Entre el optimismo y  la incertidumbre,  arranca una semana  decisiva para la deuda

Los cincos días que quedan para evitar que la Argentina entre en default -este viernes vence el plazo- se descuentan hora por hora.

Ayer, sin que estuviera previsto, el presidente Alberto Fernández convocó a su equipo económico para analizar la situación en la que se encuentra la negociación con los bonistas con los que se pretende renegociar los plazos de pago de 65.000 millones de dólares (bonos pactados bajo legislación extranjera).

La conclusión del encuentro, que se hizo en Olivos y terminó alrededor de las 21, no trascendió -al menos hasta el cierre de esta edición- pero, por algunos indicios, se estima que en el Gobierno habrían esbozado un camino para llegar a un acuerdo con los acreedores.

Fue una reunión técnica. En la mesa que encabezaba Fernández se sentaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, su par de Producción, Matías Kulfas, y el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Ayer por la tarde, varias fuentes cercanas al Palacio de Hacienda que conduce Guzmán dijeron que el ministro se mostraba optimista luego de hacer un primer análisis de las tres contraofertas que les presentaron el fondo de inversión Black Rock y los grupos Ad Hoc y Exchange.

Dicen que el buen ánimo oficial se debería a que las propuesta fueron vistas como "razonables" por el ministro de Economía y su equipo, un calificativo que ensancha el estrecho camino a un acuerdo.

Sucede que los precios propuestos rondarían los 56 dólares, contra los 48 dólares que estaría dispuesta a ceder la Argentina. Es decir que la diferencia entre ambos no sería "insalvable".

Si bien existirían diferencias entre las contraofertas de los tres fondos, la posibilidad de que la negociación llegue a buen puerto se abrió cuando los acreedores recibieron un claro mensaje de que el Gobierno tiene la voluntad de seguir negociando para evitar el default.

En la reunión de ayer en Olivos, Fernández junto a Cafiero y Guzmán habrían analizado "retoques" a la respuesta que le darán a los bonistas antes de que venza el último plazo.

Entre dos polos

Hace exactamente una semana, la Argentina extendió oficialmente hasta el 22 de mayo el plazo para que los acreedores adhieran al canje de deuda.

Esa decisión fue consecuencia de la distancia entre los pedidos de los fondos y lo que ofreció el Gobierno.

Tanto por la extensión del plazo como por la presentación de contraofertas, durante el fin de semana varios especialistas dejaron entrever que en el mercado reina el clima de que finalmente habrá acuerdo.

La nueva fecha del 22 de mayo para cerrar la negociación coincide con el día en que caduca el período de gracia que tiene la Argentina para pagar un vencimiento de US$503 millones de tres bonos Global que originalmente debía ser abonado el 22 de abril pasado.

La importancia que tiene ese día es que en el caso de que no se abone la deuda sin que exista un acuerdo previo sobre la materia, el país entraría en situación de default.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...