Atacaron la vivienda del intendente de Santa Victoria Este

Una jornada convulsionada fue la que se vivió ayer en Santa Victoria Este. El intendente de dicho municipio, Rogelio Nerón, denunció un ataque en contra de sus hijos y sobrinos, provocado por un grupo de la zona. Entre las distintas sospechas que hay en torno al suceso, señalan que es un grupo de criollos quienes estuvieron involucrados en el violento ataque. Los hijos del jefe comunal también están inmersos en la historia, según se supo hay dos versiones al respecto: una que los acusa de haber querido robar una moto y lo expresado por su padre, quien señaló que fueron perseguidos por una patota de Santa Victoria.

Enormes adoquines sueltos y amontonados en distintos sectores, vainas servidas y hasta una bala entera que al parecer no llegó a detonarse formaban parte del escenario que irrumpió en la madrugada de ayer en el norte provincial. Antes de las 4, los hijos del intendente Nerón ingresaban a toda velocidad al domicilio, señalando que eran perseguidos por los de "Victoria".

En medio de las corridas, fuentes cercana al lugar consultadas por El Tribuno apuntaron que se escucharon tres detonaciones de arma de fuego. Luego comenzaron a llover las piedras en la casa del jefe comunal. Al escuchar y sentir el impacto de enormes piedras, además de los fogonazos que alteraron la quietud de la noche, casi como estaba el intendente salió de inmediato para ver qué pasaba.

Una de las vainas servidas que encontraron en el lugar.

Se pudo que los hijos del jefe comunal y dos primos salieron a dar una vuelta por el pueblo. Pasaron por una sandwichería y luego se dirigieron al local conocido como "Lo de Gómez". En ese momento, según una alta fuente cercana a la Intendencia, un grupo de hombres pertenecientes a la patota de Victoria empezó a "discriminar a los jóvenes y decirles cosas". No se sabe si los hijos del funcionario respondieron a las agresiones, lo cierto es que cuando emprendían el regreso, cerca de las 3.30, cuatro hombre a bordo de dos motos empezaron a seguirlos.

Corriendo, cruzaron un alambrado que se encuentra donde era el Trichaco, subieron por el terraplén que hay en el lugar, se trata de un camino alternativo que usa la gente y también los vehículos para circular. Desesperados, abrieron el portón y se metieron a la casa donde vive su padre, el intendente de la localidad. "Habían llamado a la Policía y los efectivos llegaron junto con la patota", le dijo la fuente a El Tribuno, y agregó: "Acaso pareciera ser que son afines a los delincuentes, llegaron mezclados con los motociclistas y también una camioneta, una Ford vieja".

Nerón les recriminó a los agentes de la fuerza por no cuidar y velar por la seguridad de sus hijos y sobrinos, más bien se reflejó que actuaron en resguardo de quienes perseguían a los jóvenes. El funcionario norteño no tiene dudas que las agresiones que sufrieron sus hijos y sobrinos son porque "son hijos de un intendente wichi".

La otra versión

Durante la jornada y tras lo ocurrido en Santa Victoria Este las versiones no tardaron en aparecer. Por un lado, fuentes vinculadas a la investigación dijeron que trabajaban para determinar si los jóvenes -hijos y sobrinos de Nerón- habían intentado robar una moto y fueron sorprendidos por un grupo de hombres que decidió perseguirlos. La fuente dijo que dos mujeres fueron las que alertaron al 911 sobre el presunto robo de una motocicleta.

Por otro lado está la versión oficial del mismo intendente, quien aseguró que los chicos fueron blanco de discriminación por parte de criollos. En el lugar, a unos 150 metros de la casa del jefe comunal, trabajó personal de Criminalística y la Policía de Salta.

Las sospechas 

El intendente no tiene dudas que quienes violentaron a integrantes de su familia son criollos que no los quieren por su condición de aborígenes. Mientras se reunían con otros integrantes de la comunidad para analizar lo ocurrido, ayer por la tarde un efectivo de la Policía llegó al lugar señalando que tenían que levantar pruebas, sin embargo Nerón y su gente sospecharon que el policía de civil quería “desvirtuar” la escena tratando de hacer desaparecer los casquillos. Sobre los disparos, la Policía sostuvo que fueron ellos quienes los ejecutaron para “dispersar” a los agresores, sin embargo al intendente le quedaron sus dudas. “Esas no son de escopeta -por las vainas servidas-, ¿por qué querés tapar las cosas chango? Vos como milico podrías haber atrapado a los que dispararon, si estaban con ustedes. Después cuando se fueron ellos se fueron a su lado. Al que hace el tiro a ese tenes que detenerlo, eso es triste muy triste”, le dijo Nerón al efectivo.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...