Vino a jugar al béisbol y hoy pasa el tiempo como barbero

Jorge Guzmán Ortega nació hace 28 años en Nueva Barcelona del Cerro Santo, conocida como Barcelona. Es una ciudad ubicada en el noreste de la capital de Venezuela, del Municipio Simón Bolívar. 
Desde chico el sueño de Jorge fue jugar al béisbol. Arrancó de pequeño y el destino y la vida lo trajeron a Salta para defender los colores de Cachorros. No solamente cumple su función deportiva, también vive el día a día ya que trabaja como barbero y seguridad para ayudar a su familia que permanece en Venezuela.
“Llegué hace un año y cuatro meses gracias a mi compadre, Eder Lara, con quien jugué en la Selección de Venezuela. Eder (por Lara) jugó en Minnesota con Mauro Schiavoni, se hicieron amigos y Mauro (Schiavoni) le pidió un pitcher para la franquicia Aguilas que participa en la Liga Argentina. Eder se contactó conmigo y me gustó la propuesta de venir a la Argentina. Al principio no me hablaron pero se pusieron en contacto y me sorprendió cuando me mandaron los pasajes”, comentó Jorge Guzmán en El Tribuno.
Para Guzmán no era una incertidumbre venir a Salta ya que tenía conocimiento de haber enfrentado a salteños en la Selección argentina.
“Yo sabía que se jugaba buen béisbol acá porque en el 2013 me enfrenté a la Argentina en Guatemala. La verdad no me sorprendió el nivel, Salta tiene sus peloteros que saben jugar un buen béisbol, lo que si falta es un poquito más entrenamiento y seguro el nivel será mucho mejor”, opinó.
El pitcher se inició en su país donde el béisbol es deporte nacional y desde que llegó al país también le tocó vestir la camiseta albiceleste.
“Arranqué en Barcelona, Anzoátegui, donde nací. Ahí jugué en la Liga Profesional de Béisbol Venezolano. Jugué en Navegantes del Magallanes. Actualmente juego en Cachorros y en su franquicia, Aguilas. El año pasado jugué la serie latinoamericana representando a Argentina a través de Falcons ya que aceptaban jugadores extranjeros”, siguió su relato.
Con el parate de las actividades deportivas a raíz del coronavirus, Guzmán se inclinó por su otra pasión, la barbería.
“La barbería siempre me gustó, en Venezuela siempre le cortaba el cabello a mi familia e incluso a compañeros de equipo. Hace dos semanas pude volver a retomar el trabajo, estoy en un local de calle Mendoza al 800. Yo vivo en Villa Cristina y la verdad que la gente me trata muy bien”.
A continuación, Guzmán contó sobre la decisión que tomó, de quedarse en Salta: “Decidí quedarme por la situación de Venezuela, acá puedo conseguir trabajo para ayudar a mi familia que se quedó en Venezuela. Tengo dos niñas y mi señora, pero ellas están allá. Mi sueño es seguir trabajando, reunir dinero y Dios mediante, traer a mi familia acá. La gente me ha tratado bien y allá la situación está muy dura para conseguir un trabajo y tener un sueldo digno”.
Guzmán se siente a gusto en Salta y cuenta que en otros lugares sus compatriotas la pasaron mal. 
“Como esta la situación por a la pandemia casi no hay contacto con la gente pero la verdad que acá me tratan bien, son muy amables y me ayudan mucho. En cambio, en otros países a los venezolanos los echan, hay mucha xenofobia y la verdad que no la pasan bien”.
Más allá del problema político y social que existe en Venezuela, Guzmán le agradeció a su familia: “No puedo quejarme de mi infancia, mi familia siempre me apoyó, más mi mamá América, quien siempre me acompañó y me guió para que pueda jugar al béisbol”.
Sin dudas esta es una de las tantas historias de venezolanos que tuvieron que salir de su país para buscar un mejor futuro aún con el parate que también sufre el béisbol.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...