Pablo Acosta, más cerca del máximo honor en el ajedrez

Un paso más dio el ajedrecista salteño Pablo Ismael Acosta hacia el objetivo de alcanzar el título mayor que otorga la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). 
Con 20 años, consiguió su primera norma para convertirse en gran maestro (GM) al ganar la semana pasada la cuarta edición del Abierto de Montevideo (Uruguay) que puso en juego la prestigiosa Copa Marcel Duchamp 2020. 
Acosta necesita sumar dos normas más para ser GM, la máxima graduación a nivel internacional. En la actualidad tiene el título de maestro internacional (MI), pero su progreso no se detiene, sigue sorprendiendo a nivel internacional y no es descabellado pensar que pueda ser un GM en un futuro no muy lejano. 
Pablo ganó la Copa Marcel Duchamp en forma invicta sumando 7,5 puntos. El campeonato se jugó por sistema suizo en nueve rondas, a un ritmo de 90 minutos más 30 segundos de incremento desde la primera movida. “Estoy muy contento, la verdad que no esperaba este resultado. Participar de un Marcel Duchamp es un privilegio y honor porque es uno de los torneos más fuertes de Latinoamérica”, señaló el ajedrecista salteño, tras su gran triunfo en la capital uruguaya. 
Acosta se destacó en el ajedrez desde sus primeros pasos ganando varios torneos en competiciones infantiles; también se impuso en certámenes panamericanos y fue tres veces campeón nacional en la categoría sub-20. Hace varios años dejó Salta para radicarse en San Luis donde actualmente es instructor de la Escuela de Talentos de la Universidad de La Punta (ULP) y representa a esa provincia en torneos nacionales e internacionales.
El objetivo que persigue Acosta de convertirse en GM no es una tarea sencilla. En la actualidad hay aproximadamente 800.000.000 de jugadores de ajedrez y solo 1.500 han logrado alcanzar el título de GM que representa apenas el 0,.3 por ciento de los jugadores registrados en la FIDE. 
Debido a estas estadísticas, la primer norma que obtuvo Acosta resulta un progreso enorme en su carrera. Ahora necesita sumar otras dos normas para alcanzar la certificación de gran maestro. 
Para llegar a ese honor hay requisitos que se deben cumplir, establecidos por la FIDE. Según el manual de la entidad madre del ajedrez a nivel internacional, una norma se obtiene cuando un jugador disputa al menos nueve rondas en un torneo; dentro de esas nueve rondas o partidas en dos debe enfrentar a jugadores de federaciones distintas.
Los requisitos no concluyen allí. Al menos el 50 por ciento de los oponentes tienen que ser jugadores con títulos y un tercio de los rivales tiene que ser GM. Otro requisito es que la medio de ELO (rating que reciben los jugadores) de los rivales debe ser de 2.380 y el rating performance del jugador que quiere alcanzar la norma tiene que ser de al menos 2.600. Estos cinco criterios son los más importantes que debes cumplir para alcanzar una norma GM. 
En Montevideo, Pablo Acosta cumplió con esos criterios y alcanzó su primera norma. El salteño sumó su primer punto venciendo al brasileño Serafim Junior Arnor; sumó otro punto derrotando a la argentina Milagros Tatiana Brizzi. En la tercera venció al GM paraguayo Neuris Delgado Ramírez y estiró su racha de triunfos frente al GM uruguayo Andrés Rodríguez Vila. 
En la ronda 5 le ganó al argentino Leonardo Tristán (MI), mientras que en la sexta y séptima hizo tablas con el MI paraguayo Guillermo Vázquez y el GM mexicano Gilberto Hernández. En la octava partida venció al GM brasileño Darcy Lima y en la última le ganó al MI argentino Lucas Liascovich.
Así consiguió Acosta su primera norma, venciendo a tres GM, enfrentando a rivales de diferentes federaciones y finalizando el torneo con un rating performance de 2.659. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...