5,42% del presupuesto). En tanto, la instalación eléctrica para el mismo proyecto cuesta $319.688 (un 4,72% de los costos).

El relevamiento de los arquitectos detalla también el costo de la mano de obra según las distintas especialidades. El oficial especializado cobra $403 por hora de trabajo; el oficial, $344; el medio oficial, $317 y el ayudante $291.

Desesperante

La vivienda con la que el CAS realiza su relevamiento de precios cuesta unos $11 millones construirla. Es una cifra prohibitiva en tiempos en los que no existe el crédito bancario y la inflación hace inviable cualquier proyecto.

Por esa misma razón, las urbanizaciones por parte del Estado están paralizadas. No se llaman a licitaciones para nuevas viviendas sociales, no hay presupuesto para obras públicas y todo está supeditado a la incierta renegociación de la deuda del país.

"Nosotros ya estamos en una situación desesperante. No hay licitaciones de nada. A lo sumo podemos aguantar un mes o dos meses más en este estado de incertidumbre", advirtió a El Tribuno el presidente de la Cámara Salteña de la Construcción, Juan Carlos Segura (hijo).

El dirigente empresarial explicó que la obra que más trabajo da y moviliza su actividad es la edificación de viviendas, que no solo está paralizada en la parte pública sino también en la privada.

Proyectos sin avance

Según especificó el presidente de la Cámara Salteña de la Construcción, la anterior administración de Gobierno provincial dejó sin concretar 2.400 viviendas sociales que estaban proyectadas para los dos últimos años de gestión. El actual ministro de Infraestructura de la Provincial, Sergio Camacho, ahora busca fondos nacionales para realizar esas obras y otras 1.200 casas más.

El panorama es por ahora sombrío ya que en Nación poco y nada se avanzó desde el Ministerio de Vivienda y Hábitat (que está a cargo de María Eugenia Bielsa) por la falta de recursos.

Segura dijo tener la esperanza de que recién en mayo o junio se pueda ver alguna reactivación de la construcción, cuando haya una situación más clara del tema deuda y se cobre la cosecha de soja.
 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...